Turismo

Vacaciones en San Andrés: mucho más que una islita

San Andrés es una isla ubicada en el Caribe, un lugar exótico que mucha gente está eligiendo como destino de vacaciones, ya que es ideal para disfrutar de la playa y sus historias. Fue así que en el momento de elegir a donde ir vacaciones me encontré con este lugar, ubicado a casi 800 kilómetros de nuestro continente.

El turismo en San Andrés está creciendo a pasos agigantados. Por eso, llegar hasta ahí ahora se hace más fácil, ya que varias aerolíneas realizan conexiones a la isla.

Desde nuestro país realizamos la ruta PARAGUAY-PANAMA-SAN ANDRES y es posible llegar en un total de 7 horas de vuelo aproximadamente (6 horas hasta Panamá, y unos 50 minutos de vuelo hasta San Andrés).

Entonces, primero lo primero, ¿por qué San Andrés se está volviendo un destino muy común entre los turistas? Y la respuesta es simple, no es muy caro, hay cadenas de hoteles que ofrecen el servicio all inclusive, y algo que no todos se ponen a averiguar es que San Andrés no está ubicada cerca de la Colombia continental, por más que este país ejerce soberanía sobre la isla, sino que está en el mismísimo Caribe, a casi 800 kilómetros de Colombia.

Vista panorámica de la Playa Principal de San Andrés.
Vista panorámica de la Playa Principal de San Andrés.

[em]Un poco de historia[/em]
San Andrés es la isla más grande del archipiélago que forman junto a Providencia y Catalina. Tiene una extensión total de 26 kilómetros cuadrados y actualmente Colombia ejerce dominio sobre la isla, aunque Nicaragua también la reclamaba anteriormente. Al final, la Corte Internacional de Justicia dictaminó la soberanía total de Colombia sobre el archipiélago en noviembre de 2012.

Pero la historia de San Andrés se inicia mucho antes, aproximadamente en el 1600 la isla era utilizada como base y escondite de piratas y corsarios, entre los que se destacó Henry Morgan, un corsario galés financiado por la corona inglesa para atacar y robar oro de los barcos pertenecientes a la corona española que pasaban cerca de la isla dos veces al año. El motivo por el cual era financiado por la corona era para compartir los tesoros robados con los reyes, pero astutos como eran, Morgan y muchos otros piratas y corsarios enterraban o escondían la mayor parte de lo robado en estas islas, con el objetivo de volver en su búsqueda alguna vez.

De estos tesoros se conocen dos historias de personas que lograron encontrarlos, una es la de un inmigrante mexicano en la década del 60, que al comprar tierras en la isla, cavando a gran profundidad en su terreno encontró un cofre lleno de oro, este hombre se convirtió en uno de los más ricos de San Andrés, viviendo en la actualidad en un sector de la isla llamada “La Loma”, zona a la que los habitantes apodaron “La Loma del Mexicano”.

La “casita” del mexicano, construida en puro mármol.
La “casita” del mexicano, construida en puro mármol.

Otra historia gira en torno a una familia de apellido Gordon, quienes son dueños de una extensión de tierra que anteriormente estaba cubierta por las aguas del mar. Cuando las aguas bajaron se dieron cuenta que en su terreno había una cueva que fue utilizada por el mismo Henry Morgan para esconder sus tesoros. Hoy el lugar fue convertido en uno de los tantos atractivos turísticos de San Andrés: “La Cueva de Morgan”.

Entrada a la Cueva de Morgan.
Entrada a la Cueva de Morgan.

En el siglo XIX empiezan a llegar y establecerse en la isla ciudadanos ingleses, la gran mayoría con sus esclavos, convirtiéndose todos ellos en los primeros habitantes fijos de San Andrés, y es así cuando empiezan a aparecer los raizales (nacidos en la isla). Como los ingleses al comprar esclavos debían darle su apellido, los mismos perdían completamente su identidad, es por eso que los nombres y apellidos en inglés son comunes en los habitantes de la isla.

En la década de 1840 se abolió la esclavitud en San Andrés y ya fue más común la unión de ingleses con los ex esclavos africanos, dando origen al tipo de hombres y mujeres que hoy viven ahí, desde negros, mulatos, afrodescendientes y ahora también afrocolombianos.

Los idiomas oficiales de San Andrés son el castellano y el inglés, además del creole, lengua criolla inventada en la época de la esclavitud para comunicarse sin que los amos entiendan. El creole se basa en un inglés mal hablado y hasta hoy es utilizado por los habitantes de la isla, ya que es el primer idioma que escuchan y aprenden en la casa.

[em]San Andrés para el turista[/em]
Un paquete a San Andrés puede conseguirse mediante una agencia de viajes aproximadamente a 875 dólares, normalmente esto ya incluye reservas en algún hotel o posada. De acuerdo a la manera en que uno quiera pasar sus vacaciones puede elegir el tipo de hospedaje, ya que hay hoteles con el sistema all inclusive, y posadas y hostales que no incluyen almuerzo y cena, pero haciendo un cálculo rápido, al fin de cuentas se termina gastando más o menos lo mismo.

