Actualidad

Jóvenes y adultos se plantan por el cannabis medicinal en Paraguay

El dolor no puede esperar subraya el comunicado de la organización Mamá Cultiva capítulo Paraguay, en el día de la marcha mundial por la legalización, uso medicinal del cannabis y derivados que se podrían aplicar, entendiendo la soberanía muy por sobre otros intereses que desarticulan la economía como el narcotráfico y las mafias de frontera.

La organización Mamá Cultiva Paraguay convocó a una movilización pidiendo el cese a la persecución (criminalización) de usuarios (pacientes) y familiares.

También pedimos el cumplimiento de la Ley 6007 de Cannabis Medicinal; específicamente presupuesto para su implementación, aplicación inmediata del art.2 de la Ley 6007 que garantiza el acceso a gratuito del aceite de Cannabis y políticas concretas de investigación de las propiedades de la planta de cannabis en los laboratorios públicos nacionales y dejar de favorecer únicamente a laboratorios privados” acotan desde la organización.

Fotografía facebook.com/akahatapy

Desde Mamá Cultiva Paraguay, proponen una política pública concebida de manera participativa e integral, que incluya, entre otros:

  1. En carácter de urgencia, Equipar un laboratorio público para que se encargue de proveer gratuitamente el aceite y demás derivados, tal como garantiza la Ley 6.007, dejando a cargo de CONACYT la financiación de dicho Programa.
  2. Incluir al autocultivo y a los cultivos solidarios dentro de los protocolos de fiscalización de la SENAD.
  3. Descentralizar el desarrollo de cultivos, priorizando a la agricultura familiar campesina por encima de los intereses corporativos.
  4. Socializar este proceso a través de una campaña en la que se informe a la población en general respecto a los beneficios del aceite de cannabis para paliar más de 29 enfermedades crónicas incluido el cáncer, sobre su derecho al acceso gratuito a esta medicina y, sobre la transparencia y apertura en la redacción de las normas.

La Marcha Mundial de la Marihuana se realiza desde 1999, el primer sábado del mes de mayo. El objetivo es denunciar la criminalización del cultivo y consumo y el cese a la persecución a los usuarios y cultivadores.