Actualidad

“Mangoré ya es de todos”

Como un “acto de justicia” calificó Margarita Morselli, directora del Centro Cultural de la República El Cabildo, al descubrimiento de un busto de Agustín Pio Barrios “Mangoré” en la sede del Teatro Municipal Ignacio A. Pane de Asunción, durante un acto que tuvo lugar en horas de la mañana de este miércoles. Oficiaron de anfitrionas: la directora interina de Cultura de la Municipalidad de Asunción, Carla Da Costa, y la directora del Teatro Municipal, Margarita Irún.  También estuvieron presentes en el acto, realizador de la obra, Juan Gilberto Núñez; Ana Martini, directora de la Casa Bicentenario de las Artes Visuales; Osvaldo González Real, director de la Casa Bicentenario de la Literatura , Xiomara Valerio, diplomática de la República Dominicana, y Luis R. Vera, director de la película “Mangoré por amor al arte”.

La donación de la obra se realizó en el contexto de un acuerdo realizado entre la Fundación “Luces y Sombras”, que preside el escultor dominicano Juan Gilberto Núñez, y el Centro Cultural de la República El Cabildo. “Que vaya mi agradecimiento muy especial al artista Juan Gilberto Núñez , quien desde que lo conocí está bregando por afianzar los lazos entre República Dominicana y nuestro país. Es reconfortante saber que Mangoré estará irradiando a todas las personas que frecuentan este teatro. Este acto de justicia responde a un clamor del pueblo paraguayo”, expresó Margarita Morselli, directora general del CCR El Cabildo. Gilberto Nuñez es autor de la primera estatua de Mangoré, se inauguró en Santo Domingo, capital de República Dominicana, en una plaza bautizada con el nombre del músico, ubicada en el Parque Iberoamericano de Santo Domingo. La segunda, de tres metros de altura y realizada en fibra de vidrio, fue descubierta en la ciudad de San Juan Bautista, en el Departamento de Misiones, localidad natal de Mangoré. La tercera escultura de cuerpo entero está proyectada para ser descubierta en la céntrica Plaza Uruguaya, el próximo 15 de agosto con motivo de la festividad de Asunción.

La directora interina Carla Da Costa, señaló como un “resarcimiento simbólico que Mangoré por fin pueda pisar el Teatro Municipal”, en referencia a lo que varios investigadores refieren que al célebre guitarrista le había sido negada la posibilidad de un concierto que finalmente se realizó en la Plaza Uruguaya ante numeroso público. Agustín Pio Barrios brindaba de esa manera su último concierto en tierra guaraní. Margarita Irún, directora del Teatro Municipal, agradeció el gesto en nombre del intendente de Asunción, Mario Ferreiro. “Nos sentimos honrados hoy al contar con la presencia del alma y la esencia del maestro Mangoré”, recalcó.

“Mangoré tiene un fuego que debería movilizar a todos los paraguayos. Hoy es un día muy importante para el Paraguay, porque se reivindica a uno de los personajes más importantes de la historia de este país”, destacó, a su vez, el escultor dominicano.

La titular de la Dirección Nacional de Propiedad Intelectual, Patricia Stanley, manifestó que las obras de Agustín Barrios ya cayeron en dominio público. “Las obras están protegidas durante la vida del autor más setenta años después de su muerte. Es por eso que cayó en dominio público y hoy podemos decir que realmente Mangoré ya es de todos”, explicó. “El Estado paraguayo es custodio de que esa obra no sea perjudicada ni alterada. Me parece muy importante que se haya instalado aquí su imagen como una reparación histórica de todos hacia un grande”, puntualizó.

[title]Mangoré – Artista Universal[/title]

Nacido en 1885, Agustín Pio Barrios, quien después adoptaría el sobrenombre de Nitsuga Mangoré en honor a sus raíces guaraníes, llevó su música a países como Venezuela, Dominicana, Brasil, México, Argentina, Uruguay, Cuba y otros, hasta que falleció en El Salvador en 1944. Desde entonces sus restos reposan en la ciudad de San Salvador, en una tumba que fue declarada monumento nacional en 1950. El gobierno paraguayo reclama su repatriación para que descansen en un museo en su ciudad natal.

En el libro “Mangore – vida y obra de Agustín Barrios” de Sila Godoy y Luis Szarán, se menciona que en enero de 1925, la comisión directiva del Colegio Nacional solicitó a Barrios un concierto para el Centro Estudiantil. El artista gentilmente aceptó y se dispuso a participar, dejando a los jóvenes la organización del local y el acto. Los jóvenes solicitaron el Teatro Nacional. Sin embargo, les fue negado. Ante la imposibilidad de acceder al local, finalmente el concierto se realizó en la Plaza Uruguaya, en el que colaboraron sus amigos para erigir un improvisado escenario de tablas.

Apenas iniciado el concierto, el público se avalanzó por verlo de cerca, lo que peligró la estabilidad del frágil escenario, por lo que Barrios bajó, antes de que se desplome. Esa noche Barrios viajó en tren hasta Posadas, Argentina, con lo que sus amigos lograron juntar para pagar el pasaje. Desde ahí se trasladó luego al Uruguay.