Conciertos

El Presidente Noel Gallagher tal cual es

Seguramente Noel Gallagher se enteró de la existencia de nuestro país gracias a este disco y tour. Increíble y afortunadamente el compositor y ex cabeza de Oasis pisó nuestro país y ciudad, Asención -como había pronunciado en aquella entrevista de hace unos meses en donde confirmaba su venida- y dejó mucho que hablar.

Brasil y Argentina fueron los primeros países sudamericanos en tenerlo presente, siendo el quinto concierto el de nuestro país. El setlist fue exactamente igual. Ni una sola modificación. Meses atrás cuando se anunció su venida, me pasé buscando setlits para saber que tanto tocaba de Oasis y que tanto de su disco. El común denominador eran nada más que 10 temas aproximadamente y el venue por lo general un lugar cerrado. Conociendo el disco solista, me pareció normal. Pero en Sudamérica todo cambió. Tocó en lugares abiertos y grandes y amplió doblemente el setlist, agregando más canciones de su otra era, pero por decirlo de alguna manera algo “troll” de su parte. La gente, no tan fan, supongo no está aun acostumbrada a un Noel solista, y esperaba que toque por lo menos todo (What’s the story) Morning Glory? O de repente estaba la gente que solo conocía High Flying Birds y los singles más famosos de Oasis, porque como anécdota personal delante mío había un tipo que no se inmutó cuando sonó Talk tonight, una de las obras maestras de The Masterplan y tema que me hizo soltar varios lagrimones y perder la garganta.

Es decir, entre las 10.000 personas que asistieron al show en el Jockey Club el pasado martes, hubo un sinfín y mezcolanza de “fans” de Noel y Oasis. El público paraguayo además de ser novato en conciertos –nos estamos entrenando, gracias a Chewbacca estamos formando parte de la ruta de grandes artistas- es malcriado. Cito un tweet que le acertó en el ojo a lo que estoy queriendo decir: “Un pensamiento algo monárquico eso de querer que el artista se comporte como un bufón y cumpla todos tus deseos más íntimos. ¿Son reyes?”

Leí mucho descontento después del concierto. Pero más que descontento una tirada de mierda general. Noel Gallagher tiene fama de ser apático, pero como él mismo lo dice, no es un frontman, es un compositor de canciones y guitarrista. Ni siquiera se considera un buen cantante. Antes, en Oasis, era más un espectador porque estaba al costado sin decir nada, cantaba algunas canciones y ya. Ahora tiene que estar al frente de una banda e interactuar con el público. “Yo no tengo nada que decirle a nadie” decía en una entrevista a una Radio FM de Londres hace poco. Y es verdad, creo que el mismo se está acomodando a eso de estar en el micrófono principal y presentando a sus nuevos compañeros de ruta, que dicho sea de paso son geniales. Durante un solo de Tim Smith, no recuerdo que canción, me pareció que Noel lo miró con cierta nostalgia como diciendo “Hmm yo solía ser ese”. Noel Gallagher no necesita vendernos nada, no necesita ganarse al público porque ya lo hizo 20 años atrás.

Siguiendo con el tema del setlist, hizo casi un 50/50. Los temas de High Flying Birds sonaron perfectos. Nos dio el lujo de presenciar un Supersonic acústico que en nuestros sueños imaginábamos escuchar y verlo con una acústica bajo una luz blanca y un coro de miles de personas que se habían aprendido la letra probablemente en su adolescencia. Talk tonight y Half the world away dos joyas del señor presidente, sumando If I had a gun para darle el tono sublime a la noche. Y creo que lo mejor de la velada fue el “Wonderwall? Maybe next time. I’ll give you something better tan Wonderwall” y comenzaban los acordes de Whatever. Fue perfecto. Fue el momento Noel de la noche.

Leí mucho que le puso cero onda. Yo vi un Noel que hacía muecas, esbozaba una tímida sonrisa cada vez que le gritaban algo, seguía la corriente a los cánticos sobre el Manchester City, hizo ojito a un grupo al costado y al finalizar el show fue al frente a aplaudirnos, cosa que en Buenos Aires no hizo. Personalmente vi un Noel auténtico, sin nada que reprochar.

Se fue feliz de nuestro país, habiendo visto una vaca en plena calle, gallinas que probablemente estaban buscando a la vaca, un caballo siendo transportado en un camioncito; habiendo experimentado la sensación de viajar por calles llenas de baches, y otro show con un montón de gente coreando sus temas.

“Paraguay. You are madness personified.”

Gracias El Presidente.