Actualidadlol

Revivirán a Stroessner para repartir tierras

En un sorpresivo desliz de iluminación, la secretaria nacional de información y tecnología anunció la proxima evolución de la economía paraguaya gracias a los avances del retroceso: es hora de volver a repartir tierras malhabidas, pero para eso debe volver Tembelo, el único y noble Presidente de antaño, violador de niñas, asesino de campesinos, opositores, e indígenas.

“Lo más difícil sería resucitarlo para que empiece a repartir las tierras. No sabemos si habrá energía eléctrica a la hora de activar el re-generador de vida inspirado en Frankenstein. Por lo feo y por ser un Dr en evolucionismo tecnológico; algo así como el Dr Mengele, pero sin ser asesino ni nazi” compartió Mar Tino, quien es el encargado del equipo económico de la Presidencia, ad absurdum y ad honorem. Aún no se sabe la opinión de los ProVida y del Vaticano en cuanto a esto, El Papa solo atinó a tuitear una indirecta “Acá los únicos que resucitamos muertos somos nosotros y cualquier DT de Cerro, los demás tienen delirios biblícos”.

“Las tierras están, la gente se puede acercar con sus bolsas de plástico para retirar su parte. Ojalá alcance” culminó esperanzado el defensor del pueblo, Ariel Martinez, no sin antes hacer hincapié en los desalojos violentos y la posibilidad de usura para subsistir con el guiso hasta fin de mes. “No estoy a favor ni en contra. Pero, si son pobres no tienen derecho a tener un terreno, un antena de tv, mucho menos un smartphone, al pobre le das picadillo y medicamentos en campaña electoral y listo, amigue. ¿O querés bala?” culminó de forma esperanzadora muy educada después de acomodarse la camisa para ordenar que le rompan los lentes a un camarógrafo desarmado.

Sobre los terrenos del estado usurpados por Los Colorados, compartió sorprendido “¡Eran otros tiempos! Además de Seccionales, hoy también ocupamos plazas públicas y otros espacios de esparcimientos ociosos, como la Presidencia”. Aclaró no estar al tanto de que, en Paraguay 1,6% de la población es dueña del 80% del suelo.