ArticulosLibros

Germinar con Rafael Barret – Obras Completas II

Rafael Barret (1876 – 1910), es de los inmortales que se hacen ver con el paso del tiempo. Intelectual madrileño que, viera refugio en el Río de la Plata. Inspirando a escritores de Paraguay, Argentina, Uruguay. A continuación una pasada a “Obras Completas II”.

“Barrett nos enseñó a escribir a los escritores paraguayos de hoy; nos introdujo vertiginosamente en la luz rasante y al mismo tiempo nebulosa, casi fantasmagórica, de la “realidad que delira”, de sus mitos y contramitos históricos, sociales y culturales.” declaraba Augusto Roa Bastos, sobre aquel intelectual madrileño partícipe de la juventud del 98 -o la “generación del desastre”-, en dónde conoció a Pío Baroja y, a Ramiro de Maeztu.

Barrett nació en Torrelavega, Santander, el 7 de enero de 1876. Fue hijo de Sir George Barrett Clark, británico, y de doña María del Carmen Álvarez de Toledo y Toraño. Se sabe poco de su juventud. Si existen afirmaciones de estudio en España y Francia; concluyendo la carrera de Agrimensor, y desertando Ingenieria.

Este español trasplantado a américa del sur, luego de hacer su entrada social a la vida madrileña a golpe de escándalo. El 24 de abril de 1902 apaleó en público al duque de Arión, en plena sesión de gala del circo de Parish. Los periódicos madrileños antes de restituir el honor de Barrett, sorprenden con una noticia falsa: Rafael Barrett se ha suicidado. A finales de 1902, principios del 1903, Barrett decidido emprende viaje a una nueva vida: américa del sur, específicamente, Buenos Aires -dónde funda la Sociedad Matemática Argentina, con Julio Rey Pastor-. En 1904 como corresponsal de El Tiempo llega a Paraguay para informar sobre la revolución liberal. Llega a Villeta, de ahí pasa Asunción, y su nombre va adquiriendo resonancia en el círculo de intelectuales. En 1906 con sus escritos a tono más crítico, el intelectual decide instalarse en Paraguay, también contrae matrimonio con Francisca López Maíz. En octubre de 1907, Barrett es apresado como consecuencia de las denuncias sobre abusos y torturas que publica en “Germinal” (un periódico anarquista suyo), siendo liberado gracias a las gestiones del cónsul inglés.

Con familia en Paraguay, perseguido, y hasta muerto -buscando antes solución a la tuberculosis que lo aquejaba-. Con “Lo que son los yerbales paraguayos”, revela la explotación y la esclavitud de los 1900 en América del Sur.
“La costumbre de pensar a todas horas tiene algo de vicio bochornoso ante el común de las gentes, y me ha convertido en un ser inútil, a veces nocivo, odiado, despreciado” declaraba el mismo Barrett que, por sus ideales anarquistas y su sed de justicia social había sido apresado y desterrado, primero al Brasil, luego al Uruguay. Muriendo en Francia en 1910. Lejos de lo que el consideraba su hogar: Paraguay, y más lejos aún de recibir algún reconocimiento del país que tuvo que escapar: España.

Un único libro llegó a ser editado durante la vida de Rafael Barrett, se trata de “Moralidades Actuales”. Luego de haber partido a la tumba -a los 34 años- se empiezan a publicar obras con ensayos, conferencias, crónicas. Obras que influyeron en la producción de las plumas de Roa Bastos, Galeano, Benedetti. Entre ellas “Obras Completas II”.

“Lo que son los yerbales”, “Moralidades actuales”, “Ensayos y conferencias”, “Epifonemas” 338 páginas de este libro que, se arroja a defender a los humildes, y contratacar a la injusticia con el fervor de las anarquistas de la época. Enmarcado en una ironía demoledora, y precisión hermosa. El mensaje político cultural es el core de narración que, a través de ellos quería comunicar al Paraguay, al río de la Plata, y al mundo.

Es tal lo atemporal de la obra de Rafael Barrett, como la cita a continuación, extraída de “Lo que son los yerbales; la esclavitud y el estado”: “Es preciso que sepa el mundo de una vez lo que pasa en los yerbales. Es preciso que cuando se quiera citar un ejemplo moderno de todo lo que puede concebir y ejecutar la codicia humana, no se hable solamente del Congo, sino del Paraguay.

El Paraguay se despuebla; se le castra y se le extermina en las 7 u 8.000 leguas entregadas a la Compañía Industrial Paraguaya, a la Matte Larengeira y los y a los arrendatarios y propietarios de los latifundios del Alto Paraná. La explotación de la yerba-mate descansa en la esclavitud, el tormento y el asesinato.”

A su vez en Obras Completas II, nos encontramos con un Barrett que, también habla de otros tópicos, como en “Actos de esperanza”: “Y olvidemos también el mal y el bien que nos hicieron. Seamos bastante grandes para amar sin causa. Además, el hombre sincero merece sufrir. Por mucho que yerre, lleva en sí un átomo de esa cosa terrible: la verdad. La especie humana, con un pudor salvaje, se resiste a la verdad que la fecunda, y el hombre sincero padece la traición de los amigos, la persecución de los poderosos, y conoce el abandono y la miseria. Mas ¿qué valen sus molestias exteriores si se las compara con la divina exaltación de su alma?”.

Estos destellos son atemporales, y deben gratitud de esperanza, a Rafael Barrett. Siendo su obra, siglo después, fotografía viva y actual como en los 1900 de su esplendor.