Articulos

¿Qué tienen en común el narcotraficante Auguste Ricord y Marcelo Piloto?

En el mapa internacional del narcotráfico Paraguay no aparece como productor de cocaína pero sí como un gran espacio de transición para que la droga llegue a destino debido a la alta ausencia y corrupción del Estado, los escasos controles aéreos y terrestres, la frontera sin protección, en síntesis la mal operación de organismos de control. Entre los casos más famosos de narcotráfico en la historia del país, uno de los más parecidos al reciente caso del criminal Marcelo Pinheiro, conocido como “Marcelo Piloto”, es el recordado francés Lucien Darguelles, alías “Auguste Ricord”, criminal que abrió las primeras rutas de heroína desde Europa a Paraguay para llegar a Estados Unidos con la protección y complicidad del sistema llamado stronismo.

Ambos criminales tienen en común la complicidad de un Estado ausente y corrupto, por un lado Marcelo Piloto, uno de los principales jefes del tráfico de drogas y de la banda de ladrones de autos del Comando Vermelho, vivía legalmente en Ciudad Del Este pese a ser buscado por la justicia del Brasil desde 2007.

Muchos años atrás, una historia similar se vivía durante la época stronista cuando el protegido de Andrés Rodríguez, Auguste Ricord tenía su residencia legal en un motel en las afueras de Asunción llamado París-Niza, camino a Itá Enramada donde tenía una salida al puerto con una balsa de regular uso a la costa de Argentina.

El constante abuso de poder, el fracaso de la lucha antidrogas y la facilidad con la cual un criminal puede delinquir se refleja hasta el día de hoy cuando los criminales compran autoridades y reciben tratos vips.

Piloto gozaba de tratos especiales por más de ser un criminal extremadamente peligroso y estar bajo la vigilancia de la agrupación especializada, tenía visitas conyugales, cuidados especiales y conferencias de prensa cuando él lo ordenaba, es en una de ellas que declara que recibe protección policial por parte del Jefe de Policía. El detenido es acusado por tráfico de drogas, robo, asalto a mano armada, homicidios, asociación criminal, entre otros cargos.

El caso del brasilero Marcelo Pinheiro y su trato con las autoridades paraguayas no es muy diferente al que recibía el francés Auguste Ricord que pese a no pisar la cárcel hasta después de la caída de Stroessner, declaró que tenía protección de los generales Rodríguez, Patricio Colmán, Sabino Montanaro y Pastor Coronel. Ricord era requerido por la Justicia estadounidense por tráfico de drogas en Europa y Latinoamérica.

La lucha antidrogas es una labor sumamente compleja que involucra un amplio trabajo honesto de instituciones estatales para frenar el constante ingreso de criminales y sus bandas, así también evitar la creación de bases ilegales y la construcción de una narco política; todo esto, obviamente en la teoría, en la práctica, vemos testimonios que los mismos agentes involucrados en la lucha (CIA, DEA, militares, policías, Bancos, buffets de abogados, y hasta presidentes) que se vuelven lo que juraron ¿competir?, tal cual el retrato basado en hechos reales “Los señores del narco”, libro de la mexicana Anabel Hernández García en un relato que cuenta lo que pasaba en América del Norte durante los años 80.