[sharify]

George Miller revive lo que arrancó hace treinta años atrás. La nueva entrega de Mad Max es demencial. Polvo, tierra, y fuego para todos. What a lovely day.

Mad Max Fury Road es salvaje, violenta, y en su paso atropella con gusto sabor a leche manchada con sangre a las pelis naifs de acción de hoy día. Pasa por encima de Rápidos y Furiosos y hasta se abre a cañonazos de las pelis de superhéroes entre chistes-salvar al mundo.

George Miller no da vueltas, no es una narrativa en un universo desconocido, sabe que pesa la historia de la saga y el simbolismo de la misma en el cine de acción y ciencia ficción. Arranca, directo a un sólo destino: el caos, ese entretenimiento diario, condimentado en Fury Road de velocidad y chistes gore.

mad max fury road

Tom Hardy le da el adiós definitivo a aquel Max encarnado por Mel Gibson. Su compañera Imperator Furiosa en Mad Max Fury Road es Charlize Theron, la película sin ella, iba a ser una película más de balaceras en desierto con tetosterona hasta en la falta de agua. George Miller centra la historia en ésta nueva entrega sin ir muy lejos: el típico villano-dios de un pueblo a sus pies sin saber que es la libertad, en un mundo de dos bandos: los que viven, los que mueren.

mad max fury road1

Uno de los aportes más altos, ya contemplando, por ejemplo, solamente los nombres de los personajes, o la música-opera mix que llega siempre en momento justo, es el aporte aquel en donde el feminismo se hace hueco entre tantas balas-ruedas-autos-desierto. El aporte de vida, viene en la representación de la mujer-la semilla-la esperanza. ¿Acaso estará jugando George Miller con un futuro de matriarcado, o es sólo un chiste como toda la locura del universo Mad Max?

Mad Max Fury Road es una parábola social, una espectacular forma demostrada del cine acción-ciencia ficción sin recursos pelotudos utilizados hoy día en las cintas de superhéroes o de autos a todo motor, y además, es una demencial forma de encarar al público adulto en el cine para adultos: entretiene, y te da conversa para la ronda de cerveza, ya sea en el bar o en el manicomio más cercano.