Videojuegos

Día del gamer: estoy enamorado de mi support ¿qué hago?

Tengo casi 30 años, la barba gastada, ojeras ruidosas, admito que a veces, ninguna “habilidad” del mundo real me llena tanto como destruir torretas enemigas en League of Legends. Es día del gamer, les quiero compartir algo, de ese otro mundo, en donde las batallas se pueden ganar en equipo. Sería como un lugar en donde se siente mejor la victoria: si tu novia es tu compañera en el juego, mejor.

¿Pero no están grandes ya para esas bobaditas, los jueguitos, esos traumas de niños? Bancá, superdotado maduro , éste post no es para vos y tenes toda la libertad de darle cerrar a la pestaña -o darle alt+f4-.

No es solamente un jueguito. Son tácticas, estrategias, las mujeres saben de eso. Admitamos, el hombre se desordena y lo único que hace es ir para el frente sin importar con quien se encuentra. De mi novia aprendí -no, no soy gold ni uno de los más pros en mi país ni mucho menos-, acá, recordemos, estamos hablando de jugar en pareja, con esa persona que elegiste para que te aguante a la mañana, a la siesta, a la tarde, a la noche. Continuando, aprendí a ordenar la defensiva y la ofensiva (solemos ir duo en bot; yo, Jinx, ella, Lux), aún falta bastante para afinar pero no perdemos de seguido como antes, es más, hasta tenemos rachas de victorias (sí, soy un nene jajaj) ¿Pero a qué se debe?

Confiar/coordinar. La confianza, así como en la vida misma, en los juegos online, también. Confiar la línea/carril es mucho (si se pierde una de las tres líneas, el equipo entero puede perder la partida), jugar a dúo, lo es más, se debe coordinar bastante. Si coordinar viene con un beso en la mejilla, muchísimo mejor. Confiar en la jugada que podría generar el soporte, no solamente el carry, es muy importante. Así como confiar a la hora de cocinar, o confiar en lo que va pedir de delivery para comer -o confiar el control de la tv para hacer zapping-. Confiar, también en los consejos y la experiencia. Confiarse sueños, metas, también es una jugada en equipo.

Tener paciencia. La paciencia y la tolerancia son jaqueca en sociedades sin tiempo como la actual. Tener paciencia para acompañar el crecimiento y habilidad del otro, en sus días malos, en los buenos, posiblemente, sea la mayor señal de que los “jueguitos” no son solamente jueguitos. A veces, te jugás todas las emociones de una vez, en un momento determinado, donde si sólo se admite atacar, se ataca, si se admite defender, se defiende, si no se admite el horizonte, se banca, se espera de forma paciente, más allá de la ansiedad del momento.

Jugarse. Un equipo en lol está compuesto, básicamente, de tres carriles atacando los carriles rivales, acompañado de un jugador más libre para apoyar los carriles, el jungla. Hay momento de la partida en donde se debe dejar atrás tanto el puntaje actual de ambos bandos, como la build -las herramientas que potencian la defensa y el ataque-, a veces, uno tiene que jugarse por su carrilero, su soporte, su equipo completo, hasta si va perdiendo, a veces, das la vuelta un resultado de forma inexplicable. Como con estar de novios, dejar atrás varias cosas del pasado, jugarse en ese momento, cuando le mirás a los ojos y sabés que querés ver ese brillo en los ojos de la persona indicada sin dar pié al “¿Qué hubiese pasado si…?”. Jugarse, punto.

No. En este post no te estoy diciendo que dejés todo lo que hacés en la vida por una “chica gamer” (no, jugar en smartphone no te hace gamer jajaja), lo que quiero decirte es lo siguiente: la sociedad nos acostumbró a seguir algunas reglas que son socialmente admitidas, pero hay batallas que se ganan de otra forma, hasta con otras estrategias, más allá de las establecidas por los más grandes jugadores dentro de la misma -asi como en League of Legends, donde ni el más grande ejemplo de equipo mundial puede continuar con la misma estrategia todo el tiempo, debe probar nuevas formas de hacerlo, o descubrirlas en el camino-.

Atenderse. En medio de una partida, así como, por decir, en el fútbol, también existe el cansancio, el gasto de vida y de maná -de tensión, de no saber por donde va a venir el equipo contrario-, pero los detalles pueden contar bastante: la mirada, el tono de voz, la última palabra en el chat, el te quiero, el discúlpame, el todo va a estar mejor, el “sana sana colita de ranita”, las señales en el mapa, el buen día y el buenas noches. Lo digo yo, un desordenado mental (ajaj), hay cosas que funcionan más allá de los “jueguitos”.

league-of-legends-dia-del-gamer

Divertirse. Vamos, no es fácil ni “cómodo” para los que no juegan admitir que existimos en su mesa o ronda de cerveza. Imáginate dos personas. Todos hablando del último chusmerio en whatsapp, del nuevo baile del caño, de la última pelada pública, ella y yo de… “La ulti de la vez pasada ¿Te acordás?”. Bueno, miradas raras en la mesa, cada quien en lo suyo. Todos se despiden, como pareja normal nos vamos a ver una peli, para luego, ya saben… jugar toda la madrugada.

Como toda pareja, existen días buenos, días malos, esa diversión desde “adentro del jueguito”, también se potencia de otras formas en ésta dimensión: hacerse chistes, soportar al otro, mimarse, atender lo que se dice hasta sin decir, darle ánimos para que siga y siga -darse mimos también es atender la salud de la persona con quién estás: tomar agua, comer a hora, etc-.

A veces, se pierde, entonces queda saltar ese obstáculo volviéndolo a intentar, perfeccionándose en la jugada o el siguiente movimiento; a veces, putear también está bien, aunque no sea deportiva-mente admitido -ella sabe putear en más de dos idiomas, hasta sus puteadas me gustan-.

Lo que sí, en el día del gamer quise compartir ésto con uds, ahí vienen después los trolls a hablar de ñoñeadas, de chicos trauma, o lo que sea. Si quiero decirles en un día como hoy que, a veces, la vida misma se resume en jugarse, divertirse, hacerse personas, aceptar al otro, confiar ¡Y romper el nexo enemigo, romper los miedos y las barreras! sin descuidar el aprendizaje de las derrotas.

Este niño grande categoría bronce, ahora mismo tiene que terminar otras cosas/misiones, como en todos los juegos. En ésta dimensión y en La Grieta del Invocador, la partida continúa.

Gracias Lux por la magia -te amo GG-.

Hasta la próxima, gamers.