[sharify]

(Por Héctor Oviedo, estudiante Ciencias de la Comunicación UNA). Ha sido nefasto este régimen, uno en el cual nos vimos involucrados por factores ajenos a nuestro interés, uno liderado por personajes que se alimentaron de nuestro trabajo, de nuestro sacrificio. Ignoraron la necesidad que tenemos los estudiantes de acceder a lugares donde se deberían asumir posturas a nuestro favor, deberían, ilusos todos.

El país entero se hizo eco del escándalo en el rectorado de la UNA por las publicaciones del Diario UH donde se levantaba un imponente informe sobre los salarios que gozaban los fieles a Froilán Peralta, todos ellos muy especiales, sin embargo, sobresalían casos como los de Tatiana Cogliolo, secretaria del rector Peralta, y la de toda la familia Cogliolo nombrada en la facultad de Veterinaria con rubros que deberían pertenecer a profesores.

Desde nuestra posición de estudiantes hemos temido siempre a la “estructura” y para tener una imagen visual de esta distribución deberíamos imaginar una telaraña. En el centro se encontraría el cacique, en el círculo cercano se encontrarían las personas de confianza y relieve, luego los siervos fieles y los encargados de ejecutar los castigos o sanciones, luego nosotros los estudiantes, pero poco importan, es pasado y hemos aprendido.

Debido a la serie de hechos de corrupción que salpicaron nuestra querida Universidad Nacional de Asunción se ha dado un invaluable fenómeno de despertar juvenil. Por eso gracias, gracias señor rector Froilán Peralta. Gracias porque sin usted esto se hubiese tardado, sin usted y su asociación de delincuentes esta hermosa primavera paraguaya se hubiese dilatado por mucho tiempo más.

Mientras la UNA cumplía su 126 aniversario, los estudiantes hacían vigilia exigiendo la renuncia de Froilán. Fotografía: Facebook.com/una-no-tecalles
Mientras la UNA cumplía su 126 aniversario, los estudiantes hacían vigilia exigiendo la renuncia de Froilán. Fotografía: Facebook.com/una-no-tecalles

Estos personajes jamás imaginaron que sus acciones desembocarían en uno de los viajes más emotivos e importantes de la sociedad paraguaya hacia un futuro sin miradas burlonas y señores de traje dictando nuestras ideas y marcando nuestro andar. Miles de estudiantes han acudido al llamado y ya se cumple una semana de haber ido y permanecido frente al rectorado de la UNA. Con cánticos de ánimo y voces de protesta hemos hecho de esto una reunión amena que nos fortalece y nos une cada día más en pos del saneamiento institucional.

Fotografía: Hoy.com.py
Fotografía: Hoy.com.py

Agradecemos a los medios masivos de comunicación que acompañan y elevan nuestra voz de protesta, a las distintas empresas y marcas que nos ayudan donando alimentos y bebidas. Todos juntos demostramos que la UNA no se calla.

El Paraguay de brazos cruzados agoniza y nos encanta ser los responsables de esto. Nos ponemos a tono de otras sociedades democráticas y emprendedoras porque tenemos y aprovecharemos la oportunidad de cambiar el abultado e histórico fracaso social de nuestro país.