Peliculas y Series

Suicide Squad: el viaje es el destino

En muchos casos, no es tan importante la meta como la carrera en sí. El objetivo pasa a un segundo plano, cuando lo verdaderamente importante es el camino hacía el mismo. El verdadero destino es el viaje como tal y no el punto al que se quiere llegar. Un claro ejemplo de esto es Suicide Squad.

SPOILER ALERT este artículo está repleto de spoilers, porque sí. Sin dudas, Suicide Squad era una de las películas que más hype había levantado en los últimos meses y con justa razón: trailers llenos de emoción que generaban mucha ansiedad, un gran elenco detrás y una historia completamente desconocida por revelar. Un gran camino por recorrer.

A poco de su estreno las críticas no tardaron en llegar: que las expectativas, que los críticos, que la competencia tratando de ensuciar la opinión general, que Rotten Tomatoes… All that chit chat is gonna get you hurt, Mr J. no podía haberlo dicho mejor. Y es que si solo nos vamos a basar en opiniones de críticos y estudiosos y no en gustos propios, nunca terminaremos de disfrutar nada. Cada uno tiene que llevar su propio viaje como mejor le parezca, sin pensar demasiado a dónde va a llegar.

La película como tal es dinámica y divertida. Atrapa desde el comienzo saltando a la historia de los personajes, justificando un poco sus apariciones y necesidad de participación dentro del universo de DC por lo acontecido en las películas anteriores (Man of Stell y Batman v Superman). Un punto sumamente alto me parece el relato inicial de Amanda Waller (Viola Davis) presentando a cada uno de los futuros integrantes del equipo, junto con sus antecedentes y habilidades.

Ya que hablamos de puntos altos, párrafo aparte para el trabajo de la ya mencionada Viola Davis como la perra sin corazón complicada Amanda Waller. Así como también el de Margot Robbie (inserte emoticón enamorado aquí) en el papel de Harley Quinn quién, claramente, se roba el protagonismo y la atención cada vez que aparece. Dentro de este mismo punto, los cameos de Batman y Flash estuvieron sumamente bien trabajados, sin sentirse forzados y encajado varias historias dentro de un mismo universo.

suicide-squad-harley-quinn

Si bien carece de un tema principal, me parece que disfrutando y atendiendo la acción y el buen trabajo del elenco, al espectador esto directamente le pasa a formar parte de un segundo plano, por lo que es para aplaudir la buena elección del casting. Además de que denota que se puede conseguir un producto que seduzca por sus personajes y su empatía con el público, más que por la trama en sí (te estoy hablando a vos, Deadpool).

Claramente existieron puntos bajos y decisiones poco entendibles o atractivas dentro del guión que complicaron la historia de la película. Yendo a lo más sencillo: el diseño de El Diablo en la batalla final, que ni siquiera sé cómo describir; la presencia del hermano de Enchantres, injustificable desde todo punto de vista; y la motivación de ambos para destruir la tierra, mejor dicho, la ausencia de motivación. No queda muy claro si estos dos personajes fueron la mejor elección como antagonistas, ya que al poner en peligro a toda la raza humana hace que uno se pregunte dónde están los verdaderos héroes. En serio, estaban abriendo un portal para acabar con la tierra, ¿y Batman? ¿Juntando más información sobre metahumanos? ¿Flash ¿Wonderwoman? ¿Alguien? ¿No? Bueno.

suicide-squad-joker-jared-leto

Para un admirador de El Joker como quién estas líneas escribe su presentación todavía se me hace algo difícil de digerir. No por qué no me haya gustado, sino porque le faltó más desarrollo, más presencia en pantalla y trabajo al personaje. Leto cumple bastante bien con el papel, pero a la historia del personaje le faltaba ese trabajo que nos muestre realmente la esencia de una figura que sale del molde y rompe con cuanto paradigma encuentra en su camino como el Príncipe Payaso del Crimen. En esta película parecía más un gánster psicópata de pelo verde. Hasta le faltó ese toque de humor (negro, pero humor al fin) tan propio de él. Espero que haya sido simplemente para no quitar protagonismo al Escuadrón.

Con una trama que se complica sola y una presentación final que claramente pasó por más filtro de lo aconsejable, ya que se ven varios cortes bruscos y cambios de escenas que se presentan bastante para la confusión y desorientan un poco al espectador, la película no deja de ser divertida y llena de entretenimiento. Aprovechar la aparición del grupo de los “peores héroes del mundo”, disfrutarlos y a sus historias, es lo verdaderamente divertido del viaje, sin pensar demasiado en la meta del mismo.

Por último, y si no les parece suficiente, está la banda sonora de la película que es absolutamente del carajo genial. Así que si me aguantaron hasta acá, les dejo esto para alegrarles el día: