Peliculas y Series

Narcos: Pablo Escobar y la paradoja entre el bien y el mal

Primero fue por Wagner Moura y mi irrefrenable necesidad de exclamar ¨O Capitao Nascimento¨ con lamentable (intento de) acento portugués, después fue porque tengo la predisposición casi inmediata a asumir que todo lo que toca Netflix lo convierte en oro, luego vino la primera escena, la del puente, que traía consigo el célebre ¨plata o plomo¨ y lo confirmé: no me iba a despegar de Netflix ese fin de semana.

La serie Narcos cuenta la historia de Pablo Escobra, uno de los capos de la cocaína más importante de Colombia. Por otro lado, 'Javier Peña', interpretado por Pedro Pascal, es un agente de la DEA mexicana, un enviado a la localidad para capturar al peligroso líder y aniquilarlo.
La serie Narcos cuenta la historia de Pablo Escobar, uno de los capos de la cocaína más importante de Colombia. Por otro lado, ‘Javier Peña’, interpretado por Pedro Pascal, es un agente de la DEA mexicana, un enviado a la localidad para capturar al peligroso líder y aniquilarlo.

Narcos sigue una línea de narración estilo Goodfellas, a cargo de Steve Murphy, el oficial del FBI que intentaba atrapar a Escobar, tan dinámica, que mi preocupación pasó de ser que la serie sea muy larga a que dure demasiado poco. Hasta el punto que ni siquiera me saltaba la intro (soy muy fanático de las intros de todas las series pero seguro estaremos de acuerdo en que las de Netflix son particularmente largas). No iba por el tercer episodio y ya me preocupaba que no fuera a durar más de una temporada.

Más allá de este análisis semi infantil, de sorprenderme con Wagner Moura llevando adelante un acento colombiano y un personaje tan atrapante como Pablo Escobar, fue algo más lo que me dejó hirviendo la cabeza y me empujó casi que violentamente a escribir este artículo: La Gran Mentira.

La serie de Netflix Narcos, relata el ascenso de Escobar a la cima del narco-colombiano, como jefe del cartel de Medellín, a comienzos de la década de 1980.
La serie de Netflix Narcos, relata el ascenso de Escobar a la cima del narco-colombiano, como jefe del cartel de Medellín, a comienzos de la década de 1980.

SPOILERS ALERT siempre quise escribir eso.  La gran mentira es el episodio 8 de la serie. El Patrón Pablo Escobar ¨acuerda entregarse¨ a las autoridades del gobierno, con la condición de ser recluido en una cárcel especialmente diseñada por él, en una situación más cercana a unas vacaciones autoimpuestas que a una privación forzosa de libertad. Cuando esto ocurre, Murphy maneja hasta la casa de Escobar para verlo con sus propios ojos. ¨Fue lo más cerca que nunca estuvimos de él. Y nunca me sentí tan lejos¨, reflexionaba en off, ¨Nos había derrotado porque estaba dispuesto a hacer lo que nosotros no. Los malos nunca siguen las reglas. Y quizás por eso ganan.¨

A medida que avanzaban las líneas y mis neuronas entraban en aparente cortocircuito no podría dejar de compararlo con la relación entre el Joker (específicamente el de Heath Leadger) y su relación con Batman. La paradoja de la fuerza imparable: ¿Qué pasaría si una fuerza imparable chocara contra un objeto inamovible?

La serie Narcos cuenta con 10 episodios en Netflix, desde el 28 de agosto de 2015; y está protagonizada por Wagner Moura, Joanna Christie, Maurice Compte, Boyd Holbrook, Pedro Pascal, Stephanie Sigman y Ana de la Reguera.
La serie Narcos cuenta con 10 episodios en Netflix, desde el 28 de agosto de 2015; y está protagonizada por Wagner Moura, Joanna Christie, Maurice Compte, Boyd Holbrook, Pedro Pascal, Stephanie Sigman y Ana de la Reguera.

Desde el punto de vista físico tal cuestionamiento tiene una respuesta basada en que si existe en el universo tal cosa como una fuerza imparable, no podría existir un objeto inamovible y viceversa. Se anulan entre sí.

Desde un punto de vista más metafórico representa el conflicto entre el bien y el mal. El conflicto moral que, muchas veces, detiene a los que defienden lo primero contra la ausencia de límites de quienes actúan de acuerdo a lo segundo.

En el caso del Joker y Batman era la incapacidad de Batman de eliminar definitivamente al Joker, por un sentido de moralidad filosófica (I), y al mismo tiempo la negativa del Joker a hacerlo por encontrar en el Caballero de la Noche su razón de ser. ¨No vas a matarme por algún sentido inadecuado de moralidad. Y yo no te asesinaré porque tú eres muy divertido. Creo que nuestro destino es hacer esto eternamente.¨

Ahí es donde entra Murphy y su necesidad de acercarse a Escobar. Él rompió el código, saltó las reglas que lo separaban de Escobar. Trascendió a niveles que un defensor de la justicia (por ejemplo, Batman) nunca se atrevió a llegar. Sacrificó ideología y valores éticos y morales para hacer triunfar al bando que el defendía como el más bueno y justo para todos.

Son dos formas de enfrentar una misma dicotomía a lo mejor mucho más compleja como para resumirla a una serie de narcotraficantes o a una trilogía de un héroe misterioso obsesionado con murciélagos. Pero me pareció que cualquier serie capaz de plantear un dilema de este tipo y tenerme quemando pestañas por el mismo, merece que espere con ansias su segunda temporada.

En cuanto a la conclusión final sobre esta paradoja, supongo que me queda la de Murphy al cierre de la primera temporada: ¨Escobar había dicho una vez que prefería una tumba en Colombia que una cárcel en Estados Unidos. ¿Y saben qué? Por mí está bien, hijo de puta¨.