ActualidadArticulos

Tu libertad no te importa un carajo

(Por TiteVera) ¿Qué nos ocurre? ¿Se nos pegó el culo al asiento? ¿Se soldaron las yemas de nuestros dedos a los teclados? Antes eras chévere, juventud.

Recuerdo la frase de mi profesor de historia en el colegio: “Antes, ser un héroe era fácil” y me hizo pensar bastante al respecto.

Hace más de 20 años atrás, callarse era lo mejor, esconderse, negarse y aislarse. Pero muchos no aceptaron la dictadura y salieron a las calles arriesgando su propia vida a cambio de la libertad de sus hijos y nietos. Detenidos, torturados, exiliados, desaparecidos y asesinados para que hoy puedas tener una voz, para que puedas sentirte libre desde adentro, aquella libertad de conciencia que quisieron comprarte con la pelotudez de que podías dormir tranquilo en tu casa con las puertas abiertas.

¡Iluso! De qué sirve tener las puertas de tu casa abiertas sin la posibilidad de abrir tu cabeza y tu closet al mundo.

Hoy tu libertad no te importa un carajo, porque no te la ganaste, porque no tuviste que luchar por ella. Hoy te importa más tu actividad del fin de semana y que no te falte plata para el porro y la cerveza; cuando de a poco te amordazan, y con toda la negligencia que reina te vas encerrando de a poco en tu casa, rodeándote de alambrados electrificados, guardias y a cuotas vas blindando tu auto.

Hoy tu libertad y tu país no te importan un carajo, porque mientras contaminan y deforestan todo lo que hay a su paso, solo te dedicás a tuitear “qué calor” porque no te importa quedarte preso en tu quincho con aire acondicionado.

No te importa que silencien a periodistas y destruyan familias enteras, de que las tierras de esta país estén en manos de unos pocos que no tienen idea del daño que están causando al clima y a cientos de familias con las fumigaciones, porque tal vez acabaste de cenar tu zoquete con mandioca y gaseosa, o tu sector es el más beneficiado estando de lado de este gobierno corrupto y asesino.

Tu egoísta prioridad solo dejará de ser egoísta cuando te toque a vos, cuando pases por lo mismo y en tu alma resuene la desesperación de muchos ciudadanos que hoy están hartos de que nos sigan tomando por boludos.

Y tal vez, en algún momento decidas ser el héroe de esta triste realidad.