Articulos

Paraguay, tercero en ranking de países con menor ética empresarial

Entre acusaciones públicas y culpas privadas. Nuestro país ocupa el tercer lugar entre los países con menor ética empresarial, según destaca un informe del Foro Económico Mundial, que elabora un reporte de competitividad global con respecto al nivel de la ética corporativa empresarial de cada país. Para este periodo 2014-2015, preguntaron a los propios empresarios de cada país cómo observan este rasgo.

De acuerdo con el informe, Angola es el país con los empresarios más corruptos del mundo, con un promedio de 2,6 puntos sobre 7 posibles. En segundo lugar está Mauritana, con 2,7; y tercero está Paraguay, con 2,9. Pero no somos los únicos latinoamericanos en este ranking. En el sexto lugar aparece Venezuela y en el séptimo ya está Argentina, de acuerdo con el ranking de este organismo internacional. Apenas tres países de la región están calificados con niveles aceptables de transparencia y honestidad empresarial. Ellos son Chile (que ocupa el puesto 26, con 5 puntos), Uruguay (31° con 4,9); y Costa Rica (41° con 4,5).

Para David Murillo, doctor en sociología e investigador del Instituto de Innovación Social del ESADE, España, en una entrevista que publica Infobae.com, la corrupción es mala para las empresas, porque suma costos. “No es la manera más eficiente de crecer. Si en vez de competir por mejorar en tecnología, las firmas compiten por acercarse al sector público y al regulador, es algo que no se sostiene a largo plazo” aseguró Murillo en la nota publicada por el medio.

reporte-competitividad-global-2014-1015

Corrupción en todos lados
No es un hallazgo que la corrupción involucra tanto al sector privado, como al público. En nuestro país estamos acostumbrados a culpar de todos los males al sector público, en tanto que una situación de corrupción sería imposible sin la connivencia privada. En ese sentido, la corrupción se hizo cultura en Paraguay, y como tal, está por encima de cualquier condición social. Hicimos de la corrupción en Paraguay casi una forma de vida. El Foro Mundial solo viene a ratificarnos y escupirnos en la cara la percepción que tenemos de nosotros mismos, más allá de los acontecimientos corruptos que tenemos a diario en el sector público.

[quote cite=’Aldo Benítez’ align=’left’]”El Foro Mundial solo viene a ratificarnos y escupirnos en la cara la percepción que tenemos de nosotros mismos, más allá de los acontecimientos corruptos que tenemos a diario en el sector público.”[/quote]

Resulta claro que esta cultura de la corrupción tiene su cimiento en la impunidad. Se hace evidente en los casos -que trascienden a través de los medios de comunicación- en donde en lugar de resultar ejemplificadores, se transmite una anti-ética basada en la ausencia de sanción o castigo para los responsables. Sobran ejemplos y casos.

Sirven igualmente estos números del Foro Mundial para empezar a cuestionarnos desde el otro lado de la cancha. No todo puede ser culpa solo del aparato estatal. ¿Qué estamos haciendo mal nosotros, los del sector privado? ¿Qué está haciendo mal el inmaculado empresariado paraguayo? tan rápido para desenfundar el dedo acusador y exigir respuestas -así como subsidios y exoneraciones de impuestos- y, no obstante, a la hora de la autocrítica tan alejado del mea culpa necesario para un baño de humildad.

El sector privado, con su bandera de “Un Paraguay bien hecho” debería de mirar estos números. Empezar a cuestionarse y trabajar por corregir las cuestiones internas. El país, como país, no puede caminar solo si un sector funciona bien.

Para quien escribe estas líneas, la clase política paraguaya ya no tiene solución. No hay forma de arreglarla. Está destruida y no muestra ganas de sacar de sus canastas las frutas podridas, que lentamente van carcomiendo a las demás.

Por eso, resta mirar un poco qué hace el sector privado, qué hacen los empresarios. El tercer puesto mundial entre los países con la menor ética, resulta un gol en contra cuando el partido está a minutos del pitazo final.