Conciertos

La noche de los rockeros

Rockero Popurri Nocturno cumplió aniversario en la ex-Cerveceria del Centro, y el festejo fue algo así como “Shock me all night long, yeah, you shook me all night long”.

A pesar del intento de despedida del invierno, cuando muchos ya pensábamos que no volverían los abrigos, y de seguro lo guardamos en lo más profundo de nuestros placares, porque demasiado ya queremos sentir el verano, la noche del sábado se convirtió en una fogata bien violenta de mucho rock y reggae, terminando en un super dancefloor con los mejores temas que caracterizan al local; bailamos hasta que pudimos ver los primeros rayos de sol, y no, por suerte no murió nadie, no somos vampiros, pero la música continuo, no hubo cachaca ni vallenato.

Aunque el lugar elegido para el festejo no fue el mejor, el montaje, la decoración, las luces, el escenario, las activaciones de las marcas, las bebidas y la organización en sí, hicieron que esto pase desapercibido y “Get The Party Started”.

Agrupaciones como La Nuestra, Guauchos de Formosa Argentina, con su rock folklórico, el potente sonido de Flou, quien hizo retumbar las paredes con un mix de canciones de Universo Inverso y por supuesto los nunca faltantes temas de Ataraxia, entre otros; aunque Walter había mencionado que estaba con dificultades en la voz, no fue un problema para que desparrame toda su energía en el escenario y provoque más “ansias” en el público.

Minutos después, sube Pipa para Tabaco, el vocalista también admitió estar con molestias de garganta, de igual manera su rock reggae sonó hasta el cielo convirtiendo a todos en una especie de zombies, porque al parecer estábamos un poco hipnotizados, tuvo que llamar nuestra atención una o dos veces, y es que ya estábamos tan distendidos con el “Sol es Rey” que no se pudieron evitar unos minutos de relajación.

rockero asuncion popurri nocturno1

Un grupaso, y a quienes hace tanto no escucho en vivo, de seguro les pasó lo mismo, me hace recordar parte de mi adolescencia con sus conciertos en plazas o pequeños toques primaverales, allá por el año 2003, los Ripe Banana Skins o RBS, “estuvimos vivos y no fue un bajón, sabes luego vos”.

Como todo lo que empieza debe terminar, le tocó despedir a Bohemia Urbana, dándole el ritual que faltaba a la noche, un poco de tereré acompañado hacia el final de fuegos artificiales para cerrar esa parte del festejo.

Las bandas puntualmente fueron subiendo al escenario, y en el entretiempo, los Djs y la consola fueron haciendo de lo suyo para continuar entreteniendo al incansable y entusiasmado público.

Mucha gente linda y con onda, resalto el hecho de las minas que se prenden a los conciertos que luego terminan en fiesta, pero ya lo dijo Cyndi Lauper “girls jus want to have fun”. Mientras que los demás disfrutaron de “drinks, a whisky drink, a vodka drink, a lager drink, cider drink como dice Chumbawamba en I get knocked down”. Lo cierto es que las cientos de personas que asistieron le aplicaron el “because I’m happy, Clap along if you feel like a room without a roof”.

Luego de saborear lo mejor del rock nacional, todos pasaron a bailar de la mano de DJ Ale Pacini de Argentina, convirtiendo a todos en “maniacs, maniacs on the floor and dancing like never danced before”; hasta pasar el turno al Dj del local, quien quiso terminar “temprano”, tipo 07:00 AM del día domingo.

Las dos FF que van de la mano, y no, no estamos hablando de los Foo Fighters, pero el frío y la fiesta también hacen una buena combinación, claro que a eso es necesario agregarle el ingrediente principal, rock, en una particular noche de septiembre, que si no te divertiste, como es costumbre de aquel boliche imantado para las jodas after office, entre otras, es porque no sos rockero.