ActualidadArticulos

Iglesia Oscura, Presidencia Corrupta, y Educación Violenta

Grave es la situación en la que vivimos –eguatamina ecalculá, si calculamos-, más allá de la ronda de tereré o asados, más allá de motochorros y secuestros, más allá de no darle pelota al tema de la Soja, más allá de un Cerro Olimpia. Lo que pasa en Paraguay, refleja el país agonizante que tiene de titulares a: la corrupción estatal, el atropello a los derechos humanos, y un nuevo rumbo que sigue yendo a ningún lugar. Todos los techos se derrumban.

renuncia ministra lafuente estudiantes paraguay

Unos mocosos, unos pendejos, unos chicos de 17 a 19 años que no sobrepasan entre todos los 3000kg mueven toda la opinión pública -prime time de canales tv, llamadas en radios, y comentarios en redes sociales-, tomando un colegio, algunos lápices y cuadernos; por un lado, todas las fuerzas del orden y el desorden, los cascos azules, la montada, la policia con balas; más allá, la gente, los vecinos del Colegio Rca. Argentina, los periodistas con sus cámaras y smartphones; por el otro, los padres, el Veterano de la guerra del Chaco que apareció, el Pa´i del Barrio, el despensero que tiene a su hijo adentro del Colegio; y más allá en el silencio absoluto como ese compañero que siempre se copiaba las tareas, Horacio Cartes; más al fondo, en el silencio absurdo y en la negación orgullosa, la Ministra LaFuente -¿Espera una manifestación de 10mil jóvenes para renunciar ante las pruebas de corrupción que ampara el “Gobierno”?-.

A la edad de estos chicos, en mi colegio, máximo hacíamos algún torneo para recaudar para la joda de fin de año, era una gran excusa para juntarse, pasarla entre compañeros, y a veces, estudiar. Estos que tomaron el Colegio Rca. Argentina, están derrumbando la corrupción. Esta camada de estudiantes, estos chicos de 16 a 19 años, violentos intelectualmente y manifestados de forma pacífica, erigiendo pilares de futuro con sus propias manos, y posiblemente, los mayores maestros al día de hoy en un país carente de buenos ejemplos en la administración pública con sus matufias privadas.

Estudiantes, gracias por la enseñanza.
Iglesias, ya nadie les cree.
Ministra LaFuente, y Horacio Cartes, aplazados.