ConciertosMúsica

Roger Waters está viejo pero todavía hace rock and roll con la magia de los dioses

Roger Waters, el mítico Pink Floyd, realizó una presentación gratuita en México DF ante aproximadamente 200.000 personas, además de hacer sonar hits de todos los tiempos, el veterano hizo gala de su estirpe: el rock and roll suena duro en los países donde la libertad busca gritar, ensamblar, y romper muros.

roger-waters-mexico-df-trump-pena-nieto

Mientras policías gritaban a varios “No se suban”, otros ya subían a los techos de negocios, murallas, y cualquier otro sector privilegiado cerca del recinto mítico El Zócalo de la capital mexicana. Waters hacía lo suyo, además de música, recordó a los estudiantes de Ayotzinapa, apuntó a Peña Nieto “Presidente, los ojos del mundo lo están observando”, lo decía el mismo que interpretaría éxitos de varios albums como Another Brick In The Wall, A Saurcefull of Secrets, Dark Side Of The Moon.

Para muchos, un concierto más, para otros, un grito de una generación que desde los 70 ve el mundo con otros ojos, la caída de las ideologías, y el triunfo de la creatividad. “Peña Nieto recuerde que toda vida humana es sagrada; no sólo la de sus amigos. Señor presidente, la gente está lista para un nuevo comienzo. Es hora de derribar el muro de privilegios que divide a los ricos de los pobres. La guerra no es la solución”, advertía Roger.

Sonaban hits, los mexicanos no hacían caso a la lluvia, caían coros, sinfonías de ese otro universo que es parte de ésta dimensión: el grito humano, la muralla que cae, y Waters nuevamente arremetiendo, como en sus mejores años con la psicodelia y el rock como armas “Trump, eres un pendejo”. Ovación total.

Con Roger Waters el rock sigue vivo más allá del instrumental infinito Comfortably Numb.
El público mexicano fue testigo de la magia.