Peliculas y Series

Scott Pilgrim vs The World somos todos

Llega noviembre con sabor a calor en Paraguay. Y los cines locales no traen a sus salas la película que muchos se están perdiendo. Miré dos veces la movie: “Scott Pilgrim Vs The World” para sacar el siguiente review, una genialidad entre nostalgia a 8 bits, pop movie, gamers movie, geek movie, indie/emotional/love movie, punk/grunge movie… lo que sea, arranquemos con ésta adaptación cinematográfica dirigida por Edgar Wright del cómic homonimo creado por Bryan Lee (no, yo no me leí el cómic). Spoiler Inside, avisados.

Scott Pilgrim (Michael Cera -si, el mismo de “Superbad”-) es un tipo como vos y yo, de unos 22 años, holgazán y rockero, trás su bajo de cuatro cuerdas en la banda Sex Bomb-omb. Así como el tiene unos amigos “hechopu**”, colgados, nerds, bla bla bla bla bla…

El protagonista empieza saliendo con Knives Chau (Ellen Wong), una colegiala de 17 años, pero enseguida conocerá a Ramona (Mary Winstead), una punk -hace recordar a Angelina Jolie en Hackers- con siete “ex novios perversos” (exes) a los cuales Pilgrim deberá derrotar al más puro estilo videogames de nintendo. Vidas extras, lasers, vueltas, y esas cosas copadas, ni que decir cuando aparece de background la palabra “combo”, o “1 up”, o las famosas barritas de poder. Sí, la pelicula tiene ambientación desde el vamos con recuerdos visuales de videogames noventosos.
Si analizaramos la pelicula como adaptación de videojuego, capaz y sea la mejor adaptación hecha hasta hoy; luego de las decepcionantes: Mortal Kombat, Tekken (Tekken podria salvar, pero no…). Repitiendo, el aspecto gráfico tiene acentos cursis, tanto en las escenas de besos, como en los paisajes de sueños entre Scott y Ramona. Hay que rescatar que no se empedaron con lo 3d y las tomas predeterminadas al que nos están -mal- acostumbrándo ultimamente.

En cuanto a los “Exes” (ex novios) todos tienen su características propias y disfrute, como todo videojuego, desde el villano número uno, hasta el “boss” o jefe final; los que más me diviertieron son el “Vegan” y sus poderes psiquicos, y también, los gemelos Djs, donde se ven como unos “summons” -invocaciones- al más puro estilo World of Warcraft. De repente si las escenas de combate como que tienen lo mismo: ataque, ataque fuerte, ataque final. Muy, muy gamer, copadísimo.

En sí, como todo -séptimo- arte, lleva a la reflexión, o al disparate (en mi caso). Scott Pilgrim es la historia del pibe que conquista a una chica o hace todo por conquistarla; cuando llega esa etapa de comparación en la mente de la mujer en cuestión -sea a, sea b, sea c…-, trayendo todo el pasado al presente y armándose un -kilombo- videogame en su propio universo; y así como en la pelicula Ramona le da un “to do list”, aceptemos, muchas veces no llegamos ni al segundo jefe, y sigamos aceptando, muchas veces -ellas- no aceptan que la vida no es un videojuego… por eso el final de la movie (podés parar de leer ahora mismo) con Scott y Ramona entrando de la mano a una puerta, donde ella se da oportunidad, y el reconoce sus errores, le da ese sabor a vida real, a cosas que nos pasan, acá, ahora mismo, o en todo caso a las cosas que -lastimosamente- no pasan, y dejan ese sabor a romper paredes, monitores, salas de cine, espejos, fotos. Así como Pepsi y las cosas como son. Scott Pilgrim y la Ramona que te p… y prueba y prueba… bueno, en nuestro rol de Scott, chicas, muchas veces hacemos lo posible para aplaudir al final del juego.

La pelicula se lleva un 8/10, las mejores escenas de acción en lo que va del año, ya necesitaba algo bueno para sacarme el sabor amargo que dejó RE4. Acción, comedia, fantasia. Pantallas divididas al más puro estilo cómic, así como recuerdos de pixeles, bueno, ya lo dijimos arriba, también recomendado el review del SrCristal en Cinefiloz donde nos explica mejor todo ésto.