EntrevistasPeliculas y SeriesTop

Beauty and the Beast: Dan Stevens protagoniza a La Bestia

El actor Dan Stevens hace de La Bestia, es también parte de la serie “Legión”, de Marvel, dirigida por Noah Hawley, que va este año en FX. Sus próximos proyectos incluyen el papel de Charles Dickens en The Man Who Invented Christmas y su participación en Apostle, de Gareth Evans, en la cual Stevens interpretará a un hombre que va en busca de su hermana desaparecida. También se lo verá junto con Anne Hathaway y Jason Sudeikis en el drama de ciencia ficción Colossal; en la comedia romántica Permission, junto con Rebecca Hall, y con Malin Ackerman en The Ticket.

Previamente, Stevens protagonizó el éxito de culto The Guest, Night at the Museum III, A Walk Amongst the Tombstones y Criminal Activities. Es conocido por su actuación como Matthew Crawley en la serie dramática ganadora de un Globo de Oro® “Downton Abbey”. Entre sus créditos de TV también se destacan “High Maintenance”, de HBO; “Sense & Sensibility”, “The Line of Beauty” y “Frankenstein”, así como papeles en los telefilms Maxwell y Drácula.

¿Qué fue lo mejor del papel de Bestia para Beauty and the Best?

Es un gran reto transformar una querida película animada en 2D a una historia más humana en 3D. Pero es una gran historia con grandes personajes, así que me emocionó mucho (y también a mi esposa y mis hijos). Además, me gusta que la película sea una mezcla entre lo real y lo virtual. Obviamente hay una pantalla verde y algo de animación por computadora (CGI), pero hay muchas cosas reales. Yo era adolescente cuando el film original animado se estrenó, y recuerdo haberlo visto en el cine; era muy popular. Fue divertido para mí pensar en todos los diferentes aspectos del personaje con los que podía jugar.

¿Qué tal el trabajo con Emma Watson (Bella)?

Ella es genial. Hay una relación tan estrecha entre ambos, que fue muy interesante para mí calibrar a La Bestia de acuerdo a la Bella que Emma quería ser. Pasamos mucho tiempo juntos hablando acerca de la belleza y lo bestial, de los hombres y las mujeres, de la masculinidad y la feminidad, del bien y el mal, y todo tipo de opuestos. Intentamos trabajar en esas cosas y finalmente comprendimos que el cuento no es tanto sobre algo feo y algo hermoso, sino sobre lo bello y lo bestial que hay en cada uno de nosotros; los dos lados que una persona tiene y con los que hay que aprender a vivir, en equilibrio. Ella es una joven muy interesante y está muy comprometida intelectualmente con esta historia, lo cual crea una experiencia más rica. Espero que eso se infunda en todas nuestras escenas.

¿Qué podrías comentarnos del director Bill C.?

Bueno, Bill es obviamente un maestro de la extravagancia musical, por lo cual ha sido genial. Yo había trabajado con él antes, así que conozco su estilo y pudimos pasar un par de meses revisando el guion y viendo cómo aportar algunos matices a la Bestia y hacerlo un poco más bidimensional, más humano. Queríamos que sea un humano atrapado dentro de esta criatura.

Háblanos de los efectos visuales de la película

Hemos hecho algo que no se había realizado antes, y ciertamente no de esta manera, llamado Movaware, que es una tecnología de captura facial separada de la captura del cuerpo, en la cual debes volver a pensar en las escenas que ya has filmado pero sin mover tu cuerpo y moviendo únicamente tu cara, tengas diálogo en ellas o no. Fue un gran reto. Hubo un caso en el que debía hacer todo el vals sólo con mi rostro, lo cual fue bastante interesante. Estaba en el set, en una escena donde le hablo a Lumiere, pero miraba a una luz de LED en un palo y escuchaba la voz de Ewan. Fue un nivel extra de rareza con el cual tuvimos que trabajar. Por suerte pude conocer a todos los actores al comienzo del proceso, lo cual ayudó antes de tener que rodar pensando en ellos como objetos. El traje para la captura de movimiento fue un desafío para los músculos de mis pantorrillas, y para todo mi cuerpo, y trabajar con los equipos técnicos para entender cómo funcionaban los zancos dejó mis dedos de los pies adormecidos por una semana. Mucho de ello no fueron realmente trucos, sino movimientos generales. Pero la gestión física y el entrenamiento sólo para ponerme en forma y construir mi fuerza demandó tiempo y esfuerzo.

