Actualidad

Coquitoman: el superhéroe paraguayo quiere salvarnos del dengue

Superhéroes y antihéroes hay varios en la historia remota del cómic nacional, vasto territorio que muchas veces queda en la sombra del underground cuando se entabla una conversa histórica, encontramos a Nippur (Wood), Nikolas Klon (Goiriz), remotando a los años sesenta dónde encontrámos “Ivo, El Piloto Audaz” de Tata, hasta se puede nombrar a Avare (Argüello), El Solitario (Nico) y tantos otros. Sobrepasamos rápido lo realizado por Wood y Goiriz para darle nueva forma a héroes de la independencia en 1811 lanzado en el año del bicentenario del Paraguay, llegamos al 2013 con propuestas como Mugen, anclado del manga, y Komix, nueva revista de historietas y artículos, a esto se le suma Coquito Man, creación de Vidalistico, con ilustración de Leda Sostoa, y un superhéroe con características del Chapulin Colorado.

Coquito Man nace de un cortometraje realizado por Vidal Gonzalez, el mismo llega al impreso después de youtube, y en la presentación del mismo cómic, el propio Coquito Man estaba encarnado por el actor Rubén Zapattini que hacía de animador oficial de su propio lanzamiento.

¿Qué hace especial a Coquito Man? Va armado con tereré, acompañado de su perrito fiel Pinki´i, y quiere salvar al Paraguay de las garras de un doctor loco y malvado llamado Doctor Rey… sumále a eso 40 páginas full color, dónde se ve la misma calle de los propios asuncenos y su idosincracia, un héroe que va en bicicleta, acosado por un contexto pop global (y hasta zombies). En esto se la basa la primera aventura de Coquito Man.

Obviamente, es una tira enfocada a los niños y adolescentes, que deja sabor hasta a los grandes, te lo dice alguien de 27 años que se chupó la primera edición de Coquito Man en el lanzamiento bajo unos 14 minutos de lectura y pasada de página.

La sátira es la gran herramienta con la que cuenta Vidal a la hora de darle vida a coquito Man bajo el trazo puntual de Leda. Dónde el propio autor, capaz y ni quiso implantar una reflexión, que rehojeando Coquito Man la encontramos, el ridículo es una fuerza, y hacer del ridículo una fuerza que apuesta a la introducción de lectores jóvenes a las tiras con ideas frescas es el poder del hombre coquito, más allá de los trazos que dan aventura al mismo.

Leda y Vidal se plantan con esta primera edición de Coquito Man en una vitrina de héroes del cómic y la historieta paraguaya, que bajo tenor y “chuleí” viene transmutando la sátira ya desde aquellos primeros antecedentes como fueron Centinela y Cabichu`i, grabados satíricos en medio de la guerra de la triple alianza.

En lo visual encontramos colores homogéneos, que dan contraste a la capa roja de Coquito Man y Pinki´i. Como regla se les pasó colocar el año de impresión, pero a quien le importa eso cuando te regalan con el cómic un póster y stickers.

¿Dónde se consigue Coquito Man? En librerías El Lector, La Qultura, Vicoli, y también en Larissa Jiménez Planta Alta. Más de Coquito Man en su fanpage: Facebook.com/coquitomanfp.