ConciertosMúsica

Lady Gaga deslumbró en el Jockey Club de Paraguay

La gran bestia pop aplastó el Jockey club Paraguayo, 40.000 personas, espectacularidad y grandeza, Lady Gaga se presentó por primera vez en nuestro país en el marco del PersonalPop.

La diva pop, la reina pop, la alien pop, la sexy pop, la bizarra pop, es de aries, tiene 26 años, se llama Stefani Joanne Angelina Germanotta, nació en New York, en el 2008 titula un álbum como prediciendo su futuro: The Fame. La gira mundial The Born This Way Ball 2012 la sitúa en Paraguay, llega y saluda a fans a las afueras del hotel, y son sus monsters ya en el recinto conciertero arrancan un culto, dónde Gaga es la Madre Monstruo y Haus Of Gaga el altar de reverencia.

Diva, Lady Starlight, The Darkness hacen antesala al plato fuerte de la noche, plato fuerte que sin mediar palabras arranca a las 21.15hs y borra el recuerdo de quienes fueron los teloneros, ya que semejante acto que mixtura ópera, metal, rock, electro, glam, coreografía y sexo provocan demencia sin retorno a los instantes previos, ante semejante show las neuronas capaz y solamente quieran recordar una y otra vez la actuación de Lady Gaga: ese ser mitad humano, mitad alienígena, embajadadora intergaláctica de la industria pop del planeta Tierra que insta a las personas a aceptarse cómo son.

La música clásica se deja de lado, baja el telón de Haus Of Gaga, se ve a un arácnido digital steam punk (by Armani y Versace) sobre un caballo escoltado por una especie de milicia de otro planeta con altos rasgos de influencia de Ridley Scott, Lady Gaga empieza el show con Highway unicorn, se juntan las voces y gritos de los adolescentes que pretenden tener más edad para justificar lo bizarro de la noche y los grandes que pretendiamos ser adolescentes para justificar los bailes sin sentido y saltos de sudor que nos nacían.

Entender la trama de los actos o la narración del show de Gaga se hace imposible, Lady Gaga cambia de vestuario entre tema y tema, de repente nace de ella misma mientras habla un rostro gigante que es ella misma de nuevo y dónde ya iba sonando Born This Way; mensajes directos de independecia y amor libre se intercalan, por momentos parece campaña política pero no lo es, los aliens no quieren ser presidentes del Paraguay, sólo quieren invadir el planeta ya que tienen información suficiente sobre el arte, la música, y la moda. Esta alien formada en la comedia músical atrapaba al Jockey Club en su teatro tras emular un cunnilingus sobre tablas.

“Esta noche soy tuya Asunción” y la diva más transgresora que nunca se daba una palmadita en la nalga, era hora de armar paradoja entre el escenario medieval y las enseñanzas de la iglesia católica, sonaba Bloody Mary, Bad Romance, Gaga se contorneaba en el escenario junto a sus bailarines, seguía Heavy Metal lover y emulaba junto a una bailarina un coito sobre una motocicleta que recorría todo el escenario. A estas alturas ver parejas demostrando todo su amor entre ellas era normal como todo lo normalmente anormal en cuánto a delirio se refiere. “Soy ustedes” decía Gaga, los gritos se escuchaban cientos de metros a la redonda del Jockey Club.

“¡No me importa un carajo, ¡quiero que esta noche canten y bailen, y que mañana tengan la peor resaca de su vida!” Seguían los temas, Gaga bailaba, de repente sin sincronía entre el playback, la pista y sus músicos, ella sonreía, hacía lo que la convirtió en la diva pop, era solamente ella invitando a quien quiera a sumarse a su reino en baile, canto, gritos, baile, baile, baile. De paso, invitaba a 3 monsters al escenario que la acompañaron por buenos minutos en el castillo, You and I y el momento química y magia de la noche, lágrimas se hicieron presentes.

“Gracias Paraguay, te amo”, más de dos horas de show, más de veinte temas, Gaga fue humana, alien, política, motorista, asesina, vecinita hot, psicóloga, monja calentona, iluminada, bizarra, sexy, guía, gurú, famosa, del montón. Lady Gaga trajo el mayor show pop en la historia del Jockey, que los aliens humanoides vuelvan y nos invadan, la salvación está en aceptar lo que somos.

