ActualidadSaludTop

¿Las paraguayas abortan?

(Por Lucero Martínez) El controversial debate sobre el aborto en Paraguay nos lleva a una búsqueda real sobre el tema, ¿las paraguayas abortan?. Nace esta duda para saber el testimonio de mujeres auténticamente paraguayas que decidieron declarar su verdad referente al tema.

Los hospitales públicos atendieron sólo en el 2014 a casi 9.000 mujeres por complicaciones en el aborto, éste número excluye a los casos que se atienden en sanatorios privados o en el Instituto de Previsión Social (IPS), es decir, la cantidad es mucho más.

Por supuesto que en esas cifras tampoco incluyen los datos de mujeres que decidieron interrumpir sus embarazos sin ninguna complicación, ya que esto es un delito con penas de cárcel, salvo que, la vida de la mujer corra peligro. Solamente un caso es reconocido, en el año 2011 una mujer y su pareja pidieron la interrupción de su embarazo porque su vida estaba en riesgo y el IPS accedió ya que sólo para esos casos el aborto es legal.

Ninguna situación se compara con otra sobre las mujeres que deciden abortar, pero todas coinciden en lo siguiente: “a la hora de tomar esa decisión, se vuelve muy complicado buscar ayuda ya que deben hacerlo lo más discretamente posible con las personas y más aún con las clínicas que lo primero que hacen es consultar si la fuente que llevó a esas mujeres es confiable”.

A pesar de la clandestinidad, las clínicas cuidan todos los detalles, desde los estudios previos hasta los cuidados luego de la atención quirúrgica, la cual, no dura más de 10 minutos; pero sí el costo es bastante elevado por lo cual las mujeres en situación de pobreza no tienen acceso a una atención de “calidad” durante el procedimiento.

Contrariamente al riesgo del delito, las mujeres abortan y la ilegalidad da lugar a prácticas diferenciadas según la condición socioeconómica de la mujer y a la falta de información, lo que trae consigo consecuencias como la muerte de muchas de ellas por hacerlo en ambientes de insalubridad.

En el caso de las mujeres que decidieron abortar ya sea por cuestiones personales, económicas, entre otras, buscan que su decisión personal no sea un cuestionamiento ni un castigo social. La mujer tiene derecho a gozar de la libertad de decidir y no estar obligadas por la sociedad a ser madres solamente por la capacidad biológica que posee.

El aborto es una opción que puede prever completamente la muerte de las mujeres en gestación y que deciden interrumpirla, siempre y cuando se lo realicen en un ambiente regulado. Ver desde una perspectiva diferente, favorece a la empatía de vivir en sociedad.