[sharify]

El Rakiura volvió a llenarse de color en esta segunda edición del Life in Color, donde alrededor de unas 19.000 personas disfrutaron con la nueva temática Big Bang: la creación del color. El evento corrió bajó la producción de G5Pro, con el apoyo de Personal. Emilio Lopez y Juanma Cespedes, los ganadores del contest challenge, fueron los encargados de empezar el warm up de la noche, seguidos con un impecable y enérgico set del Resident de Velvet, DJ Rod.

Ya se iba llenando la pista cuando le tocó el turno a dj Pasto con un set de house que iba subiendo el ánimo a la gente que ya se encontraba en su pico máximo cuando tomo las consolas Guille Preda.

A las 23:00 horas sube el Resident del Life In Color, el neoyorkino David Solano, con un poderoso set de electro house que hizo sacudir a todos los ravers, que bailaban mientras que fluía la pintura no solo desde el escenario sino 360º alrededor de la pista.

Fotografía: Cortesía Brahma.
Fotografía: Cortesía Brahma.

Luego le tocó el turno a Borgore, uno de los djs más esperados de la noche que sorprendió al público al inicio de su presentación saludando con “Japoro’u Paraguay” y empezando con su potente set de dubstep que hizo saltar hasta a la última persona del paintzone.

Tras 1 hora de éxtasis para los amantes del bass y los sonidos fuertes, sube el dúo holandes W&W, pisando suelo paraguayo por primera vez con un set más melódico y armonioso, que invitaba a bailar a todos los presentes.

Fotografía: Cortesía Brahma.
Fotografía: Cortesía Brahma.

Faltaba un poco para las 3am y le tocaba el turno de tomar las consolas a Steve Aoki, quien abrió su show con un impresionante despliegue de lasers que hizo delirar a todos sus seguidores con el cual empezaba a presentar los temas de su nuevo material Neon Future. La energía que emanaba su set llegó a su pico máximo cuando se dispuso a buscar voluntarios para recibir sus ya característicos “tortazos” o personas que quieran dar un peculiar paseo en sus botes inflables sobre el público. No podía faltar el hit “Persuit of Happiness” que la gente coreaba a viva voz mientras disfrutaban del show de fuegos artificiales con el que iba despidiendo su set.

Fotografía: Cortesía Brahma.
Fotografía: Cortesía Brahma.

Pintura, sets de primera para todos los estilos, tortas, selfies de los artistas con el público y paseos en bote; una combinación que hasta los no tan fanáticos del EDM pudieron disfrutar; con eso, se cerraba una edición más del Life In Color, despidiéndose hasta el año que viene de sus ya asiduos espectadores.