[sharify]

Bajo el hashtag #YoNoDiscrimino, Amnistía Internacional lanzó su nueva campaña que lucha para crear una legislación seria en contra de la discrminación en Paraguay, que en una sesión del Congreso, no tuvo suficiente apoyo para ser aprobada, siendo así, Paraguay, uno de los pocos países que no protegen a las minorías. “El Estado democrático no se rige solo para las mayorías, sino que guarda especial cuidado con las minorías. Eso determina su calidad democrática. El estado debe respetar el ámbito privado del culto personal”, nos contó Fabián Forestieri presidente de AI Paraguay.

Esta nueva campaña, buscará poner foco a los problemas que las minorías tienen debido a que no pueden ser protegidas, por falta de una legislación que las respalde. “Esta campaña contará básicamente con dos fases. La primera buscará recoger historias reales de personas que han sido víctimas de discriminación y que permitan dar rostro a la problemática en nuestro país”, adelantó.

“Estas historias también nos permitirán crear conciencia y educar en derechos humanos. La segunda fase consistirá en realizar acciones dirigidas a las autoridades nacionales, llamándoles a saldar esta enorme deuda y pasar de las palabras a la acción. Las personas pueden contarnos sus historias en: www.yonodiscrimino.com“, detalló.

“El Paraguay es un Estado laico según el texto constitucional, como todas los estados democráticos modernos, pero ello es a veces lastimosamente solo en los papeles. Esto se ha demostrado en varias oportunidades cuando se ha debatido leyes que ellos identifican que atentan contra un ‘dogma religioso’, sea éste de la mayoría confesional del país que es cristiana, y específicamente católica”, reseñó.

Rechazo
Sobre las motivaciones que llevaron a rechazar el anterior proyecto de ley, Foriestieri reflexionó. “En anteriores ocasiones, el citado marco legal fue atacado por sectores ultraconservadores, especialmente del conservadurismo religioso, que señalaban que el mismo defendía cuestiones como el matrimonio igualitario o el aborto, si bien el citado proyecto no contemplaba ninguno de dichos temas”.

“Esto, mediante un poderoso lobby de desinformación y manipulación, generó una lamentable campaña contraria a los derechos humanos. A pesar de ello, cada vez más son los representantes que forman parte de este proceso de cambio cultural y político democrático”. aseguró.

El proyeco de ley
“Al no reglamentarse el artículo 46, en la práctica las grandes mayorías discriminadas carecen de una autoridad específica a la cual recurrir y un mecanismo idóneo para que su derecho sea restituido. Al decir idóneo nos referimos a un mecanismo ágil, escasamente burocrático, ya que tener sólo la opción de recurrir al Poder Judicial es limitado, y tomando en consideración que la discriminación va unida a amplias situaciones de exclusión, el resultado es que la mayoría de las personas discriminadas no ven al recurso de amparo como un mecanismo idóneo y suficiente para la restitución de sus derechos”, mencionó.

“Por otra parte, en muchas ocasiones existen situaciones de discriminación que no cabrían en los requisitos del recurso de amparo. Eso significa que hoy, esas personas no tienen cómo reclamar la restitución de sus derechos.

El artículo 46 sí necesita ser reglamentado, principalmente en cuanto a autoridad de aplicación, mecanismos, sanciones y sobre todo, medidas preventivas y educativas”, destacó el presidente de Amnistía.

Apoyo
Sobre los mecanimos en que la gente puede apoyar la campaña, Fabián apuntó. “Las personas pueden sumarse a la campaña contando sus historias o invitando a otras personas que lo hagan, escribiendo un artículo, compartiendo en sus redes sociales los mensajes de la campaña, entre cosas. Pueden conocer más en: www.yonodiscrimino.com

Asimismo, pueden sumarse a nuestra organización desde nuestras redes sociales, el Facebook o el Twitter, a través de nuestro sitio web: http://amnesty.org.py/unite/ o recurriendo a la oficina nacional en Manuel Castillo 4987 casi San Roque – Villa Morra – Asunción, teléfonos 604822 o 600737 de lunes a viernes de 8 a 17 horas”, agregó.

“Formar parte de AI no solo te permite aportar solidariamente a causas de derechos humanos, sino que además te suma a una gran familia global. Sumándote a Amnistía Internacional encontrarás un grupo de personas con buena vibra, que además te ayudará a formarte y conocer más en derechos humanos, participar de actividades artísticas, culturales y de recreación”, invitó.

“Somos un grupo de personas con muchas ganas de cambiar y transformar nuestra sociedad, y esto lo hacemos generando espacios de debates, de transferencia de conocimientos y hasta de diversión, donde nuestros valores de solidaridad internacional salen a relucir”, resaltó.

Problemática
Sobre los problemas con las que tienen que lidiar las minorías, por falta de una legislación que los ampare, el presidente de la organización manifestó. “Al estar ausente una ley en la materia, no se cuenta con un observatorio de datos sobre los mismos, es por ello, que es tan necesario contar con una ley en la materia.

Diariamente escuchamos historias de discriminación en los medios de comunicación que sufren los grupos más vulnerables de nuestra sociedad por distintos motivos (por su raza, color, linaje, origen nacional, origen étnico, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, incluida la afiliación a un partido o movimiento político, origen social, posición económica, edad, sexo, orientación sexual, identidad de género, estado civil, nacimiento, filiación, estado de salud, discapacidad, aspecto físico)”, citó.

“La discriminación es la base que cimienta la mayoría de las violaciones de los derechos humanos en el Paraguay, y desde Amnistía Internacional estamos acompañando al país en la construcción de una cultura de derechos humanos, por eso creemos que es hora de que como sociedad debatamos la necesidad de esta norma y logremos lo antes posible la promulgación de este marco legal”.

Objetivos
“Con la aprobación de este proyecto de ley, la República del Paraguay dará un importante paso en la defensa y promoción de los DDHH. Esta ley permitirá reglamentar el artículo 46 de la Constitución Nacional y cumplirá con una serie de instrumentos internacional y regional firmado y ratificado por nuestro país y las respectivas recomendaciones de sus comités.

Esta ley proveerá de varios mecanismos para aplicar el marco legal con el que ya contamos, y determinará competencias y responsabilidades de distintas instancias públicas y ofrecerá una protección contra conductas discriminatorias, así como procedimientos efectivos para denunciar las discriminaciones.

Con la aprobación de este proyecto, al fin los habitantes de la República, sin distinción alguna, serán respetados en su dignidad”, subrayó.

“Desde Amnistía Internacional Paraguay, estamos acompañando al país en su construcción de una cultura de derechos humanos y es por ello que hoy, solicitamos a las autoridades nacionales, vuelvan a tratar un proyecto contra toda forma de discriminación lo antes posible, y así la República del Paraguay de un gran paso a favor de los derechos humanos”, finalizó.