Actualidad

¿Malena Pichot, posta?

(Por Camila Rodríguez) La tildan de feminazi, como si fuera que para ella es ofensa, se burlan de su stand up, siendo que está basado en las burlas diarias de un sistema con poco aire para la mujer.

Una de las monologuistas de humor más espectaculares del escenario argentino. Escribe, hace radio, recorre teatros de toda Latinoamérica haciendo temblar las opacas bases de un patriarcado que va cayendo.

Malena empezó como una artista-humorista, se hizo conocida por sus videos de “La Loca de Mierda”, subidos en YouTube en 2008. Hizo Tv. Protagonizó y escribió Cualca, su spin off. Actualmente, la miniserie Jorge, Mundillo y Tarde Baby. Hace unas semanas estuvo por Asunción presentando Persona, repercutiendo opiniones en TV, radio, y diarios locales.

Pichot es reconocida por su lucha abrazando el feminismo desde el 2012, sus trabajos manifiestan su activismo en pro de los derechos de las mujeres. Algunos la toman como representante importante en este ciclo de revolución feminista, mientras otros la critican a causa de sus inusuales formas.

“El día que rompimos la televisión” fue el tuit que señaló el fuerte roce con Baby Etchecopar, donde la multifacética Pichot opinó “Mi salud me acompañe para poner otra botellita en el freezer para cuando fallezca”, haciendo alusión a la muerte del conductor, y sigue envuelta en polémicas desde que polemizó con Maju Lozano, en un móvil televisivo, la conductora decidió sacarla del aire por el comportamiento irrespetuoso que realizaron sus compañeros de Futurock detrás de escena, hasta Jorge Lanata escribió un artículo machista en contra de ella por el cual la actriz se defendió con un simple tuit.

Desde hace tiempo la comediante frecuenta el ojo de la tormenta. Lo más reciente que la hizo estar de vuelta en la boca del lobo, y no por su trabajo, fueron sus más de 140 carácteres donde expresaba “¿Te atendes con un ginecólogo hombre? ¿En serio? ¿Posta? ¿En serio? No, dale. ¿Posta? Todas las explicaciones de por qué se atienden con un varón ya me están dando ganas de vomitar”, escribió la humorista. El impacto de este mensaje llevó a muchas militantes del feminismo a analizar qué papel posee Malena Pichot en la lucha, entre comentarios como “A mí no me representa” y “Separemos el feminismo de la persona”.

Sin lugar a dudas, la artista y activista causa impacto en la opinión pública; ya sea, a causa de su respetable trabajo, o sus controvertidos virales en redes sociales.

Lo cierto y real, Malena Pichot lucha en nombre de sus convicciones. Se ha basado en su propia vida para construir su trayectoria. Sus polémicos tuits y reacciones han generado controversias a lo largo de su carrera, pero nada desmerita la calidad de su herramienta más importante: el pensamiento que va con el arte. Posta.