Conciertos

El Mató en La Kawabonga: Una fiesta de rock sónico y guitarras estridentes

(Por David Messina) Quizás con la intención de dejarnos en claro que se trataba de una celebración a la autogestión, La Kawabonga esta vez fue más allá y nos regaló un domingo a puro noise rock y pizzas espaciales, con un esperado cierre a cargo de El Mató a un Policía Motorizado, la agrupación emblema de la escena indie argentina.

La fórmula no podía fallar. Un domingo de rock estridente hecho a mero pulmón, sazonado con las ya tradicionales y crocantes pizzas de La Kawabonga, todo alineado en torno a la tercera visita de una agrupación que supo asegurarse en nuestra ciudad una legión de unos ruidosos y bien fieles seguidores que no iban a perderse la oportunidad de pararse frente a Santiago Motorizado mientras nos recitaba casi en clave existencialista que “todo va a estar más o menos bien”.

Haciéndole justicia a sus orígenes como ciclo gastronómico/musical, La Kawabonga abrió sus puertas en las últimas horas de la tarde del domingo con el aroma de las pizzas de @_Sarsaparrilla escapándose por el pasillo de la sede de la Unión Libanesa, a la par del reggae-soul desde las bandejas de Dulce y Dandy, quien tuvo la tarea de musicalizar esta fiesta junto con Pablito Vertúa y Alejo Divaguet. Más tarde, retumbaría en nuestros tímpanos el rock de letras ingeniosas de The Bacalaos, los riffs hipnóticos del cada vez más convocante surf rock de los Eeks y toda la solvencia sobre el escenario de Los Chamos del Momento, quienes se encuentran promocionando “El hombre con más camellos”, su tercer álbum.

Algunos minutos después de las 23, subía al escenario El Mató a un Policía Motorizado, agrupación argentina que supo ganarse un espacio en los carteles de grandes festivales de música independiente de Estados Unidos y Europa, en donde se consagraron como una de las propuestas indie más interesantes de América Latina. Esta vez, recalaban en nuestro país con motivo de “La Gira de Oro 2014”, la misma que los llevó de tour con motivo de la presentación de “La dinastía Scorpio”, su último álbum.

La propuesta de El Mató cautiva desde los primeros acordes, destacándose la sonoridad noise y por momentos melódica del teclado de Chatrán Chatrán junto a las guitarras recargadas de Pantro Puto (Manuel Sánchez) y Niño Elefante (Gustavo Monsalvo), quienes supieron agotar los recursos de sus instrumentos a la manera del mítico Thurston Moore, guitarrista y frontman de Sonic Youth, a las claras una de las grandes influencias de El Mató. Y es justamente ese sonido crudo, estridente y melódico del post-punk de Sonic Youth y el rock experimental de Velvet Underground el que sobresale en las composiciones de esta banda nacida en la ciudad universitaria de La Plata, en composiciones como “Chica Rutera” o “Amigo Piedra”, canciones que no podían faltar en el setlist que se extendió hasta las primeras horas del lunes.

Letras que hablan de amor y desamor, la vida y la muerte y la lucha existencialista contra la rutina, fueron coreadas durante el show por un público que se plantó frente a Santiago Barrionuevo (Santi Motorizado), quien además de ponerse la banda sobre los hombros no fracasa al construir una constante y apremiante base rítmica en consonancia con la batería de la Doctora Muerte (Willy Ruiz).

En líneas generales, el recorrido musical dominguero de El Mató se centró en su último álbum “La Dinastía Scorpio”, con el arranque marcado por la melodía cansina y cautivante de “Nuevos Discos”, a la que le siguieron “La Cobra”, “Más o menos”, “Mujeres buenas y fuertes” y “Yoni B”. Para alegría de los fanáticos de la primera hora, tampoco faltaron composiciones que forman parte de la trilogía de EP’s sobre el nacimiento, la vida y la muerte, como “Vienen bajando” o “Mi próximo movimiento”, así como algunas canciones del disco debut homónimo de la banda.
El periplo musical de El Mató a un Policía Motorizado sigue su curso con presentaciones por el interior del territorio argentino, hasta terminar el año con broche de oro en el Music Wins Festival, en donde compartirá escenario con Tame Impala, Real Estate y Mogwai.