¿Podrías contar algo acerca de Alan Menken y la increíble música del film?

Trabajar con Alan ha sido una gran experiencia. Es curioso, porque “Beauty and the Beast” es una de esas canciones que aparecen en mi cabeza en los momentos más extraños, por lo cual ha sido genial pasar mucho tiempo con esa canción. Él es un hombre asombroso y además es muy gracioso. Cada idea musical que sale de su boca suena como un éxito de Broadway. Fue al estudio el día de las pre-grabaciones, y realmente daba acertaba con todo porque sabe lo que quiere. Una de las mejores cosas del film animado era esa mezcla de romance y cuento de hadas clásico, con un toque de humor y diversión, lo cual intentamos mantener en esta película: el lado romántico, con algo de tontería. “Days in the Sun” es mi canción preferida… es hermosa. Es tan emocionante y hermosa como cualquiera de las canciones del film animado. Tiene un cierto toque clásico, y Alan escribió una nueva canción para mi personaje, “Evermore”, que espero la gente disfrute también.

Acerca de Bestia ¿En qué se diferencia esta Bestia de la del film animado?

Una de las mayores diferencias es que en la película animada no se ve a la Bestia antes de que se transformara. Uno ve una versión de cristal de él, pero no hay sentido real de cómo era realmente. En este film, lo vemos en el baile de las debutantes, y algo que Bill y yo estábamos dispuestos a sacar a la luz era su sentido de niño petulante, mimado; justamente lo que lo lleva a caer. Fue muy divertido hacer el prólogo al comienzo del film, que se transmite casi por completo a través de la danza -algo que no había hecho antes- y le permite al público ver por qué el Príncipe fue maldecido: no sólo por rechazar una rosa, sino por todos sus otros rasgos también. Hay una razón psicológica acerca de qué hace que una bestia sea una bestia, así que miré todo al respecto, desde RAlph el Demoledor hasta Citizen Kane para inspirarme.

¿Hubo un largo proceso de ensayo?

Tuvimos un par de meses que yo bauticé como “campamento de teatro musical”, donde cantamos, bailamos y nos entrenamos a diario. Sólo poner mi cuerpo en forma para las escenas donde me veo como el Príncipe fue agotador. Bill estaba seguro de que el Príncipe era un gran bailarín, así que tuve que aprender a bailar y hubo muchos ensayos. Anthony Van Laast, el coreógrafo, y su equipo fueron extraordinarios al entrenarme. Trabajaron conmigo de la forma correcta de moverme y fue muy útil.

¿Cómo fue el rodaje de la escena en el salón de baile?

Fue muy extraño, en realidad, porque fue una de las primeras escenas que rodamos y la gente estaba acostumbrada a verme como La Bestia creada por computadora, que es esencialmente un traje de músculos cubierto en lycra gris, con marcadores y una gorra para el cráneo, que en verdad no parece muy bestial. Pero cuando comenzamos a bailar el vals, fue muy mágico. Emma y yo nos divertimos mucho aprendiendo a bailar, y eso que no es sencillo en zancos. Pero entrar al salón por primera vez fue grandioso. Es uno de los sets más sensacionales que he visto… y un par de semanas después, ¡había desaparecido!

¿Cómo fue trabajar con el resto del elenco?

Bueno, Kevin Kline posee una maravillosa excentricidad y tiene muchas ideas; siempre piensa en cosas y quiere hablar de ellas, lo cual es genial. Josh Gad es divertidísimo y me encantó conocerlo. Luke Evans es perfecto en su papel de Gastón, y poder escuchar a Audra McDonald cantar en vivo por un par de días fue sensacional. Ella aporta una increíble riqueza y talento a la canción “Days in the Sun”, y fue divertido verla con esos trajes extravagantes. Creo que su peluca es una de las obras de arte de este film. Su personaje lleva un maravilloso perro que la acompaña, y Stanley Tucci, quien también tiene una peluca increíble, lleva unos dientes especiales. El elenco es un grupo de gente muy, muy divertida y cuando estuvimos todos juntos en nuestra forma humana sentimos que estábamos haciendo algo especial. Fue muy lindo trabajar con Emma Thompson, hablamos mucho de la relación que la Bestia tiene con su personaje, la Sra. Potts, porque obviamente ella es lo más parecido a una figura materna para él. Ella es una suerte de tía muy estricta, que lo mantiene en línea, por lo tanto fue agradable charlar de ello.