ConciertosTop

Reciclarte: La cita histórica con el rock nacional

El corazón musical que lleva el nombre del creador de la guarania, el anfiteatro José Asunción Flores, despertó de un largo letargo gracias a las más de 15.000 personas que el sábado 18 de febrero dijeron sí al rock nacional. El festival Pilsen Reciclarte hizo estallar a la ciudad de San Bernardino.

El anfiteatro J. A. Flores fue inaugurado en 1992 con la intención de ser uno de los más grandes de Latinoamérica, convirtiéndose en la cuna de grandes conciertos en la década de los noventas. La crisis económica que afectó al grupo empresarial dueño del predio, hizo que se cerrara quedando por años en el olvido y su consecuente deterioro.

El sol y el calor no impedirían que la gente vaya llenando las gradas por tantos años vacías. Foto: Male Bogado.

Hubo varios intentos por rescatarlo, pero el anfiteatro debería esperar hasta 2017 para volver a nacer, y de qué manera. Anunciado el festival Pilsen Reciclarte, mucho se criticó el line-up por traer bandas repetidas, por poner a los mismos grupos nacionales y demás comentarios que se van duplicando como ecos sin fin. Hay veces que hay que ponerle un poco de pienso al cómo están hechas las cosas, y el porqué viene solo.

El encargado de la ardua tarea de abrir el festival fue Garaje 21 con sus más de 10 años de carrera, a las 4 de la tarde a merced de un sol infernal pero que no impediría que la gente se vaya acercando. Luego, le tocaría a La Nuestra, una banda relativamente nueva pero con músicos de experiencia, Bohemia Urbana, otro amplio conocedor de escenarios locales y cómodo show con Jaime Zacher al mando. Villagrán Bolaños llegando a la mitad del festival con toda la fiesta y rock tropical que lo caracteriza daba lugar a la primera banda internacional, Nonpalidece, que pasó de largo con un tímido show para dar lugar a una de las bandas más esperadas de la noche, a una banda nacional que llevaba fuera de cámaras hace tiempo.

Revolber hizo vibrar toda la estructura del anfiteatro con un show memorable. Foto: Facebook Revolber FX.

Revolber pisaba el escenario del mítico anfiteatro para poner los puntos sobre las íes, para volar las pelucas de todos los presentes y para dejar en claro por qué el cartel del Reciclarte estaba colmado de rock hecho en Paraguay, con fuertes imágenes en la pantalla de fondo, donde se repetía aquella masacre para que nos sigamos preguntando “¿Qué pasó en Curuguaty?”.

La grata sorpresa de la noche vino de la mano de Salamandra, que invitó a Banana Pereira a darle el toque de nostalgia con Jodete de La Secreta, seguidos de Paiko, una de las bandas más longevas y actuales de nuestra escena. Casi cerrando, Flou le ponía toda la distorsión y energía a una noche que parecía no querer soltar. Los uruguayos No Te Va Gustar terminaban de poner el broche a una jornada más que inolvidable.

La noche que el anfiteatro volvió a la vida fue un constante “chemo pirimba” para las más de 15mil personas que asistieron y para todo ese grupo humano que hizo posible que se lleve a cabo. Sin ser fan de todas las bandas que dejaron su alma sobre el escenario uno claramente terminó gratamente satisfecho por el show que había presenciado, y habiendo entendido que cada una de las bandas presentes ahí lo tenían más que merecido, por esa lucha de años en la escena local, sin dejarse vencer y sin dejar de trabajar por lo que son en el presente.

Por más shows de este nivel, por esas bandas que siguen hasta hoy, por ser parte de festivales históricos como este y sobre todo por no dejar en el olvido nunca más al coloso anfiteatro de nuestra tierra.