Entrevistas

Samuel Araya: “la muerte es una inspiración para el arte”

(por Wilberto Jara) Desde el próximo 9 de agosto, en el Instituto Kike Olmedo Diseño (Nuestra Señora de la Asunción entre Humaitá y Piribebuy), el artista gráfico, Samuel Araya, iniciará una serie de talleres para los interesados en distintas técnicas de dibujos.

“En la clase de ese sábado, el taller será acerca de témperas, y aprenderemos sobre el proceso para realizar pinturas monocromáticas con esta técnica, con énfasis en la figuración o realismo, en mejorar la capacidad técnica y de observación del alumno. La témpera es un tipo de pintura muy versátil, requiere un mínimo de preparación previa y es muy cómoda de manejar una vez que se entiende la lógica detrás de la misma”, inició Araya, invitando a los entusiastas.

“Por otra parte, y también en Kike Olmedo Diseño, el 18 de agosto tendremos el ‘Laboratorio de Ilustración’. El mismo está dirigido a personas que ya tengan conocimientos de dibujo y que quieran dedicarse al oficio del ilustrador. El curso durará 4 meses, y además de experimentar con técnicas (de ahí el nombre de laboratorio), buscamos formar al alumno en todos los aspectos de la profesión, desde ayudarle a encontrar los medios para publicar su obra, hasta la creación de un portfolio de trabajos, pasando por los aspectos más formales del negocio, como son los contratos y el contacto con los clientes”, agregó.

“En cuanto a la próxima semana, el 15 y el 16 de agosto en ‘La obra Fotógrafos’ (Humaitá entre Alberdi y 14 de Mayo). El primer dia nos enfocaremos en la parte conceptual y en los conceptos de composición de la imagen, mientras que en el segundo daré una demostración en vivo de un fotomontaje/pintura digital. La charla no es exclusiva para fotógrafos, cualquier persona interesada en las artes visuales, encontrará ideas y conceptos bastante útiles. El costo de ingreso a la misma es una donación voluntaria (mínimo Gs. 35.000) que será destinada en su integridad a beneficiar la organización ‘Animalitos Rescatados de la Inundación – ARI’”, añadió.

samuel-araya-cradle-of-filth

Con respecto ya a las obras a las que está relacionado Araya, nos comentó acerca de las técnicas con las que trabaja en la ilustración, y destacó que en particular no se siente ‘cómodo’ con algún método en partícular, “soy mas eficiente con el medio digital, pero disfruto mas pintando con técnicas tradicionales. Lo que la mayoría de la gente falla en reconocer es que toda técnica parte de las mismas bases, como son la composición, los principios de la luz y de la forma, la teoría del color, etc. Con una base firme de estos principios fundamentales del arte, aprender a manipular cualquier material es proceso mucho más fluido. Eso no significa que me sienta cómodo, de hecho apenas empiezo a sentirme a gusto con una técnica, me paso a otra, me ayuda a mantenerme alerta, y mejor aun, ayuda a que no me aburra”, sostuvo.

“Desde los 21 años me dedico a esto, ahora tengo 34, tengo que decir que en estos 13 años, rara vez me deprimí por ir un lunes a trabajar, o porque se acaben mis vacaciones, y ese sentimiento no lo cambiaría por nada del mundo”, destacó el artista, quien realizó las portadas del disco “Thornography” de la banda de black metal británica Cradle of Filth, además de hacer también las portadas de las bandas nacionales Flou y Sabaoth, en “Tácito” y “Sabaoth” respectivamente.

Sobre otros estilos artísticos, Samuel resaltó a la escultura con masillas epoxy y polímeros, “Es un poco dificil de conseguir los materiales en Paraguay, pero es una actividad fascinante. Además, etengo pendiente hacer un cómic algún día, pero para eso tengo que terminar un guión que languidece hace ya 10 años en mi disco duro. Me gusta mucho el arte que tenga una base académica, en especial la pintura academicista y el retrato, son sujetos que espero explorar muy pronto”.

