[sharify]

El teatro en Paraguay surge en la época de la Colonia. Pero recien a finales del siglo XVIII comienzan a tener importancia las manifestaciones tetrales en Paraguay. Habla de teatro en la siguiente entrevista, Manu Portillo, comunicador, actor, productor y guionista paraguayo.

¿Es posible vivir del arte en Paraguay?
Es posible vivir del arte, pero es muy ingrato en muchos casos. Yo creo que en este momento se abrió mucho el mercado, aunque sigue siendo muy difícil porque no hay apoyo del gobierno y del público, si bien es cierto que hay fondos, muchas veces no son suficientes y el teatrero desarrolla el malabarista que tiene adentro para poder comer. Si vivís del arte y pensás en comprar o invertir, lo que hagas es para “el ahora”, porque mañana no se sabe. Hoy se come, mañana tal vez.

¿Qué le falta al público paraguayo?
Al público paraguayo le falta formación, le falta cultura, le falta conocer las distintas propuestas que existen y conocer más a sus artistas para no dejarse llevar solo por lo mediático. En Paraguay hay otro mundo artístico. El arte que queda solo en lo mediático tiene fecha de vencimiento. No está mal ser mediático aclaro, pero yo creo que nos falta mucho como público en general, no estamos tan informados y en este punto creo muy necesario el apoyo de todos los medios de comunicación, del gobierno, de todos.
Para cualquier país del mundo es importante la cultura porque es parte de la formación activa de su pueblo y sus ciudadanos.

Las comparaciones son odiosas, pero ya que viviste afuera unos meses ¿cuáles son las diferencias más notorias en ámbito cultural con Argentina?
La diferencia abismal que hay se nota la educación, para cualquier país del mundo es importante la cultura porque es parte de la formación activa de su pueblo y sus ciudadanos.

[quote cite=’Manu Portillo’ align=’right’]La cultura es tan necesaria y hay un público hambriento de actividades culturales, son insaciables en cuanto al arte[/quote]Solo en Paraguay es un lujo hacer y ver arte, y ya que me hablás de Argentina, lo que pude observar en mi estadía es que ellos tienen en todas partes todo tipo de arte, desde los museos o las salas de teatro hasta en los espacios públicos con el arte urbano en todas sus formas, la información y los artistas. El gobierno mismo les entrega materiales a sus artistas y les promueve, esa es la pequeña pero gran diferencia con relación a la nuestra, acá quieren cerrar nuestros pocos espacios alternativos y culturales. No quieren apoyar, nuestro gobierno considera que es un lujo para pocos.

La cultura es tan necesaria y hay un público hambriento de actividades culturales, son insaciables en cuanto al arte, pero nadie sabe dónde hay, cuánto cuesta, quiénes lo hacen y qué es lo que hacen, porque no hay información, no se nos forma para esto.

¿Qué falta a los artistas nacionales?
Creo que al artista nacional le hace falta mucho apoyo para su formación, ahora más que nunca se debe apoyar a los artistas jóvenes, nos dejan solos. Y continuar con la formación es lo único que nos va llevar a investigar y re descubrir nuestro arte paraguayo.

Nosotros somos necesarios para el desarrollo del país a nivel educacional.

¿Es posible hacer arte sin el apoyo del gobierno?
Te pongo la firma y de hecho te aseguro que el 90 por ciento de las obras que hacemos lo hacemos con fondos propios o privados. El gobierno no suelta la plata necesaria que nos merecemos, es muy ingrato con su comunidad artística, muy amarrete con sus “fondos nacionales para arte” creen que uno debe de agradecer el resto de su vida si tu proyecto fue aprobado y no es así.

Nosotros somos necesarios para el desarrollo del país a nivel educacional. Cada año el gobierno recorta el presupuesto para cultura, proyectos para el teatro ni te cuento estamos por debajo de presupuestos entregados anualmente a la danza o la música. Creen que por las monedas que nos tiran vamos a ejecutar nuestras obras con un gran destaque de su logo y encima te hablan de que van a entablar una demanda si no cumplimos, cuando en realidad son ellos quienes jamás cumplen.

La vida del actor es como un sube y baja, ahora estás abajo y mañana arriba, es ahí cuando uno debe de hacer introspección, centralizar sus emociones y tratar de buscar, fomentar y desarrollar proyectos propios.

¿Desde el éxito internacional de 7Cajas, cambió en algo tu vida como actor?
Cambió realmente. A partir de esa oportunidad pude encontrar más espacios donde puedo expresarme y desarrollar personajes. También la viralización internacional de mi trabajo, poder darme cuenta de que eso quedará en el tiempo para siempre.

Ahora en cuanto a la vida misma, todo sigue siendo igual, algunas veces planteando desde arriba del escenario y otras viendo o colaborando desde la platea. La vida del actor es como un sube y baja, ahora estás abajo y mañana arriba, es ahí cuando uno debe de hacer introspección, centralizar sus emociones y tratar de buscar, fomentar y desarrollar proyectos propios.

Aprovecho este tiempo de pausa laboral porque siempre va volver una oportunidad y uno debe estar preparado para enfretarla, muchas veces ingrata, pero tan visceral y emotiva. Mi vida es un desafío porque elegí vivir como actor, la recompensa es vivir una y mil vidas. Es pesada la canasta del teatro pero con gusto la llevo.

Manuel Portillo. Fotografía de  Natalia Benitez .
Manuel Portillo. Fotografía de Natalia Benitez .

Manu Portillo es comunicador, actor, productor, guionista en diferentes producciones teatrales. Desde el 2003 hasta la actualidad participa como actor en obras de teatro. En televisión participó del ciclo de humor Telecomio emitido en el 2011 por Telefuturo. Desarrolló personajes cómicos y performáticos con los cuales realiza apariciones en diversos programas de televisión y espacios de humor. En el cine participó en las películas: 7 Cajas como el personaje del oficial de policía “Servián”, “Karaoke Exquisito” como el “Gordo” dirigido por Richard Careaga, “Felices los que lloran” como el policía “Ayala” dirigido por Marcelo Torcida y en “Mangore” en un bolo mayor dirigido por Luis Vera. Comparte su faceta de comunicador y creativo en el Ropero Producciones. Creador de la marca de merchandising TAS Remeras con onda actoral y contestataria.