Articulos

Pido la palabra

Y con este título evoco a nada más y nada menos que Nicolás Leoz, frase con que dio nombre a su libro autobiográfico, donde evidentemente cuenta sólo la parte linda de la historia.

Hoy pido la palabra yo, un ciudadano común, porque noté que acá los dirigentes de clubes no la pidieron, porque si lo habrían hecho sería convertirse en enemigos. Es más fácil no morder la mano que te da de comer, por más que esa mano te dé mucho menos de lo que necesitás y se quede con parte de tu ración.

Tampoco noté que los periodistas la hayan pedido, en su mayoría opinando tibiamente, o simplemente dejando pasar increíblemente algo como lo que sucedió hace solo unas semanas, y que nos toca en un gran porcentaje a los latinoamericanos.

No quiero entrar a hablar de cifras, de que la corrupción era un secreto a voces, de que Sudamérica pierde o no pierde media plaza para esos mundiales que se van a llevar a cabo en países tan alejados del fútbol como de Paraguay en el mapa. Quiero hablar de algo diferente a todo eso, y es el sentimiento lastimado de un hincha del deporte más hermoso del mundo.

Porque aunque Maradona haya dicho una vez “La pelota no se mancha”, esta situación nos llena de un auténtico dolor a quienes amamos al fútbol, viendo como unos buitres lo utilizaron durante años para su propio beneficio. Si uno se pone a pensar, la realidad siempre estuvo ante nuestros ojos, pero el amor es ciego. Y es ese amor el que nos hace volver una y otra vez a las canchas, el que nos hace sufrir por nuestros clubes, el que nos hace soñar con un mundial.

Da vergüenza ajena, porque esos “directivos” parecen no tenerla, tirando justificaciones absurdas como las proferidas por Blatter (“No podemos saber lo que hacen todos”), o el mismo Napout (“La FIFA no es corrupta, los corruptos somos los hombres”).

[quote align=’left’]”Es sumamente triste que unas cuantas personas que dicen “sentir” lo mismo se hayan encargado de escribir la página más negra de la historia del balompié, y tuvo que ser fuera de una cancha.”[/quote]

El mundo cambió. El fútbol cambió. Sabemos que se convirtió en un gran negocio. Pero la manera de sentir este deporte es algo que se mantiene desde el primer momento que a alguien se le ocurrió patear una pelota. Y es sumamente triste que unas cuantas personas que dicen “sentir” lo mismo se hayan encargado de escribir la página más negra de la historia del balompié, y tuvo que ser fuera de una cancha.

Yo solo espero que estos crápulas vayan cayendo uno a uno, que cumplan las condenas que merecen por lo que hicieron. También hay que aprovechar para esclarecer el manejo tanto de la FIFA como de todas las federaciones, entre ellas la APF, y que lo más importante siga siendo lo que pasa dentro de una cancha y no lo que estos hacen afuera.

Por más que esta clase de gente siga existiendo, la mayoría somos los que cada vez que hay un partido, nos vamos a abrazar a la bandera de nuestro club o nuestro país, creyendo en disfrutar de lo que realmente se trata el fútbol: un juego y no un negocio.