LITTLE MONSTERS.

lady-gaga-paraguay-jockey-club-personal-pop5

(Por @shiscake) Le gusta tomar cerveza, pasear por Asunción, es una Argentina suelta en Paraguay. Escuchó por primera vez a Lady Gaga a los 17 años, y Words le parece el mejor tema de Stefani Joanne Angelina Germanotta.

La adrenalina empezó al llegar al Jockey Club, eran las 8.30 AM y ya corría la noticia de que los 500 afortunados “Little Monsters” habían sido seleccionados para el sector Monster Pit. Con la decepción en la frente y sin pensarlo, intenté entrar e infiltrarme con ellos dos veces y no me salió. Gracias a eso gané un esguince de mano, moretones por todo el cuerpo y una entrada para sector Preferencial, cortesía de Producción.

Dicen que el show está hecho para disfrutarlo desde el Monster Pit, yo digo que esa clase de actuación se puede disfrutar desde cualquier sector. No importa donde estés ubicado, su presencia te pone la piel de gallina. No sólo es una gran artista, también es una gran persona, humilde y como todos nosotros, alguien que busca vivir a su manera. Mi apreciación del show va más allá de la música, el canto o el baile. Su discurso de tolerancia, aceptación al mundo y a nosotros mismo me va a quedar en la mente toda la vida. No hay satisfacción más grande, que aquella de ser uno mismo.

MAMMA MIA.

lady-gaga-paraguay-jockey-club-personal-pop3

(Por @pirisbel) Fotógrafa aficionada, twittera de pocos followers, dueña de Tell Mama. Un día del 2008 en el canal Sony vió una loca encima de una orca inflable y se hizo fan de Gaga, y el tema que más le gusta es Speachless.

Con la esperanza en declive después de enterarme que había gente acampando en el jockey (Desde el viernes) di un último pataleo y pasé por el jockey club a las 2:30 am del día lunes. Veo a Nohe Araya, y emocionada doy un salto del auto, corriendo voy junto a ella pero me resbalo y caigo en el asfalto, raspandome y golpeandome la rodilla, pero los little monsters ya estaban descansando como para intentar reirse de mi papelon.

Pregunto -¿Porqué número van?, -200! anotate ya! …esperanzada voy a casa (para mi suerte el jockey queda a un respiro de casa) me lookeo y llamo a mi amigo Guille Ojeda y le aviso que teníamos que ir ya al jockey por el tema de los números. A las 4am, lookeados y emocionados, las pilas cargadas, y a recorrer las cuadras para ver los looks, que realmente es lo que nos divirtió toda la madrugada, además de las famosas producciones fotográficas caseras que estabamos haciendo en la calle cedro. 6am nos empezamos a movilizar y formar la fila según nuestro número el cual llevabamos pintado en la mano. 7 am. fotógrafos por doquier haciendose de material de los little monsters más originales, yo escondida, mamá ya tenía suficiente con las fotos que yo iba alzando al facebook. Pero por lo que vi hoy, fotos del team que integraba con Andrea Benítez, David Friedmann, Guille Ojeda, Luich Lombardo, Betania Estrago y Silvia Llanes recorrieron internacionalmente en la prensa.

La emoción crece al ver a gente de producción con pinta de “gringos”. Iban de sector en sector a informar algo, no podíamos escuchar nada, solo a lo lejos un gringo inentendible por el griterio de los afortunados que estaban más adelante en la fila. Hasta que llegó a la nuestra, el gringo hablaba, el argentino que lo acompañaba traducía para nosotros “No gritar, no correr, no adelantarse, fila de dos, respeten los números” todos nos miramos felices “ya estamos adentro! no eligen el look” los gritos de ese momento solo fueron superados por los que emitimos a Gaga 13 horas más tarde.

Ingresamos puntuales a las 8am por la entrada de Platea y Vip ubicada en la calle Cedro. Una vez dentro nos ubicaron en cinco filas separadas por vallas, todos organizados por el número que nos colocaron en la mano a la madrugada miembros encargados del fanclub de Lady Gaga. El gringo nos da de nuevo ciertas direcciones “No pararse, ir al baño solo de a dos, no pueden salir, la producción les proveerá de agua y comida gratis, quien no cumpla con estas normas, queda descalificado!”

