[sharify]

La lucha estudiantil y la manifestación en la Universidad Nacional de Asunción (UNA), continúa. Es menester hablar un poquitito de lucha estudiantil en América Latina. Las mismas nacen con influencia desde Europa, bajo dos ópticas distintas: una, la que busca una mejora en la educación y el estudiantado; y dos, las que son respuesta directa a injusticias sociales en el momento histórico de los hechos.

“La juventud universitaria latinoamericana ha tenido una actuación determinante en los diversos momentos históricos del continente, desde la Reforma de Córdoba hasta la generación de la protesta y la revolución. La lucha por la autonomía de la educación pública y por la participación estudiantil en el gobierno ha sido significativa en la historia del movimiento estudiantil. La participación estudiantil en consejos o claustros universitarios se remonta al siglo XIX” escribe Lidia Beltrán en “El movimiento estudiantil latinoamericano, sus tradiciones de lucha. Una mirada desde el pensamiento de Rodney Arismendi”.

Fuerza joven como característica de estos movimientos. Fotografía: Male Bogado.
Fuerza joven como característica de estos movimientos. Fotografía: Male Bogado.

El Movimiento Estudiantil o La Fuerza Estudiantil es sobre todo, joven, de espíritu libertario y con objetivos en pos de las reinvindicaciones sociales y el cumplimiento de la justicia y la equidad de los pueblos.

En Latinoamérica en los siglos XX y XXI se ven más victorias que derrotas, ya que tienen por característica la acción colectiva, la participación, y sobre todo, gobiernos corruptos (absolutistas y opresores) a quienes reclamar e imponer justicia de forma histórica. Chile, Argentina, México, Colombia, Uruguay, Venezuela, y Paraguay son ejemplos claros de luchas y movimientos estudiantiles hoy día activos.

[title]Algunos Movimientos Estudiantiles en Latinoamerica[/title]

– Reforma universitaria 1918 (Argentina): Estudiantes de la Universidad de Córdoba declararon huelga general el 31 de marzo de 1917, para exigir reformas que modernización y democratización de una antigua universidad en donde aún se mantenían características elitistas. El 15 de julio de 1918 se logró el objetivo. Mediante decreto de reformas que atendía los reclamos de los estudiantes consiguiendo autonomía universitaria, ingreso sin restricción, cargos vía concurso público, reconocimiento de persona a los centros estudiantiles y participación activa de los universitarios.

– Noche de los Lápices (Argentina): Represión a la fueron sometidos varios de la Unión de Estudiantes Secundarios, UES, rama estudiantil del peronismo revolucionario. Este grupo consiguió en su lucha, el descuento estudiantil en el pasaje de autobús. El 16 de septiembre de 1976, fueron secuestrados diez estudiantes (todos menores de 18 años), que en su mayoría hacían parte de este grupo, a los que además torturaron y asesinaron. Cuatro de ellos sobrevivieron.

– Movimiento estudiantil 1968 (México): Fue convocado por el Consejo Nacional de Huelga y nació con los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, y del Instituto Politécnico Nacional, IPN, sin embargo se unieron jóvenes de otras universidades, obreros, amas de casa, profesores e intelectuales, quienes salieron a las calles de manera pacifica para protestar por la crisis económica y el autoritarismo. El 2 de octubre de ese año, en la Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco en el centro de Ciudad de México, fueron asesinados por francotiradores del ‘Batallón Olimpia’ y otros militares, entre 200 y 1500 estudiantes, aunque el número de muertos aún se desconoce, esa es la cifra que dan algunos investigadores, mientras los sobrevivientes fueron apresados y torturados.

– Reforma universitaria (Chile):La laucha estudiantil tiene historia desde 1920 en Chile, sin embargo entre 1967 y 1973 se produjo una lucha más marcada en busca de la extensión y autonomía universitaria, impulsada por el movimiento de protesta estudiantil. Durante esa época se consiguieron reformas en la cultura académica y muchas veces cogobierno de las universidades, sin embargo fue una lucha larga durante la cual el gobierno de Augusto Pinochet creó una contrarreforma, intervino militarmente en la universidades y muchos jóvenes fueron perseguidos, detenidos, torturados y desaparecidos.

– Movimiento Estudiantil 2011-2013 (Chile): Tras el retorno a la democracia, estudiantes universitarios y escolares han realizado una serie de manifestaciones en distintos lugares del país, rechazando el sistema educativo chileno, que es financiado solo el 25% por parte del Estado y que no ha cambiado desde la dictadura de Pinochet.

Ayotzinapa 2014 (México) : Ayotzinapa no es un caso aislado en México, es la manifestación viva de la criminalización y aniquilamiento de los movimientos estudiantiles y proyectos educativos populares que se han gestado en América Latina durante todo el siglo XX y hasta nuestros días.


– “UNA no te calles” 2015 (Paraguay): si bien los acontecimientos empezaron a tomar giro desde las investigaciones del Diario UltimaHora de Asunción, Paraguay. La misma tomó fuerza desde la convocatoria y Manifestación Estudiantil en plena primavera paraguaya, con simbolismo joven. Los Estudiantes salieron a las calles exigiendo mejor educación y mayor inversión,  y transparencia, ya que los hechos de corrupción y malversación de fondos afectan a casi todas las autoridades, mandos, y secretarias de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) y el MEC. La fuerza estudiantil y la medida de fuerza han logrado hasta el día de hoy apartar del cargo a varios rectores y la Fiscalia ha dispuesto 12 equipos de trabajo para hacer seguimiento a las investigaciones. “Primero la UNA, después el Congreso” rezaban los mensajes de varios carteles en el Rectorado de la Universidad Autónoma de Asunción.

Si bien estas luchas generalmente tienen rumbo incierto, en Latinoamérica se ven uniones de estudiantes, y clase trabajadora a lo largo de su historia para forjar la fuerza estudiantil. Una fuerza, al fin y al cabo, ciudadana, en pos de la esperanza en una latinoamerica bañada en corrupción, injusticias, y atropello a los derechos humanos.