“Particularmente, ‘Vastarien’, mi primera muestra en solitario en el museo del barro, es la obra más sobresaliente que tuve, porque significó el principio de una producción mucho más personal. Las serie de pinturas para mi primera exposición en Seattle (Estados Unidos) también fue un punto importante, porque empecé a experimentar con la destrucción, y es algo que desde ese día se incorpora a mi proceso y pasa a ser el eje alrededor toda mi existencia gira. Finalmente, las ilustraciones para la Ópera de Seattle, porque gracias a ellas tuve la oportunidad de ver en vivo y en directo un dragón de komodo, mi sueño de infancia.

“Expuse también mis obras en Rosario, Corrientes, Asunción y Seattle, siendo esta última ciudad uno de mis lugares favoritos del mundo”, resaltó.

Ante la pregunta de cuál es su temática favorita, Araya respondió con una simple y contundente frase “La muerte”.

¿Y las influencias?, “Bueno, esa es una pregunta difícil, porque la verdad es que hay demasiados artistas que me han influenciado. Desde el Bosco hasta Yoshitaka Amano, pasando por Yoji Shinkawa hasta Klimt, Austin Osman Spare, Mike Mignola, Goya, Phil Hale, Giger, Nicola Samori y la lista sigue hasta el fin de los tiempos. También la producción literaria de Lovecraft, Thomas Ligotti, Robert W. Chambers y Alan Moore, especialmente Alan Moore, que con su novela “La voz del fuego” sienta la base teórica de un par de proyectos que tengo a futuro”, enfatizó.

Artistas paraguayos.

66243_464985328080_6990628_n

“La verdad es que no presto mucha atención a la evolución artística local, sigo la obra de algunos artistas que me llaman la atención, y no me importa el resto”, sostuvo el artista, a la vez de hablar acerca de los artistas nacionales que le resultan de interés, “¿aparte de mi? En la literatura, a Mónica Bustos, ‘Novela B’ es lo mejor que se ha escrito en el planeta, una obra visceral pero de una gran belleza”.

“También está Arami Espiau, que es una artista emergente cuyo trabajo comparte los mismos aspectos que destaco de la obra de Mónica. Sus dibujos y pinturas ya demuestran una sofisticación y un lenguaje simbólico muy personal, si yo hubiera tenido la mitad de su talento a su edad, probablemente mi ego, que ya posee proporciones bíblicas ahora mismo, llegaría a tocar las piramides Mi-go de Yuggoth. Confío en que al leer su nombre en esta entrevista se arme de la confianza necesaria embarcarse en la gran pesadilla del arte”, certificó.

En nuestro país, ciertamente, las cuestiones artísticas, siempre fueron rezagadas por el ámbito “mainstream” local, al menos por el lado de las ilustraciones, Araya encontró que eso cambió en esta etapa histórica de este pedazo mediterráneo de suelo, “Cada vez hay más oportunidades. Hoy en dia tu audiencia es el mundo, siempre vas a encontrar un público para tu obra, si haces el esfuerzo. Nunca en la historia de la humanidad el artista ha tenido tantas herramientas a su disposición para crear, promover y vivir de su trabajo como en este momento, no veo porque uno deba limitarse al mercado nacional”.

“Estoy muy feliz de ver el nuevo local del Museo de Bellas Artes en Asunción, posee la colección que considero más importante a nivel local, es oficialmente mi lugar favorito de la ciudad, y creo que todo el mundo que lea esto le debe una visita”, destacó.

“En cuanto al interés del público, tengo la fortuna de que siempre he logrado encontrar gente que tiene inclinación por mi trabajo, independientemente del estilo o técnica. Este interés siempre ha ido creciendo, irónicamente, mientras más caso omiso haga de los pedidos del público. Como diría Alan Moore ‘Si el público supiera lo que quiere, ellos serian los artistas’”, acentuó.

Finalmente, sobres sus próximas metas, Araya expresó “‘¿Acaso me veo como un hombre con un plan?’. Primero tengo que terminar la pequeña montaña de ilustraciones pendientes para Agosto. Los talleres, charlas y cursos van a seguir por un buen tiempo, supongo. Tengo otra exposición en solitario agendada para el 5 de noviembre en una galería de Asunción, estara basada en uno de mis libros favoritos ‘El Rey Amarillo’ de Robert W. Chambers, y su relación con el magnum opus del alquimista”, sentenció.