Es preferible hospedarse en un lugar cercano a la Playa Principal que está sobre la avenida peatonal Spratt Bight, que es también el eje turístico de la isla. Acá además de los hoteles uno va a encontrar bares, tiendas de artesanías, de ropa, puestos de tragos, o sea, todo lo que el turista necesita tener a mano cuando viaja.

Peatonal Spratt Bight e inicio de la Playa Principal.
Peatonal Spratt Bight e inicio de la Playa Principal.

Los tragos más solicitados por los turistas son el Coco Loco y la Piña Colada y cuestan como 5 dólares, o su equivalente que son 10.000 pesos colombianos. Las cervezas cuestan entre 1 dólar y medio o 2 dólares.

Los tragos son preparados y servidos dentro de cocos, los cuales abundan en la isla.
Los tragos son preparados y servidos dentro de cocos, los cuales abundan en la isla.

Disfrutar de la playa en San Andrés es algo único, ya que casi todo el día el clima es excelente, la brisa marina se siente en todo lugar y ayuda a aguantar los casi 30°C que se suele tener en la isla. Casi obligadamente la lluvia es recibida por lo menos una vez al día, pero por lapsos breves, dando paso nuevamente al sol.

Sol, mar, arena. No se necesita nada más para disfrutar.
Sol, mar, arena. No se necesita nada más para disfrutar.

El agua es tan transparente que te hace sentir que estás en un sueño y tanto los vendedores como los turistas son muy respetuosos, uno puede dejar sus cosas en la playa y meterse al mar sin la preocupación de que alguien te va a estar robando.

La cultura reggae se respira en toda la isla.
La cultura reggae se respira en toda la isla.

Y hablando de disfrutar del mar, San Andrés es famoso por los colores de sus aguas, los cuales se pueden disfrutar casi a simple vista y con más nitidez si se observa desde el punto alto de la isla, alcanzando la gama de 7 hermosos colores.

Las principales fuentes de trabajo en la isla, además del turismo, son la pesca y la agricultura, y en estos pilares se fundamenta la alimentación de sus habitantes: pescados, langostinos, caracoles, mejillones, acompañados de leche de coco son su alimento base. Y los productos que explotan de la tierra son el coco, aguacate, mango, naranja, ñame (tubérculo parecido a la papa) y yuca (mandioca), entre otros. Además de pescados y frutos de mar, también se alimentan de cerdo y carne de res. Uno de los lugares recomendados para probar sus platos típicos es en la Cooperativa de Pescadores, llegando a la punta Norte de la isla.

Carne de cerdo, fideos, verduras. Las ensaladas mezclan todo tipo de sabores: piña con alcaparras o aguacate con cebolla morada y tomate.
Carne de cerdo, fideos, verduras. Las ensaladas mezclan todo tipo de sabores: piña con alcaparras o aguacate con cebolla morada y tomate.

Pero además de esto, San Andrés cuenta con variadas opciones gastronómicas para el turista, con locales de comida rápida, cadenas internacionales, restaurantes italianos, entre otros. Los platos mantienen un precio medio que rondan los 10 dólares, a veces un poco más o un poco menos.

Delicioso salmón con puré de ñame y verduras salteadas.
Delicioso salmón con puré de ñame y verduras salteadas.
En este mural se puede observar a la Big Mamma preparando un rondón, plato típico de la isla, que consiste en pescado, cola de cerdo, langostinos, caracoles y leche de coco.
En este mural se puede observar a la Big Mamma preparando un rondón, plato típico de la isla, que consiste en pescado, cola de cerdo, langostinos, caracoles y leche de coco.

[title]Principales atracciones turísticas[/title]
Para visitar los lugares turísticos uno puede pagar un city tour que cuesta como unos 35 dólares por persona, estos ofrecen refrigerios y el recorrido de los puntos más importantes de la isla con un guía que va explicando brevemente la historia de cada lugar.

Otra opción muy utilizada por los turistas es el alquiler de carritos de golf (se ven en todas partes y en todo momento), el precio va entre 30 y 40 dólares por día con combustible incluido. Como la isla es pequeña, es posible recorrer todos los puntos en aproximadamente 3 o 4 horas.

Hasta la policía utiliza los carritos de golf para movilizarse.
Hasta la policía utiliza los carritos de golf para movilizarse.

[em]Principales sitios para visitar:[/em]
La Loma: que es una zona habitada casi en su totalidad por los nativos de la isla, aquí se puede observar la arquitectura tradicional de la isla, que conserva muchos aires de tipo inglés. En La Loma también está ubicada la primera iglesia bautista de la isla, una hermosa edificación prefabricada y que se conserva casi en su totalidad desde la década de 1840.

