Articulos

Guerra del Chaco: A 81 años del enfrentamiento entre Bolivia y Paraguay ¿Sirvió de algo?

En el día en que se conmemora  la Paz del Chaco (la contienda enfrentó a Paraguay y Bolivia),  un 12 de junio como hoy, del año 1935, más vale difundir datos sobre la región occidental que obliga a preguntarnos ¿Sirvió la guerra, orquestada por los intereses foráneos de petroleras norteamericanas e inglesas para enfrentar a dos países?

Abruman los malos resultados sobre la actualidad de la región occidental del Paraguay, La noticia publicada en julio del 2011 por el periódico brasileño Brasil de Fato, que lleva por título “La fiebre de la tierra transforma al Chaco paraguayo en un infierno”, revela la masiva compra de tierras que había deforestado cerca de un millón de hectáreas (casi el 10% de esta región virgen) en solo cuatro años. También, la misma afirma que son los empresarios ganaderos brasileños los que cruzan la frontera paraguaya, a los que se unen inversores europeos y menonitas para arrasar los bosques con topadoras y convertirlos en pastura para desarrollar la ganadería, con el fin de exportar carne a Europa. Los compradores son atraídos por los altos precios de la carne y una tierra diez veces más barata que en países vecinos como Brasil y Argentina, agregaba la nota.

12 de junio de 1935. Firma del Protocolo de Paz en el Salón Blanco de La Casa Rosada, Argentina. El presidente de la República Argentina, Gral. Agustín P. Justo, tiene a su derecha, al canciller boliviano Tomás Manuel Elio, al canciller brasileño José Carlos de Macedo Soares; a la izquierda, al canciller argentino Carlos Saavedra Lamas y al canciller paraguayo Luis Riart.
12 de junio de 1935. Firma del Protocolo de Paz en el Salón Blanco de La Casa Rosada, Argentina. El presidente de la República Argentina, Gral. Agustín P. Justo, tiene a su derecha, al canciller boliviano Tomás Manuel Elio, al canciller brasileño José Carlos de Macedo Soares; a la izquierda, al canciller argentino Carlos Saavedra Lamas y al canciller paraguayo Luis Riart.

E’a publicaba en mayo del 2011, según los resultados del Censo Agropecuario 2008 (elaborado por el Ministerio de Agricultura), el Chaco posee el 57 % de la superficie productiva –cultivable- del país; sin embargo, este porcentaje está concentrado en tan solo el 3 % del total de las fincas agrícolas que existen en el país. Este 3% equivale a unas 8.031 fincas agrícolas que abarcan en total unas 18.744.612 hectáreas. La publicación calculaba que ese 3% del total de fincas agrícolas es propiedad de 3200 propietarios, cuyas fincas son utilizadas, en su mayoría para la ganadería de empresarios menonitas, brasileños, uruguayos y europeos. La propiedad más grande en el Chaco la posee la Secta Moon, en la zona de Puerto Casado con 600.000 hectáreas. Ksiaze Zizlao, de la parroquia de Puerto Casado del Alto Paraguay, consultado por el Centro de Producción Radiofónica Ñane Ñe’ê, también afirma que el Chaco está en otras manos “en Alto Paraguay las tierras fiscales que en su momento fueron usufructuadas por Carlos Casado y luego destinadas para la colonización y la reforma agraria, hoy día son explotadas por brasileños, uruguayos y de otras nacionalidades extranjeras. En la Colonia María Auxiliadora, de Fuerte Olimpo, de 110 mil hectáreas de tierras fiscales, el 98 % de las mismas se encuentran en manos de terratenientes, mayormente brasileros”.

Caricatura política de 1904 que representa a la petrolera norteamericana que pujaba por el Chaco Boreal : Standard Oil -lo mismo que decir, el monopoliio global de los Rockefeller- como un pulpo agarrando a las diversas industrias, a los inversores, a las gobernaciones, al Congreso y finalmente un tentáculo acercándose a la Casa Blanca, siendo ésta su próxima víctima. Imagen: Wikipedia.
Caricatura política de 1904 que representa a la petrolera norteamericana que pujaba por el Chaco Boreal : Standard Oil -lo mismo que decir, el monopoliio global de los Rockefeller- como un pulpo agarrando a las diversas industrias, a los inversores, a las gobernaciones, al Congreso y finalmente un tentáculo acercándose a la Casa Blanca, siendo ésta su próxima víctima. Imagen: Wikipedia.

Testimonio a la BBC, da Heinrich Dueck, de 58 años, agricultor menonita ortodoxo, cuya familia llegó a la región occidental en los años veinte. “Hace cuatro años, pagué US$70 por hectárea de mi nueva parcela. Hace 15 años, habría pagado US$20”. Ahora, Dueck indicó, el precio es US$200, incluso puede llegar a US$500 por hectárea.

guerra del chaco bolivia paraguay 1932 1935En diciembre de 2010, el Congreso paraguayo rechazó una propuesta para detener la de-forestación en el Chaco. ¿Pero sirvió de algo? De acuerdo a lo informado por la Ong Survival “14 millones de árboles son talados en el Chaco paraguayo por mes”.

Muchos solamente recuerdan hoy las gestas heroicas -como la estupenda estrategia aeronaval, los espías, y esos casi super hombres avanzando más allá del desierto verde-, la guitarra y el fúsil de Emiliano R Fernandéz, el desfile que sale en la TV y en las portadas de diarios, pero, ¿De qué sirve un desfile si los ex-combatientes de la guerra están olvidados en refugios de ancianos, y otros pidiendo limosna por la calle, otros sin poder mantener su salud más allá de la pensión? ¿De qué sirve que suene 13 Tuyuti, suena al olvido o la reconstrucción constante de Paraguay? ¿De qué sirvió la masacre si los indígenas del Chaco mueren de hambre, sin escuela ni servicios básicos?-. Ni hablar de cruzar el Chaco hasta las fronteras de países limítrofes ¡Ni rutas en condiciones, tierra de nadie, pero a merced de bases militares extranjeras y al mejor postor! Nuevamente ¿De qué sirvió la guerra, además de venta de armas a los países enfrentados para lamentar cientos de miles de vidas?

El hombre paraguayo, el hombre boliviano, el hombre universal, sea de donde sea, debería desterrar las atrocidades que van en contra del alma de los pueblos. Por la paz, ahora y siempre.