Conciertos

Tarja Turunen: La diosa nórdica encantó al Banco Central del Paraguay

(Por Wilberto Jara) No hace mucho tiempo vivimos en carne propia el virtuosismo finés, gracias a Apocalyptica supimos apreciar lo que esa parte del mundo tiene que otorgar particularmente a nosotros en Paraguay que no estamos habituados a semejante espectáctulo. En esta ocasión, los chelos daban paso a la soprano Tarja Turunen, que por primera vez pisaría tierra paraguaya, exactamente en el BCP.

La reunión en el Teatro Lírico del Banco Central del Paraguay estaba pactada para las 20:00 según se hacía llamado oficial de la productora del evento: Diorama, siendo que el grupo telonero Mythika comenzaría su interpretación a las 20:30, pero por cosas de la vida, o cosas de Paraguay, el acceso principal se habilitó a las 21:00.

La paciencia de las almas metaleras dió su fruto cuando Mythika empezó su función, con el poderoso estilo que ya tiene acostumbrado a sus seguidores. La banda de Julio Franco (guitarra y voz), Waldir Torres (guitarra), Renato Iriarte (batería) y Ben Os Kenobi (bajo) hicieron gala de sus clásicos “Garden of Ashes” y “Amarga Plegaria”, conjugando temas de su último lanzamiento 1811-2011 con temas como “Fields of Glory” y “Hero’s Fall”. Si Tarja escuchó sus temas entonces sabe, que acá en Paraguay, hay leones metaleros que rugen con calidad internacional.

Un breve receso y unos cuantos gritos de “¡Tarja te amo!” después, dieron paso al apagón de luces que dio introducción a la diosa nórdica con voz de sirena Tarja Turunen, con una intro antesala a lo que nos deparaba toda la noche, sonaba “Anteroom of Death” para seguir con “My Little Phoenix” y el público ya sentía en carne propia la melodía de la prodigiosa voz que se presentaba en la noche. “Buenas noches, vamos a divertirnos juntos” dijo lady Turunen, que a sus 35 años, definitivamente saca baba a cualquiera que la mire.

Las luces presentaron a “Dark Star”, que irónicamente dió un mayor brillo a su canto, acto seguido, “Naiad”, con sonido influenciado por la música árabe dio un tono distintivo al concierto. “Falling awake”, el primer single del álbum What Lies Beneath entró en escena con el entusiasmo del público que no podía creer que la ex vocalista de Nightwish esté frente a ellos. “Es la primera vez que estoy aquí, pero no será la última”, con esas palabras, en un perfecto español, extasió a las más de mil personas que fueron con el objetivo de escuchar a una de las voces más prodigiosas que pudo parir el mundo del metal.

El show del baterista Mike Terrana entró en escena para deslumbrar a todos con su calor y ánimo, que soltó completamente con una interpretación en batería de la ópera clásica “Orphée aux enfers” de Jacques Offenbach, tema que es conocido como el Can-Can. Una sopresa para los oídos. A eso le siguió un breve instrumental de “Little Lies”, para dar paso una vez más a la presencia de la diva para culminar el tema.

Tarja Soile Susanna Turunen Cabuli, entonces, hizo presentación de un tema que vendrá en su próximo disco, el tema denominado “Into de Sun” que deslumbró aún más cuando algunas lágrimas rebosaron en los ojos de los fanáticos de Nightwish, al escuchar los primeros acordes de “Nemo”.

“Ahora vamos a tranquilizarnos un poco, algo acústico, no se duerman” fueron las palabras que anticiparon a la seguidilla de “Rivers of Lust”, “Minor Heaven”, “Montañas de Silencio”, “Sing for Me” y “I Feel Immortal”. El espectro vocal recorrió de arriba a abajo el teatro haciendo estremeser hasta la médula, una voz que, además de dulce, adquiere una potencia demoledora en varios pasajes.

“In for a Kill” sonó para dar espacio a una salida que ninguno de los presentes quería.

Una intro familiar se dió para la nueva entrada, era “Over the Hills and Far Away” para mover a todos de sus asientos, con la soprano que demuestra que además de cantar, tiene al público en la palma de la mano, haciendo a todos partícipes de cada uno de sus temas, como “Die Alive” y el tema final “until My Last Breath”.

Con la ovación de la gente y los aplausos interminables, Tarja se despidió haciendo recordar en todo momento que no sería la última vez que viene a Paraguay, con un detalle muy importante, se la notaba sumamente emocionada, no sé ustedes, pero yo me creí completamente el sentimiento que evocaba con cada palabra con la cual se dirigía al público.

Una voz excepcional, y un grupo de primera línea de teloneros, era imposible que no sea una noche interminable: ¡Gracias Tarja!

Es el primero de la seguidilla de conciertos que tenemos este mes, no sé ustedes, pero las condiciones se dan para que este año sea un año completamente inolvidable, así que… Keep fucking rocking!