[sharify]

Vuelven tras tres fracasos consecutivos en la pantalla grande, los hermanos creadores de The Matrix se pasan al formato serial y estrenaron el viernes que pasó Sense8 para Netflix.

Sense8 está disponible en Netflix.
Sense8 está disponible en Netflix.
Sense8 en Netflix es el ejemplo más claro de “TV por internet”. La serie, marca el debut en la TV por Internet de los hermanos Andy y Lana Wachowski -en asociación con J. Michael Straczynski-, los creadores de The Matrix, actualmente entre pasados y futuros en constante conflicto.

Según Mashable, la Warner Bros. perdió US$230 millones con las últimas tres películas de los hermanos. Speed Racer (2008) costó US$ 120 millones y recaudó US$93 millones en taquilla. Luego Cloud Atlas (2012), una ambiciosa película con historias que se enlazaban y sucedían en distintos momentos históricos, con un presupuesto de US$102 millones y que terminó recaudando en la taquilla US$130 millones. Y en Jupiter Ascending (2015) la recaudación global llegó a US$180 millones, pero costó US$175 millones producirla.

La serie que tuvo debut el viernes con los 12 capítulos a golpe de estreno es un thriller de ciencia ficción. Sense8 cuenta la historia de 8 extraños en distintas partes del mundo que, luego de experimentar una situación trágica en sus vidas, descubren que están conectados mental-emocionalmente entre ellos.

¿Cuál es el común denominador de “la conexión”? linda de la comunión sensorial a un chofer de bus en los barrios marginales de Nairobi, a una mujer transgénero-hacker-bloguera de San Francisco, a un policía de Chicago, a una mujer de negocios-artemarcialista de Surcorea, a un delincuente berlinés, a un actor mexicano-gay de telenovelas, a una científica-religiosa india y a una DJ islandesa. Gracias a su conexión, los protagonistas pueden comunicarse entre sí y ayudarse, mientras, al mismo tiempo, tratan de evitar una fuerza oscura que trata de acabar con ellos.

Además de Miguel Ángel Silvestre, Alfonso Herrera y Eréndira Ibarra, la serie cuenta con las actuaciones de Brian J. Smith, Tuppence Middleton, Jamie Clayton, Tina Desai, Doona Bae, Aml Ameen, Max Riemelt, Daryl Hannah, Naveen Andrews, Terrence Mann, Freema Agyeman, Adam Shapiro y Ness Bautista.
Además de Miguel Ángel Silvestre, Alfonso Herrera y Eréndira Ibarra, la serie cuenta con las actuaciones de Brian J. Smith, Tuppence Middleton, Jamie Clayton, Tina Desai, Doona Bae, Aml Ameen, Max Riemelt, Daryl Hannah, Naveen Andrews, Terrence Mann, Freema Agyeman, Adam Shapiro y Ness Bautista.

La crítica le está dando tantos palos que, solamente me queda preguntar ¿Qué quieren, no les gusta nada? A causa de “críticos” casi me perdí de ver una de las series más arriesgadas estrenadas jamás. Y si la crítica es lo tuyo, te invito a abandonar este link que, a continuación, contiene algunos spoilers de las 8 tramas que se suceden en simultáneo en Sense8.

Admiro a los creadores de Matrix, ya que abrieron a mi generación, ese otro mundo, el de la ciencia ficción con premisas actuales. Un one hit wonder de los hermanos Wachowski que, en esencia, son unos delirantes a la hora de hablar de temas más allá de lo racional -y lo que no-, como lo sería la conciencia y el budismo en Matrix, también presente entre las premisas de Sense8: la conexión humana-al-todo.

Al principio, parece un puzzle súper confuso -y así lo quisieron los directores según entrevistas a medios especializados-. Eso sí, Sense8 se va aclarando episodio tras episodio, hasta que nos deja atrapados con la amalgama de temas que lanza sobre nosotros: relaciones familiares, el mundo de los ricos, el de la pobreza, amor, racismo, violencia, avaricia, política, discriminación sexual, el bien y el mal, el futuro, el pasado, los viajes en el tiempo, los sueños lúcidos, privacidad y hacking, la legalización de las drogas, y más.

La serie Sense8 aún no confirmó segunda temporada. Pero ésta, la primera temporada es una “serie-película” ambientada en tres actos: los primeros cuatro capítulos como introducción, los siguientes cinco como nudo, y los restantes en un desenlace con más vértigo que el sonido de la alarma un día lunes por la mañana.

Los puntos a favor. Además del recorrido de conflictos, interpelan a la realidad social actual. Juegan con el común denominador “¿Te conozco de alguna parte? ¿Esto es un deja vu?”. La fotografía es hermosa, son varios países y continentes en las escenas.

Sense8 ciencia ficción pero con énfasis en lo humano, como lo detallaron los productores en entrevistas: “Durante las tormenta de ideas que hicimos en San Francisco para crear la serie, hablamos mucho sobre cómo la evolución involucra crear grandes círculos de empatía”, cuenta Straczynski. “Perteneces a una familia, luego perteneces a una tribu, después dos tribus se unen y resulta que ahora sientes empatía por la gente que vive que vive en tu lado del río. Y así pasa con los pueblos, las ciudades y las naciones”.

Todos vivimos en el mismo planeta, la Tierra. En la serie durante el delirio de los Wachowski se abordan culturas y costumbres distintas, pero siempre con una conexión -de raíces científico-chamanicas-budistas-. Y si yo logré conectarme con Sense8, varios también se sentirán “tocados”; capaz, por la trama, capaz, por los conflictos, pero sin duda, se conectaran no con una serie, sino con aquello que nos aqueja tanto al despertar como al ir a la cama: nuestros miedos y nuestras esperanzas.