Actualidad

Maud Lewis: la gran artista que llegó a la Casa Blanca

Maud Lewis fue la revolucionaria pintora de arte folclórico más conocida en Canadá y EE.UU, sus obras obtuvieron tanto impacto que conquistó al mismísimo Richard Nixon, ex presidente estadounidense, este compró dos cuadros para decorar la Casa Blanca y coronar así a Maud como una de las pocas artistas que llegó a la casa más importante de América.

La historia de Lewis no fue fácil, nació en marzo de 1903 en South Ohaio, Canadá, Sufría de artritis reumatoide desde el comienzo de su adultez, deformó sus manos, piernas y espalda, pero no impidió que se quedara con su gran sonrisa y su talento para pintar.

Desde pequeña bajo influencia de su madre aprendió a pintar en acuarela tarjetas de Navidad y venderlas por 25 centavos. Sus padres murieron cuando ella tenía 32 años, su hermano la despojo de la casa de sus padres al venderla y se fue a vivir con una tía llamada Ida que vendió a su hijo luego de haber nacido, dejando así a Maud sóla.

Luego de unos años, en 1937 conoce a quién sería su futuro esposo, acepta un trabajo de limpieza con residencia incluida para un hombre de cuarenta años, Everett Lewis con quien pasó toda su vida.

La casa que compartían la convirtió en un improvisado estudio, utilizó las paredes, los cristales de las ventanas, el suelo, las escaleras, todo lo sello con sus lienzos, la casa se volvió una obra de arte que hoy se conserva en el museo de Galería de Arte de Nueva Escocia, en Halifax.

Maud a pesar de su artritis seguía trabajando, la enfermedad atrofio su cuerpo, por eso sus cinco obras que no estuvieron pintadas por su casa fueron en formato pequeño 20×25 centímetros. Su casa fue tan llamativa por sus colores y formas que los turistas se acercaban a la cabaña para conocer a la artista y comprar sus cuadros.

En 1964 se hizo famosa por un artículo publicado en la revista de Toronto Star Weekly, un año más tarde en 1965, apareció en un programa de televisión de la CBC Television fue ahí que el entonces Presidente Richard Nixon conoció sus obras y las adquirió por más de $16.000 para la oficina de la Casa Blanca.

En julio de 1970, a sus 67 años Maud contrajo pulmonía y falleció. En 1984, la cabaña de la pareja fue comprada por la provincia de Nueva Escocia y quedó como la galería de arte local de Maud Lewis. En Marshalltown y en su lugar original, se construyó una réplica en acero, diseñada por el arquitecto Brian MacKay-Lyons.

En el 2017, una pintura de Maud, Retrato de Eddie Barnes y Ed Murphy, pescadores de langostas, fue hallada en una tienda de objetos de segunda mano en Ontario y se vendió en subasta por 45 mil dólares.

En 1996 se lanzó el primer libro sobre su vida, titulado La luminosa vida de Maud Lewis, del escritor Lance Woolaver. National Film Board of Canada le dedicó tres documentales. El film Maudie, el color de la vida de 2016 protagonizada con Sally Hawkins y Ethan Hawke, dirigida por Aisling Walsh, ganó siete importantes premios.