Peliculas y Series

Para ver en Netflix: The Umbrella Academy o el apocalipsis de Dark Horse

(Por Mila Cáceres) Aunque Netflix es una máquina de lanzar contenidos nuevos semana tras semana, hay un grupo de producciones originales que suelen destacar sobre la media y convertirse en “abanderadas” de la plataforma. Una de ellas es The Umbrella Academy, la serie inspirada en el cómic homónimo escrito por Gerard Way, cantante del grupo “My Chemical Romance”, e ilustrado por el artista brasileño Gabriel Bá para Dark Horse (Watchmen). La serie causó buenas críticas en su semana de estreno ubicándose en el Top 10 de la plataforma.

La historia comienza con la muerte de Sir Reginald Hargreeves (Colm Feore), un extraño y millonario filántropo que hace 17 años presentó en sociedad a la Academia Umbrella, un grupo de niños superhéroes con algo en común, forman parte del grupo de 43 niños que nacieron en extrañas circunstancias (ninguna de sus madres estaba embarazada cuando se puso de parto) en 1989. Hargreeves se dedicó a rastrear y a comprar 7 de estos niños, que resultaron tener habilidades especiales, excepto Vanya (Ellen Page) que, literalmente, “no hay nada de extraordinario” en ella, por el momento.

Este grupo de superhéroes, una especie de X-Men en alma, se disolvió durante los años de la adolescencia, después de la desaparición de 5 (Aidan Gallagher) y la muerte de 6 (Justin H. Min). Cada uno decidió llevar una nueva vida separada de los demás hasta que llegó el funeral de “su padre”, que reúne a tan disfuncional familia, con rencillas y rencores pendientes mientras se avecina el Apocalipsis.

De eso se trata fundamentalmente la trama de la primera temporada, mientras que en la segunda temporada se presenta la capacidad para alterar situaciones históricas determinantes. Con bucles tiempo-espacio, los personajes aparecen en una misma línea temporal en la ciudad de Dallas, a finales de 1963. No solo está cerca el asesinato de John F. Kennedy, sino también el fin del mundo provocado por la contienda atómica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, algo que determinó la temporada anterior. Algunos de los protagonistas han perdido la memoria. Otros se buscan entre sí. El auténtico demiurgo es número 5, que tiene pinta de estudiante de instituto y es quien mueve todos los hilos.

No importa en qué época estén, los miembros de The Umbrella Academy siempre parecen tener el fin del mundo a la vuelta de la esquina. A nivel audiovisual, la segunda temporada se mantiene al mismo nivel de la primera, con una banda sonora muy pegadiza que acompaña a una fotografía cuidada y unos efectos especiales razonablemente cumplidores para tratarse de una serie de televisión.