ArticulosTop

Sueño de una noche de verano: Luna de Cigarras en el Madrid International Film Festival

Ni los 40 grados de la tarde madrileña ni las distancias geográficas aminoran nuestra ilusión y compromiso creativo al apoyar esta función de Luna de Cigarras en el marco del emergente III Madrid International Film Festival.

Metro Avenida de América. Hotel NH, Sala 2 del MIFF. La sonrisa de Juan Vicente – compatriota amante del cine- nos recibe. Y un cartel anuncia el cambio de horario y sala. Ipso facto, vamos avisando a amigos y colegas -por redes digitales y programas radiales latinos-. El cambio inesperado facilita la asistencia de paraguayos residentes en la Comunidad de Madrid. Provenientes de Madrid capital, Leganés, San Fernando de Henares, San Lorenzo del Escorial y Villanueva del Pardillo, el sueño es compartido esta noche de verano: disfrutar cine made in Paraguay.

Apoyar a nuestro equipo, a nuestro equipo-país, es la consigna tácita que se respira en el hall antes de entrar a ver la película. La sala se llena de compatriotas y de profesionales participantes del MIFF. Muchos la vemos de pie. El aforo completo, un martes de tarde, es un indicador cultural significativo. Las risas de los espectadores, desde el inicio, son la clara respuesta a la propuesta de humor y a la musicalidad del guaraní. Para muchos realizadores, productores y distribuidores del festival es un grato descubrimiento, que acaba –o empieza, quién sabe- con un bravo y un largo y cálido aplauso al final de la proyección.

Javier Enciso, nominado al Premio de Mejor Actor Protagonista responde a las preguntas del público al acabar el pase, pone en contexto la película y el proceso, y adelanta el próximo proyecto, que desde ya busca inversores, recursos y cómplices, un largo de ficción llamado El supremo manuscrito, un particular homenaje a Roa Bastos.

Acompañan el acto el Cónsul de Paraguay en Madrid y funcionarios del cuerpo diplomático, la revista Ñandutí y el programa de TV Diario de Inmigrante, que se emite por HATv y Paraguay Tv. Y, sobre todo, la alegría y las ganas de más, más cine nacional, más cine made in Paraguay.