Conciertos

Roadtrip Calaveras y Bandidas, Los Kchiporros son los Piratas

De chico, que digo de chico, mejor dicho, de adolescente, al mirar Mtv o Muchmusic, al ver a las grandes bandas ir de gira, era como el sueño del pibe. Lo lindo de ésto, que muchos pibes cumplen sus sueños, de hacer lo que les gusta, y a su vez viajar y llevar su música a rincones lejanos independiente del lugar de origen. El fin de semana pasado, tuve mi primer roadtrip, con los chicos grandes de Kchiporros, Villagrán Bolaños, y 2Drumashup. La parada era: la fiesta Pirata Bar en Encarnación -14 de enero-, la ciudad que se está convirtiendo en el mayor centro turístico de Paraguay en lo que va del 2012 (que recién arranca).

Preparados, listos…

Corrían las 10am, mientras, los músicos, ingenieros de sonido, managers, colados (yo), iban acomodando sus pertenencias en el bondi que trasladaría a todo el grupo de la ciudad de Asunción a Encarnación. En este punto se puede hacer una parada, nunca ví a nadie manipular sus instrumentos de forma tan delicada, me refiero a los bateros de 2drumashup, Mauri y Guille trataban con plumas al cuerpo de la bateria y sus platillos.

Mientras algunos acomodaban sus pertenencias, otros acomodábamos el tereré donde corresponde, los 37 grados centigrados no daban lugar a la joda… bueno sí, solo que no había algún juego de mesa para jugar, la buena onda se contagiaba.

Mediodia. Balijas listas, instrumentos listos, choferes listos, puchos listos, tereré listos… a los 15 minutos ya estábamos a 7 cuadras menos de Encarnayork …o sea faltaban como 280km.

Primera parada: Frutería de Paraguarí

¿Se acuerdan de los viajes de excursión de la época de la escuela? Bueno, pasaba eso arriba, sólo que se le suma las conversas sobre: clavijeros, cuerdas, montajes de escenario, horas de estudio y grabación… y sí, también se habla de fútbol, los rockstars no escapan a la realidad que se forma en torno al balón. La idea genial surge de la cabeza de Fede (Villagrán Bolaños, y Flou) “che la cosa es hacer hinchada de alquiler en el mundial de brasil, imagínate apoyar a Senegal, no tienen hinchada boludo!”.

Como la siesta arremetía, arremetía también las ganas de morfarse una vaca entera. La parada del bus La Encarnacena en el paradero de La Frutería de Paraguarí venía como morfi a los hambrientos, como al pan pan y al vino asado. (Se recomienda parar en la frutería, y pedir la ensalada de frutas con el copo de helado, felicidad asegurada).

El menú en una mesa compartida entre los músicos era la siguiente: empanada de choclo, asado, ensalada rusa, ravioles, jugo de naranja, agua natural, ensalada de frutas, asado, costillita, sandwich de verdura… no, nadie pidió cuerno de toro bendecido por Ozzy, ni birra desde el ykuá del cerro Paraguarí.

“Hola, me puedo sacar una foto contigo” era la constante en la mesa, Walter (Flou) y Chirola (Kchiporros) posaban para las fotos más o menos cada bocado de morfi. Y las ideas sobre ser hinchada de Senegal iban tomando cada vez más forma como servicio, las ideas de marketing diferencial entre hinchadas iban de “podría ser genérico, sólo hay que aprenderse 32 idiomas”, “también hay que poner cara tristona si el equipo pierde”, “y no puede faltar el hincha que se la sabe todas”.

Alguien gritó “vamos ya!”, y nos fuimos ya.

La llegada a Encarnayork

¿Es un ave, es un avión, es una playa, son muchas chicas, es Encaranayork? 5 horas después de haber despedido a calle ultima, algunos acalambrados, otros con los ojos pesados, y otros sin bancarse las ganas de bajarse del bondi y pisar tierra de la playa… como el perrito que tenés encerrado todo el día, y cuando lo sacás a la calle no tiene la menor idea de hacia donde correr, pero feliz; bueno, así llegábamos a Encarnación, sin ¡ningún litro de cerveza en nuestras satánicas venas! …admirable, parecía el viaje de un equipo deportivo, la música es profesional, depende de cómo se mire.

Los chistes sobre la ciudad nueva a la que llegábamos estaban a la orden del día, al menos, desde el desorden en la cabeza de Miky Napout (Villagrán Bolaños) “Boludo! llegámos a New Jersey… o es Encarnifornia?”, se escuchaba de repente a alguien decir “boludo es Encarnación, no seas despistado”.