Típica casa sanandresina, de estilo inglés. Colores vivos y madera. Hoy en día las casas ya se construyen con otro tipo de materiales.
Típica casa sanandresina, de estilo inglés. Colores vivos y madera. Hoy en día las casas ya se construyen con otro tipo de materiales.
La primera iglesia bautista de la isla, que data de la década de 1840.
La primera iglesia bautista de la isla, que data de la década de 1840.

Johnny Cay: es un cayo ubicado a 1,5 km. de San Andrés, al que se puede llegar en lancha (siempre y cuando el clima y la marea lo permitan). Su principal atracción es su pureza, rodeada de cocoteros y playas de arena blanca. El traslado hasta Johnny Cay cuesta aproximadamente unos 10 dólares.

Rose Cay: o Acuario Natural, como su nombre lo indica, ahí se pueden divisar de manera simple distintos tipos y tamaños de peces, algunos tours a Johnny Cay también incluyen la visita al Acuario con un costo adicional, debido a su cercanía.

Rocky Cay: es una playa privada para huéspedes de una de las cadenas de hoteles más importantes de la isla, pero con un atractivo muy singular, como a 500 metros de la playa se encuentra el cayo, al que se puede llegar cruzando el mar a pie, y el agua solo llega hasta un poco más que la cintura. Dicen que al hacer este recorrido de ida y vuelta, uno rejuvenece 5 años.

Johnny Cay a la vista. La marea alta nos impidió visitar el cayo durante la estadía.
Johnny Cay a la vista. La marea alta nos impidió visitar el cayo durante la estadía.
La peregrinación acuática en Rocky Cay.
La peregrinación acuática en Rocky Cay.

Aqua Nautas: se realiza en una zona llamada West View, el costo es de unos 65 dólares por persona (además de 35 dólares para que te lleves la documentación de la aventura) y consiste en una caminata de aproximadamente 25 minutos bajo el mar a 6 metros de profundidad, provisto de cascos especiales que proveen el oxígeno, ahí debajo uno puede ver la variedad de peces, además de alimentarlos. Una experiencia única. Para los más valientes, West View también cuenta con un trampolín con 5 metros de caída libre hasta el mar, y un tobogán. Una actividad llena de adrenalina para la que se recomienda saber nadar.

Caminar a 6 metros de profundidad para conocer el fondo del mar y parte de la fauna marina ahora es posible.
Caminar a 6 metros de profundidad para conocer el fondo del mar y parte de la fauna marina ahora es posible.
5 metros de caída libre más 5 metros de profundidad. Solo para valientes.
5 metros de caída libre más 5 metros de profundidad. Solo para valientes.

Cueva de Morgan: es un complejo turístico que además de la cueva de la que les comenté anteriormente cuenta con el museo del coco, museo de arte y una réplica a escala del barco que utilizaba el pirata Henry Morgan en su época.

El Hoyo Soplador: este es un agujero natural que está formado por arrecifes coralinos y tiene unos túneles subterráneos por los que se desplaza el agua cada vez que hay viento y olas y genera un soplo que expulsa aire y agua. Este es un espectáculo natural muy lindo de ver.

Además de los citados, San Andrés ofrece también actividades como snorkeling y nado con mantarrayas.

Fui a San Andrés sin conocer mucho del lugar, y terminé trayendo hermosos paisajes e increíbles historias de piratas, tesoros, esclavitud y de su lengua misma. Así que si pueden pegarse una escapada o ya quieren pensar en un destino para el próximo verano, este es uno más que recomendado, ofreciendo la mezcla perfecta de ciudad turística, playas con aguas cristalinas, diversión y tranquilidad en su medida justa. Como dijo uno de sus lugareños “San Andrés es la isla del cero estrés”, palabras más que acertadas para definirla.

Las motos son el medio de transporte más utilizado en la isla.
Las motos son el medio de transporte más utilizado en la isla.
Cementerio familiar. Se solía enterrar a los muertos en el patio de las casas, bajo el árbol de pan (un fruto típico de la isla). Actualmente ya cuentan con cementerios en cada zona.
Cementerio familiar. Antigua costumbre de enterrar a los muertos en el patio de las casas, bajo el árbol de pan (un fruto típico de la isla). Actualmente ya cuentan con cementerios en cada zona.
Un poco de baile típico en el museo de arte y cultura.
Un poco de baile típico en el museo de arte y cultura.
Un hotel sobre la peatonal a pasos del mar.
Un hotel sobre la peatonal a pasos del mar.
El tobogán en West View tiene unos 3 metros de altura.
El tobogán en West View tiene unos 3 metros de altura.
Y desemboca en una caída al mar.
Y desemboca en una caída al mar.
Vista del puerto de San Andrés.
Vista del puerto de San Andrés.
Una variante del típico mojito caribeño hecho de lulo, una fruta de la región.
Una variante del típico mojito caribeño hecho de lulo, una fruta de la región.
Deliciosas empanadas de atún fresco.
Deliciosas empanadas de atún fresco.

El viaje tuvo una duración de 6 días y fue realizado en marzo de 2015.

Fotografías: Male Bogado