Música

Ennio Morricone: el primer Oscar a la excelencia musical y compositora

El compositor y orquestador italiano Ennio Morricone se llevó su primer Oscar a la Mejor Banda Sonora por la película de Quentin Tarantino “The Hateful Eight”, luego de cinco nominaciones y más de 500 bandas sonoras en su haber.

En la categoría a Mejor Banda Sonora, Morricone competía con Thomas Newman (Bridge of Spies), Carter Burwell (Carol), Jóhann Jóhannsson (Sicario) y John Williams (Star Wars: The Force Awakens); a los cuales mencionó emocionado en su discurso de agradecimiento especialmente a éste último y por supuesto a Tarantino: “No hay un buen soundtrack sin una buena película que la inspire. Es por esto que agradezco a Quentin Tarantino por elegirme, como así también al productor Harvey Weinstein y a todo el equipo.”

Es la primera película de Tarantino a la que Morricone compone una banda sonora entera, la primera para un western luego de 34 años. El director ha utilizado varios temas de la autoría de Morricone para musicalizar otras de sus películas como Kill Bill, Death Proof, Inglourious Basterds, y para Django Unchained sí compuso un tema, “Ancora Qui”.

Ennio Morricone es bastante versátil en cuanto a composición, pero a través de los años se ha caracterizado por musicalizar westerns, siendo una de las bandas sonoras más icónicas en su carrera la de la trilogía de Sergio Leone: A Fistful of Dollars (1964), For a Few Dollars More (1965), y The Good, the Bad and the Ugly (1966). Imposible no reconocer el tema principal de ésta última.

Volviendo a The Hateful Eight, la introducción visual y sonora que conjugan Tarantino y Morricone para el deleite de la audiencia es exquisito. Morricone compuso para esta película 50 minutos de música original, además se utilizan temas de otras películas compuestas por Morricone como las de “The Thing” de John Carpenter (1982) y Exorcist II: The Heretic de John Boorman (1977).

Si bien la atención se centró en el primer Oscar de Leonardo DiCaprio, Morricone de 87 años, se llevó también su primer reconocimiento de la Academia y bien merecido. Además por esta banda sonora se llevó previamente un Golden Globe y un premio BAFTA.

Las nominaciones previas de Morricone a Mejor Banda Sonora fueron para Days of Heaven (1978), The Mission (1986), The Untouchables (1987), Bugsy (1991), y Malèna (2000). En el 2006 se le otorgó un Oscar honorífico por sus magníficas y multifacéticas contribuciones al arte de la música de cine.