Articulos

El día que la UNA dijo basta

Desde hace tres días, cientos de estudiantes se manifiestan en el Campus de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) en San Lorenzo, en contra del rector Froilán Peralta, investigado por nombrar sin concursos y con rubro docente a la parentela de su ex y actual secretaria.

Denunciado varias veces por supuestas irregularidades en otras épocas, hoy los estudiantes de la UNA decidieron no callar y permanecen en vigilia hasta lograr que Peralta renuncie o sea sacado de su cargo. Las protestas de los estudiantes generaron una movilización casi a nivel nacional con el lema #UNAnoteCalles que ganó todos los espacios periodísticos e inundó las redes sociales. Hoy, por fin, los estudiantes de la UNA dijeron basta.

[quote align=’left’]Pero estas semanas históricas de septiembre de 2015, mes de la primavera y de la juventud, parecían estar destinadas a cambiar la historia en cuanto a protestas juveniles de nuestro país.[/quote]Basta de tanta manipulación, de corrupción y de tantas mentiras en una casa de estudio que justamente celebra en la fecha 126 años de vida institucional y que en los últimos tiempos, se vio salpicada en su prestigio por todo tipo de denuncias que involucraban, principalmente, a sus autoridades. Pero el caso de Froilán, ante lo alevoso, burdo y vergonzoso, al parecer colmó la paciencia de un alumnado que hasta hace poco se mostraba muy ajeno a buscar cambiar la realidad del sistema ya instalado en la UNA. Y ese alumnado hoy está, desde hace tres días, en un acto de verdadera revolución, buscando que las cosas cambien para bien.

Estas semanas históricas de septiembre de 2015, mes de la primavera y de la juventud, parecían estar destinadas a cambiar la historia en cuanto a protestas juveniles en Paraguay. Mañana se cumple una semana de la tremenda movilización de los estudiantes secundarios, que, encabezados por el Colegio Cristo Rey, también salieron a las calles para a gritarle a todo el país que ellos quieren una mejor educación. Una educación para todos. Muy poco se recuerda de una marcha de esa magnitud gestada por estudiantes secundarios. Al menos yo no recuerdo algo similar, ni siquiera cercano, a lo que se vivió el pasado viernes 18 de setiembre.

La movilización de los estudiantes de la UNA generó la adhesión de otras universidades, aunque también hay que decirlo, varios centros de estudiantes de la propia Universidad Nacional no participaron de las protestas. Muchos sacaron comunicados insulsos, como el de Derecho UNA, cuyo mediocre esfuerzo por etiquetar la protesta como una cuestión con fines políticos, sólo ayudó a que muchos estudiantes de esta facultad negaran la representación a este Centro Estudiantil, o el colmo al que llegaron en la facultad de Veterinaria, bastión de Peralta, en donde algunos profesores hasta “ofrecían puntos” a los alumnos que no participaban de la marcha en contra de Froilán.

[title]La limpieza que hace falta[/title]

Infografía: ABC.
Infografía: UH.

Este grito que nace del corazón de los estudiantes de la UNA ahora tiene que servir para limpiar esta centenaria casa de estudio. No hay dudas de que en ella se forjaron los grandes hombres y mujeres a lo largo de la historia de este país, por lo que es necesario que la UNA vuelva a recuperar esa estirpe, porque tiene docentes que pueden hacerlo. Decía Arturo Bray, pintando hace décadas atrás lo que era el sistema educativo superior paraguayo, que las universidades paraguayas se habían convertido en una máquina de regalar títulos, que informan pero no forman, que ilustran pero no educan.

[quote align=’left’]Creo firmemente que esta vigilia de los estudiantes tiene que servir para cambiar las cosas dentro de la UNA y dentro del sistema educativo paraguayo. [/quote]La UNA, lastimosamente, se fue convirtiendo en una gran seccional de autoridades no tan decentes, que mantuvieron su grupo de poder para llenar con sus tropas y plebe, los centros de estudiantes y los cargos para profesores. Hoy, tras las publicaciones periodísticas, sabemos que la hija de una ex secretaria de Peralta se pasea por Miami, disfrutando de sus cinco rubros, mientras destacados profesores de la misma Universidad tienen que lidiar todos los días para conseguir un rubro más, sin elementos básicos, muchas veces, para desarrollar sus clases.

Creo firmemente que esta vigilia de los estudiantes tiene que servir para cambiar las cosas dentro de la UNA y dentro del sistema educativo paraguayo. Que los docentes decentes sean privilegiados y queden, porque los hay. Están ahí, acompañando a sus alumnos, luchando también por limpiar la imagen de la institución con dignidad. No son todos, pero tampoco son pocos.

Varias agrupaciones de universitarios (UNA, UCA) también se dieron cita a la marcha en la marcha de colegios secundarios realizada el 17 de septiembre del 2015. Fotografía: Fotociclo.
Varias agrupaciones de universitarios (UNA, UCA) también se dieron cita a la marcha de colegios secundarios realizada el 17 de septiembre del 2015. Fotografía: Fotociclo.

La primavera estudiantil de Paraguay llegó un poco tarde, pero llegó. Empezaron los estudiantes secundarios -más allá de creer o no en que más presupuesto es la solución, lo importante es que se empezó con sangre nueva- y se extendió con los universitarios. Se siente una fuerza que contagia en esto de que las movilizaciones pueden motivar cambios, sobre todo en la forma en que se “educa” en Paraguay. Se siente una fuerza que hace creer en que las estructuras, por más sólidas y corruptas que sean, pueden ser derribadas cuando hay realmente una revolución estudiantil, no de armas ni de fuerzas, sino de ideales.

Que los rubros para docentes sean para docentes. Que las secretarias cobren lo que deben cobrar las secretarias. Que los corruptos sean investigados y vayan a la cárcel. Que los estudiantes y los jóvenes sean los agentes de cambio. Lo que se está generando con los estudiantes frente al Campus de la UNA tiene que ser el inicio de una revolución en la educación paraguaya, para que ya no haya hijas de secretarias paseándose con rubro universitario por Miami, mientras cientos de niños en el interior siguen usando ladrillos como asiento en sus escuelas.

#UNAnoteCalles tiene que servir para que se elimine de a poco la mediocridad y la corrupción en la educación.

Hoy es Froilán. Mañana tiene que ser el sistema.