Actualidad

Las aventuras de Sebastián Gaboto para llegar al Paraguay será libro

El Centro Cultural de la República El Cabildo y la Embajada de Italia en Paraguay invitan a la presentación del libro “Sebastián Gaboto”, del diplomático italiano Gherardo La Francesca, el próximo miércoles 2 de septiembre, a las 19:00, en el CCR El Cabildo, con acceso libre y gratuito.

El volumen, editado por Servilibro, contiene 74 reproducciones de mapas, documentos, láminas e instrumentos náuticos del siglo XVI y XVII, recogidas por el autor en Asunción, Buenos Aires, Potosí, Sucre, Las Palmas (Canarias), Roma, Génova, Venecia, Lisboa, París y Frankfurt. El lanzamiento estará acompañado por una exposición que sintetiza e ilustra su contenido en 28 paneles, que reproducen algunas de las imágenes más sugestivas de la obra, dotadas de breves textos explicativos. El próximo 11 de septiembre se presentará el libro en Roma, en el Festival de Literatura de Viajes promovido por la Sociedad Geográfica Italiana.

“Sebastián Gaboto. El primer italiano en el Paraguay. Historia de un viaje al corazón profundo de América Latina” es una lectura amena, que se presenta como una apasionante novela de viajes y aventuras, que hace que el lector pueda ponerse en los zapatos de Gaboto, cuya historia se narra en tiempo presente. Es, sin embargo, también el fruto de una paciente y rigurosa investigación bibliográfica y documental que, al decir de la historiadora paraguaya Mary Monte de López Moreira en su introducción al libro, proporciona “un valioso testimonio que ha de perdurar como un especial aporte a la historiografía paraguaya, regional e internacional.”

La historia sigue las diferentes escalas del viaje realizado por Sebastián Gaboto, quien, partiendo del puerto andaluz de Sanlucar de Barrameda en España Meridional, al mando de cuatro navíos –tras una parada en las Islas Canarias, que constituía entonces el último punto del mundo conocido–, se adentró en las aguas aún casi inexploradas del Océano Atlántico, pobladas, según leyendas todavía muy difundidas, por monstruos marinos y caracterizadas por aguas hirvientes, interminables calmas y repentinas tormentas violentísimas.

En busca de una nueva ruta a las Indias. El Emperador Carlos V había encargado a Gaboto que encontrase una ruta más rápida y fácil que la descubierta pocos años antes por Magallanes para alcanzar los ambicionados mercados de las especias en las Indias Orientales. Las noticias acerca de los míticos tesoros de El Dorado y la Sierra de la Plata recogidas en Pernambuco, en la costa brasilera, y la pérdida del navío insignia en los bancos de la Isla de Santa Catalina, lo indujeron a cambiar de objetivo. Gaboto entró en el Río de la Plata, remontó el Paraná-Paraguay, explorando también el río Uruguay y el Pilcomayo, pasando frente al lugar donde, siguiendo sus huellas, Juan de Salazar y Espinoza fundaría el Cabildo de Asunción ocho años después.

Durante su empresa el Capitán General y sus hombres superaron hambre, sed, enfermedades, sufrimientos inauditos, amotinamientos y sangrientos conflictos con las poblaciones indígenas locales, dadas, a menudo, a la antropofagia. Construyeron de la nada dos navíos capaces de remontar los ríos así como también el fortín de Sancti Spiritus, primer asentamiento europeo en la región, recientemente devuelto a la luz por una expedición arqueológica argentina.