Actualidad

Paraguay no necesita (más) nazis, necesita que leas este poema del pastor antinazi Martin Niemöller

En tu país, así como en Paraguay, posiblemente, también te desayunas noticias pelotudas como alguna nueva promesa llena de grietas del Presidente de turno, una innovación tecnológica que sólo les sirve a unos cientos pocos, alguna nueva inversión que es parte de un conglomerado de empresas que lavan dinero de bancos, la nueva bombacha de la modelo farandulera de turno, la frase que dijo el vecino del hermano de la prima que presenta las noticias de tv, y noticias que reivindican al nazismo. Hay de todo, de todo hay.

Como en décadas atrás de matones-dictadores-similares, que no vivimos, pero del cual nos hablan los libros de historia, las revistas de curiosidades y aliens, es bueno recordar este poema del pastor y teólogo alemán Martin Niemöller (1892-1984), un antinazi a favor de la humanidad y la vida, o sea, no estaba del lado de Hitler, ni del ángel de la muerte Mengele, y ese tipo de ilustrados sin foco pero con sangre en las manos.

[row]

[column size=’1/2′]«Als die Nazis die Kommunisten holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Kommunist.
Als sie die Sozialdemokraten einsperrten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Sozialdemokrat.
Als sie die Gewerkschafter holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Gewerkschafter.
Als sie die Juden holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Jude.
Als sie mich holten,
gab es keinen mehr, der protestierte».[/column]

[column size=’1/2′]«Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas
No dije nada
Yo no era comunista.
Cuando vinieron a buscar a los social-demócratas
No dije nada
Yo no era social-demócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas
No dije nada
Yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a buscar a los católicos
No dije nada
Yo no era católico.
Cuando vinieron a buscar a los judíos
No dije nada
Yo no era judío.
Luego, ellos vinieron a buscarme
Y no quedaba nadie para protestar».[/column]

[/row]

¿En serio la sociedad debe soportar este tipo de burlas? Posiblemente, ideado para desviar atención (manija de partidos oficialistas a la hora de componer medios a lo Goebbels), reírse en la muralla de impunidad,  dar valor o justificar acciones a futuro.

Posiblemente, es hora de darnos cuenta que necesitamos más humanos y menos robots a pedales imaginarios, tampoco necesitamos diputados racistas -con o sin barba- que confundan “derecho humano-laboral del empleo más viejo del mundo” con criminales.

Y no, no queremos un país Nazi ¿O llegamos tarde y ya nos merecemos campos de concentración y tortura? ¿Aún no tuvimos suficiente? Hail Batman.

nazis-en-paraguay-2016