Noticias Mundo

¿Qué se perdió en el incendio del Museo Nacional de Río?

Las cenizas que cuentan historias. El Museo Nacional de Brasil, que está ubicado en la Quinta da Boa Vista, en Río de Janeiro, Brasil, ardió en llamas en torno a las 19:30 horas del domingo hora local, cuando ya estaba cerrado al público y solo había vigilantes en su interior. No hubo heridos, pero la mayor parte de la colección fue destruida.

Un antiguo palacio real que se convirtió en museo hace 200 años, en él se exhibían al menos 20 millones de artefactos antiguos en su colección. Era el hogar de una variedad de artes exóticas relacionadas con la historia de las Américas. Desde una colección egipcia y precolombina, arte, artefactos grecorromanos, dinosaurios y megafaunas, el más antiguo fósil humano hallado en el actual Brasil, bautizado “Luzia” con más de 12.000 años de antigüedad, así como el Cañón Cristiano y varios documentos de la Guerra de la Triple Alianza se encontraban en el lugar.

Las perdidas más significativas fueron el Meteorito de Bendegó, encontrado en 1784 por un niño que pastaba ganado cerca de la ciudad de Monte Santo, Bahía. Estaba en exposición desde 1888 y nunca se encontró otro meteorito del mismo tamaño en suelo brasileño.

Maxakalisaurus topai, el dinosaurio encontrado en Minas Gerais. Se trataba de la primera réplica de un dinosaurio de su tamaño en el país: un herbívoro de 9 toneladas y 13 metros de largo, que vivió hace unos 80 millones de años en la región del Triángulo Minero.

El museo contaba con una colección de 750 piezas de las civilizaciones griega, romana, italiana y etrusca. Se la consideraba como una de las mayores colecciones de arqueología clásica en esta parte del continente. El fósil humano más antiguo del continente. “Luzia” descubierta en 1974 y se le calculaba más de 11 mil años.

En el museo también se encontraba la prestigiada y famosa Biblioteca Central, creada en 1863 y asociada a la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ), era una de las más importantes en ciencias antropológicas y naturales de América Latina. Contaba con más de 500 mil obras.

La conmoción se hizo rápidamente viral alrededor del mundo. En un tuit, el actual presidente de Brasil Temer expreso “La pérdida del Museo Nacional es inconmensurable para Brasil. 200 años de trabajo, investigación y conocimiento se han perdido. El valor para nuestra historia no puede medirle con los daños al edificio que fue hogar de la familia real durante la era imperial. Es un día triste para los brasileños”.

El Museo Nacional de Río fue fundado por Joao VI de Portugal, conocido como Dom Joao VI de Portugal, a su llegada a Rio de Janeiro como parte de la Familia Imperial Real en 1818, haciéndolo la institución histórica más antigua en el país.