La costanera de Encarnación recibía a los muchachos de la siguiente manera: más de 800 chicas en bikini, 200 chicas en toalla (y también chicos sin remera, para las ladys). ¿Alguna duda de si ir o no ir a la playa de Encarnifornia?.

Mientras los músicos acomodaban sus cosas (enganchado a prueba de línea), leer cosas como: bateria, guitarra, bajo, vientos, teclado, plus… otros ya tomábamos la cerveza que ellos no, lo tomamos como inversión de playa, no se enojen chicos no era por no ayudar, era un sacrificio.

Prueba de Sonido Kchiporros, check, prueba de sonido Villagrán Bolaños, check, prueba de sonido 2drumashup, check.

“Al hotel!” y al hotel fuimos.

Tour Aniversario de Pirata Bar – Arrancaba la fiesta

Mientras la playa quedaba en silencio, los parlantes potenciados en el molino de la misma ya subían el volumen a temas farrísticos, leáse: Los Pericos, Auténticos Decadentes. Alrededor de 3000 personas se agolpaban a la fiesta, algunos en los box, otros parados en la pista, y otros ya de la cabeza.

Pasadas las 01.00am Mauri Román y Guille Gayo cortaban el “hasta abajo”, haciendo el mix de temas que les correspondía, ovasionados cuando hacían el mashup al tema de Mario Bros, capaz la gente no entendía que pasaba, pero lo entendían muy bien estos bateristas, hasta jugaban contratiempo. Aplusos y aplausos. Re-acotando lo que decía Karim (Villagrán Bolaños) “es re loco cortarle el hasta abajo a la gente, y más con rock, que se les habrá pasado por la cabeza cuando dos bateros empezaban a hacer ruido… lo loco es que todos se quedaron mirando, y más loco, que aplaudieron el show”.

Le llegaba el turno a los repartidores oficiales de zombies. Villagrán Bolaños subía a escena. De fondo se veían las reinas de las comparsas, piel a full (casi bikinis!) y plumas, pero esa es otra historia. Miky (los dos) y cía le dieron el toque duro a la noche. La banda, se mezcló con la idea de la fiesta, la gente saltaba, algunos hasta cantaban los coros en bis. Miky le daba con todo a Cartes, a su vez que disfrutaba el show que hacía la gente en la pista… tanta era la alegría, que Chirola (kchiporros) se sube y hace un dueto con la banda. Explosión de luces y aplusos ni que decir.

Ya pasaban hora y media de empezado el concierto, en la grilla, se venía la parada de Kchiporros; a esta altura los energizantes, el whisky, y la cerveza (y el agua del río), se iban consumiendo como oxígeno. Chirola saludaba “buenas noches Encarnación, a bailar y festejar!”, el resto es historia. La mezcla de música latina, con sus toques de rock and roll y música pegadiza al palo hacía de las suyas en Encarnación, tanto para los locales, así como para los venidos vía ruta 1 y vía ruta 2.

La noche se convirtió en un barco pirata, donde ser pirata estaba permitido. La fiesta del caos, se convertía en la fiesta pirata.

Asomaban los primeros rayos de sol, el resto es anécdota, recuerdos que quedaran como una super noche al costado del río Paraná.

“La cosa es divertirse” – Chirola.

kchiporros-paraguay-encarnacion-calaveras-y-bandidas1

Entre las tantas charlas que tuve a la noche con la gente, con los piratas, con las de las comparsas, con la botella de cerveza, con el vaso de energizante, con las luces, también me encontré hablando con el que toma la posta en la presentación de Kchiporros. Ni me acuerdo de qué estábamos hablando, sólo que dijo que le hacía feliz hacer música, y si eso hace feliz a la gente, entonces es algo que va hacer toda su vida, por que básicamente es eso lo que también le hace feliz a el.

Chau playa, volveré y seré pirata de nuevo

A la mañana, la historia y la idea de hacer la barrabrava de las barrabravas tomaba más forma (viendo eso desde el punto de vista de un cristal pasado por birra), un grupo de gente cantaba “Senegal Senegal Senegal”, y me imagino que saben cual grupo de gente fué, seguro hasta el mundial no paran, con las ganas que le meten a la música, llegan a la final de la copa del mundo, posta.

“A casa”, y amanecimos en Asunción (no me pregunten cómo, pero Encarnación – Asunción hicimos en 60 minutos, ¿o teniamos alterado el sentido del tiempo? …mientras, culpemos a las chicas de las comparsas, tanta pinta de buenitas que seguro tiraron algún encantamiento antipiratas).

Llegamos sanos y salvos. Lo importante de las aventuras es sobrevivir y contarlo, aunque, llegar medio zombie también está bueno eh. Y la mezcla de rock and roll y música latina da tanta fiesta que hasta los piratas sonríen.

Hasta la próxima.