Videojuegos

PUBG vs Fortnite: la batalla de los “battle royale”

(Por Lucero Martínez) El género Battle Royale, hace referencia a un juego entre una gran cantidad de jugadores individuales o una cantidad de escuadrones pequeños, el cual ha experimentado un crecimiento explosivo en el último año desde el lanzamiento de los dos juegos más conocidos en este género: PlayerUnknowns Battlegrounds (PUBG) y Fortnite.

Los dos únicos videojuegos que han conseguido superar la barrera de los 3 millones de jugadores simultáneos en consolas y PCs según registros recientes, ambos ya disponibles en los dispositivos móviles (en iOS y Android).

En esencia, la temática de ambos juegos se basa en llegar a una isla en equipos o individualmente y ser los últimos en sobrevivir. Fortnite: Battle Royale es completamente gratis con todas sus funcionalidades. Sin embargo, en la personalización están sus ingresos. Eso quiere decir que podremos desbloquear premios y contenidos al tiempo que subimos de nivel de jugador y progresamos en los objetivos diarios.

De este modo, los jugadores pueden seguir progresando, tengan o no el pase de batalla, sin tener que estar frente a su consola o PC, pero también llevarse sus contenidos donde quieran. Epic Games ha conseguido que nada menos que el 68,8% de los usuarios de Fortnite gasten dinero en el juego a pesar de que, como decíamos, es totalmente gratuito. Más de la mitad de sus jugadores han comprado algo en alguna ocasión.

El caso de ‘PlayerUnknown’s Battlegrounds Mobile’ ‘PUBG Moble’ es que su sistema de monetización es muy diferente al visto: a diferencia de las versiones de Steam y Xbox el juego es totalmente gratuito y podemos entrar como invitado o asociando nuestra cuenta de Facebook. ‘PUBG’ ofrece al jugador muchos más ajustes que el juego de Epic. Desde las posibilidades de comunicación por audio o mensajes, hasta una opción de ajustes en alta resolución.

Luego están las opciones y el apartado visual: tanto ‘Fortnite’ como ‘PUBG’ comparten motor de juego (el Unreal 4) y también son muy similares a las versiones originales con el salto en resolución y texturas lógico que supone el desnivel de hardware.

Tanta fue la popularidad en ambos juegos que se decidió hacer una investigación de consumidores para calificar al tipo de jugador que apunta esta tendencia mundial en veintiocho países. Dentro del género, PUBG atrae a más jugadores centrales, mientras que Fortnite atrae a un público joven e informal.

Pero ambos coinciden en algo, la fidelidad y lo competitivos que pueden llegar a ser los aficionados donde si hablamos de horas poco más del 30% de los jugadores juegan durante seis horas o más por semana. Los datos se centran en jugadores de 10 a 65 años de edad en un total de 16 países de América del Norte, Europa y América Latina.

El propósito de ambos títulos es afianzar su marca, y aunque las reglas de los juegos móviles son bastante diferentes a las de otros sistemas han sabido adaptarse de manera sobresaliente.