Ah, ya les comenté que estábamos creídismos en mi grupo, que nos elegían por el look, nos daban las pulseritas, nos ibamos a casa y volvíamos para la hora del show? A esa hora nos estabamos riendonos de nosotros mismos. Felices porque en Brasil y Argentina Gaga proveyó a sus little monsters de burger king haciamos chistes como “encima que compramos la entrada de 100mil gaga proveera de burger king, vivimos de la teta de Gaga”

Nadie respeto eso de quedarse sentados, y más vale, teníamos que estar ahí hasta las 16hs. habían solo dos opciones, dormir en la arena con piedritas, o recorrer. Era como un zoologico adentro, ya que una puerta con rejas daba adonde estabamos todos concentrados y los canales ingresaban hasta ahí para filmar lo que se vivía, me sentí como los pandas cuando todos los del zoologico y los canales esperan que copulen. Estabamos mirando nuestras fotos en las redes sociales y su repercusión, nos reíamos de los comentarios de que estabamos locos, que eramos satánicos, “tekoreí” leíamos en voz alta todos los comentarios, fue la diversión de la mañana.

A las 11:30am las mamis preocupadas ya nos llaman para ver que ibamos a almorzar, todos tranquilos respondimos que “Gaga provee”. Las siguientes horas puedo resumr así: 12:00 Hambre! 13:00 Hambre! 14:00 Hambre!

Creo que nunca sabremos que pasó con la comida, capaz haya sido el único error de productores de Lady Gaga en toda la gira que según mi opinión no creo que sea así, o la producción paraguaya, cada quien saque sus conclusiones y nadie acusa a nadie. El hambre nos venció, y terminamos rescostándonos y resignándonos, para ver a Gaga teníamos que sufrir, de a poco las voces se calmaban, el cansancio nos calló. Hasta que llegó el Gringo de nuevo con sus reglas “No correr, no gritar, atender las filas, ingresar de a dos” eran las 16hs. y con lluvia ya podíamos ingresar a la zona destinada a los monsters.

Era imposible que no te agarren las ganas de correr y sentir esa emoción en el estómago, como el día que vas con el merendero al preescolar, le decíamos chau al Auschwitz Pit e ingresabamos a nuestra zona. Una vez que todos ingresamos sentimos un alivio, a pesar de que a lo lejos parecía un lugar muy chico, resultó ser un lugar espacioso, donde todos podíamos movernos con facilidad.

Mentiría si digo a que hora empezó a tocar el grupo paraguayo Diva, todos apagamos nuestros celulares para ahorrar energía y aprovecharla con Lady Gaga, y no soy muy fanática de los relojes pulseras (no se leer la hora así cof cof).
Llegó Lady Starlight, puedo destacar que amamos las máscaras, los clásicos que interpretó, la sangre corriendo por la boca, el look y que a pesar de haber estado a punto de caerse se haya mantenido en su personaje.

La producción de Lady Gaga se encargó de mimar nuestros oidos con Tchaikovsky entre los shows, en el monster pit delirábamos hasta cuando pasaban por las pantallas la publicidad del perfume de Lady Gaga. The Darkness nos humedeció a todos para el show de Gaga (if you know what i mean) y terminado el show, empezaban las especulaciones.

“Dicen que Lady Gaga pasa por este sector, por eso la valla esta ahí” “Dicen que, después de esa publicidad ya comienza el show” “Dicen que cuando empieza ya no podemos ir al baño” Creí todo y cada uno de los “Dice que” como una criatura que cree en Papa Noel. Después de muchas especulaciones el telón cae, griterio, todos llorando, el “no puedo creer que voy a verle a Lady Gaga” y la entrada apocaliptica, enserio ese caballo/unicornio negro me dejó impactada, fue ahí donde pusimos a prueba nuestro sector, y si, fuimos privilegiados, gritábamos y corríamos alrededor de toda la zona siguiendo a Gaga y no tuvimos problemas en mivilizarnos, en bailar, llorar, abrazar al de al lado que era un completo desconocido y decir “¿Podés creer que estamos acá?¿Que Lady Gaga está acá”.

Durante todo el show no paré de ver personas emocionadas, llorando y gritando histéricamente. Por ratos me parecía simpático y después le encontraba a mis amigos llorando y se me mudaba la emoción, si, solté varias lagrimas, porque Gaga para nosotros no solo es música, moda, excentricidad, show, Gaga es una ideología, Gaga rompió todos los estereotipos de princesitas pop, y nos dió un empujón para que hoy seamos lo que queremos ser, para que te animes a estudiar fotografía, maquillaje, cine en un país como este, o que le digas a tus conocidos “soy Gay”, para que vistas y maquilles lo que quieras.

We dont give a fuck! I born this way, and kill that bitch.