[sharify]

Este sistema arcaico de seguimiento de expedientes que, hasta ahora, es utilizado en la Municipalidad de Asunción, nos da cuentas claras de la nula capacidad de los sucesivos gobiernos municipales. Los mismos que nos están llevando al atraso con su poca capacidad de dar respuesta. Escenario triste para una institución tan necesaria, como lo es el Gobierno de la ciudad capital de la República del Paraguay.

Así, el seguimiento de un simple expediente de corrección en la liquidación del tributo sobre tasas especiales, se puede convertir en un tedioso y tortuoso camino –a muchos contribuyentes les sucede que, de pagar una suma por tasas especiales, en el día menos pensado, viene la factura por los mismos servicios, como si fuere un gran generador de basura- a partir de allí comienza el calvario.

Por cada reclamo que haga usted, señor contribuyente, se generará un nuevo expediente, y al final de año, podrá tener dos, tres o más expedientes, por el mismo motivo, y sin visos de alguna solución. Cuando el problema de fondo es que a usted le facturan como Gran Generador de Basuras. Lo que usted le pide es ir a verificarlo, corregir el error y cobrar las tasas normalmente, en el precio que se cobra a cada vivienda familiar.

Pero este problema, dura, a veces todo un gobierno municipal. Y la gran pregunta es, ¿quién sale perdiendo? Sí, el contribuyente. Por las angustias que pasa por no poder ponerse al día con sus tributos. Pero también la Municipalidad, que por su in-eficiencia, no logra cobrar a ese contribuyente que espera que su expediente sea revisado y su caso solucionado, para poder ponerse al día. Casos como este hay miles.

[quote align=’left’]En otros países, han implementado procesos electrónicos que responden a la rapidez y la eficiencia, y esto guarda relación directa con el respeto al tiempo del contribuyente[/quote]Y ni hablemos de los expedientes de profesionales que aguardan habilitación para algún proyecto, produciendo inclusive, daño patrimonial al profesional y a toda la cadena de producción; empezando por el contratante y hasta el último albañil. Cualquiera sea el motivo, el expedienteo, se ha vuelto un calvario.

Y a estas alturas esto es realmente inadmisible. En otros países, han implementado procesos electrónicos que responden a la rapidez y la eficiencia, y esto guarda relación directa con el respeto al tiempo del contribuyente. Sin ir lejos, en algunas ciudades locales, como Villarrica, lo han hecho. Lo único que nos falta, en Asunción, es voluntad política de implementar y transparentar.

Es imperioso que en nuestra Municipalidad, gobierno de la ciudad de Asunción, lleguen los adelantos de la modernidad y pasemos a un sistema informático que nos permita revisar nuestro estado de cuentas desde la comodidad de nuestra computadora, y que el Internet sea utilizado para seguir nuestros expedientes, para poder pagar en línea, en los bancos o en donde nosotros escojamos. Asimismo, es imperioso que nuestros pedidos de autorizaciones o permisos municipales sean otorgados en el día, y bajo responsabilidad del solicitante. Así como que los centros comunales funcionen en línea con la central.

No es mucho pedir, no es mucho para prometer. El desafío es lograr la voluntad política que lo pueda implementar cabalmente.