Actualidad

No más violencia contra la mujer en Paraguay

En el marco del “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres”, la Sección Paraguaya de Amnistía Internacional (AI) recuerda al Estado paraguayo la urgente necesidad de comprometer sus mayores esfuerzos en hacer realidad los derechos humanos de las mujeres y las niñas del país.  La violencia contra la mujer es una violación de los derechos humanos.

En Paraguay, el reconocimiento y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres está lejos de convertirse en realidad, las mismas siguen sufriendo violencia y discriminación, y a menudo sus derechos humanos no son respetados debido a prácticas culturales e históricas.

“La discriminación reduce al mínimo las vías que tienen las mujeres para huir de la pobreza, como son la educación, la atención a la salud, los servicios sociales, la igualdad salarial y el acceso a la tierra”, empieza diciendo Rosalía Vega, Directora Ejecutiva de la Sección paraguaya de Amnistía Internacional.

“Sin importar quién sea el perpetrador y el espacio, público o privado, en el que la violencia y la discriminación contra las mujeres y las niñas se producen, el Gobierno paraguayo tiene la obligación no sólo de respetar los derechos de las mujeres y las niñas, y de abstenerse de cometer violaciones contra sus derechos fundamentales, sino también de organizar todo su aparato estatal para promoverlos, protegerlos y hacerlos realidad”, enfatiza Vega.
Es necesario cumplir cabalmente con las disposiciones de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) y su Protocolo Facultativo; así como la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra la Mujer (Convención de Belem do Pará).

La Esfinge y las Pirámides de Giza, el Empire State Building y el Palacio de  la Paz en La Haya, entre otros puntos de interés en todo el mundo, se iluminaron de naranja con ocasión del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Foto: ONU Mujeres
La Esfinge y las Pirámides de Giza, el Empire State Building y el Palacio de
la Paz en La Haya, entre otros puntos de interés en todo el mundo, se iluminaron
de naranja con ocasión del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia
contra la Mujer. Foto: ONU Mujeres

“En este día instamos al Estado paraguayo la demostración efectiva de su compromiso con la igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres y las niñas en el país, para ello debe impulsar de manera urgente el proceso de aprobación del “Proyecto de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres”; Impulsar la promulgación de una “Ley Contra Toda Forma de Discriminación”, que reafirme la dignidad y la igualdad de derechos para las mujeres y niñas, y de otros grupos vulnerables; Asegurar que servicios de salud seguros y accesibles están disponibles sin restricciones para mujeres y niñas, y asegurar la provisión de información sobre derechos sexuales y reproductivos, incluyendo medidas de educación, para toda la población sin discriminación”, culminó diciendo Vega.

El Gobierno de Paraguay tiene la obligación de introducir cambios reales y positivos en la vida de las mujeres y las niñas de la República, sin dilaciones ni excusas. Ellas aún esperan pruebas irrefutables de que sus instituciones están dispuestas a protegerlas de la violencia y de la discriminación, asegurándoles, de esta forma, el pleno disfrute de todos sus derechos humanos.

[title]Hechos y Cifras Violencia contra la Mujer en Paraguay[/title]

Datos del Ministerio de la Mujer. En Paraguay, de Enero a Octubre del año 2015 han sido atendidas un total de 1629 mujeres. Un promedio de 5 casos por día. El 35% de las mujeres y las niñas sufren alguna forma de violencia física o sexual a lo largo de sus vidas. En algunos países esta cifra asciende al 70%. Se calcula que más de 30 millones de niñas menores de 15 años están en peligro de ser sometidas a la mutilación genital femenina. Más de 130 millones de niñas y mujeres ya están mutiladas. En el mundo, en la actualidad, más de 700 millones de mujeres se casaron cuando eran niñas, de las cuales 250 millones eran menores de 15 años. Las niñas que contraen matrimonio antes de cumplir los 18 tienen menos probabilidades de terminar su educación y más de sufrir violencia doméstica y complicaciones en el parto. Las consecuencias de la violencia de género perduran generaciones.