Peliculas y Series

Pose, la nueva serie de Ryan Murphy

Pose es la nueva serie de Ryan Murphy que habla sobre la comunidad transexual de los años ochenta en Nueva York. Murphy duró ocho meses en seleccionar a un reparto muy diverso en todos los aspectos; en primer lugar, la serie cuenta con más intérpretes transgénero en papeles regulares y el mayor elenco LGBTQ en papeles recurrentes en una serie de ficción. Entre ellos se encuentran MJ Rodríguez, Dominique Jackson, Indya Moore, Hailie Sahar y Angelica Ross.

Co-creada junto a Brad Falchuk y Steven Canal se han encargado de construir un drama extravagante, entrañable y profundo. Pose se ubica en la ciudad de Nueva York a finales de los años ochenta en el corazón de la comunidad queer ballroom que en aquella época vivía su edad dorada, y narra los dramas de cada personaje que nos hace compenetrarnos más con las situaciones que atraviesa cada uno.

La serie da inicio con Damon Richards (Ryan Jamaal Swain), un jovencito cis queer que sus papás echaron de la casa por su orientación sexual y que sueña con ser bailarín. Acá es donde entra Blanca (MJ Rodriguez) una chica trans seropositiva que intenta crear su propia “Casa” y se enfrenta a su antigua “Madre”, Elektra Abundance (Dominique Jackson). Las Casas y las Madres son elementos fundamentales de la llamada Ball Culture, un movimiento underground nacido en Estados Unidos en donde las Casas compiten por trofeos y premios en pasarelas y bailes realizados por sus miembros. Las Casas tienen su propia Madre y funcionan como una familia alternativa o, como podemos ver en la serie, como una familia verdadera pues sus miembros son rechazados por su familia de sangre.

Por otro lado, conocemos la rivalidad de las Casas, de las Madres, y los altibajos de una época particularmente convulsa en muchos sentidos: por la epidemia de VIH, por la violencia en la ciudad de Nueva York, por los problemas económicos y de desempleo, así como los grandes retos que aún sigue resolviendo la comunidad queer, pero que entonces aún se vivía de forma mucho más cruda y discriminatoria (incluso entre la misma comunidad).

Si bien Pose es una serie destinada a una parte de la población, todos/as podemos encontrar algo en ella con lo que sentirnos identificados, y estamos seguros de que su música, ambientación, etc. lograrán una afición y que uno quiera bailar al ritmo del breakdance que son elementos que enriquecen el drama y dan mucha fuerza a la historia.