MúsicaTop

El Chávez: Un hit es una ecuación que no tiene fórmula

En un hotel del centro de Asunción, Raul Daumas de la revista LaFactory se juntó para charlar con El Chávez, músico y productor argentino de bandas y solistas como Gustavo Cordera (Bersuit), NTVG, Fidel, Kchiporros, Kapaganga. Miembro fundado de Arbol e Hijo ilustre de Morón.

El sonido de El Chávez es el resultado de ir haciendo cosas, de ir haciendo canciones y experimentando “Todas las bandas en las que estuve desde Arbol, Nuca, y ahora, que ya no es un proyecto solista sino que está funcionando como un grupo, siempre estuve buscando algo, siempre estuve mezclando cosas por la música que siempre escuché, que es muy variada. Reggae, thrash, metal, dub, dance, son los ritmos que normalmente escucho, entonces al momento de hacer música todo eso está presente. En esta nueva etapa de El Chávez hay un ritmo tropical que antes no estaba en la paleta de colores. Es lo que terminó de definir esa cosa como un poco más regional”.

– ¿Cómo logras no meterte en el purismo músical?

No me sale ni aunque quisiera, muchas veces lo intenté y terminaron saliendo otras cosas, no es que no me esfuerce por meterme en el purismo, es que simplemente no me sale, de verdad, no hay forma.

– ¿Entonces podes escuchar cualquier estilo y estás todo el tiempo pensando como fusionar varios para crear algo nuevo?

Trabajando como productor ten que acomodarme o trabajar desde otro lugar, a una banda de reggae hacerla sonar más grande o a una bande de cumbia hacerla sonar más cumbia, pero es como otra faceta. En el momemtno de hacer mi música meto todos esos estilos en una olla y empiezo a cocinar.

– ¿Sentís que sos el precursor de un nuevo sonido?

No creo que sea algo que yo lo hata hecho primero o haya llegado primero, a mi me influyó muchísimo Celso Piña a partir de ese disco que se llama Barrio Bravo que está producido por Toy Selecta, que fue alguien que siempre estuvo a la vanguardia de la música, ese definitivamente es un disco que me inspiró e hizo darme cuenta que se puede hacer una cumbia increíble desde otros lugares, con otros elementos. A partir de ahí empezaron a salir dferentes cosas. Lo que hago no es cumbia, nunca lo fue. Desde hace varios años se viene dando eso de que la cumbia precisamente no es solo cumbia villera o cumbia clásica o cumbia colombiana, sino un género más amplio que se puede fusionar.

– ¿Qué ritmos originarios te mueven?
Tiene más que ver, no con lo purista de esos ritmos, tiene que ver con todas las búsquedas de gente que empezó por ahí y desarrolló algo nuevo. Algunos hicieron hip hop, de origen africano, pero después de dos siglos se fusionó con otras culturas y elementos, entonces es buscar eso.

– ¿Se discrimina a la cumbia?
La cumbia villera es un género totalmente marginado por varios motivos, por venis de esos barrios o venir de esa gente que vive esa realidad, por eso por ahí las letras tienen ese resentimiento y malas palabras. De todas maneras el ritmo de esas canciones fue muchas veces lo que me inspiró y conseguí sacarme samples e ideas. Tengo otra cosmovisión, entonces al tratar de hacer música ligadaa eso, obviamente me salió otra cosa.

– ¿Los medios están frenando la difusión de lo bueno?
No creo que estén frenando nada, lo que sí creo y como todos sabemos es que cambió mucho la forma de difundir, los medios masivos siguen pasando música que está como etiquetada o enmarcada en ciertos patrones estéticos y discursivos, todo lo que está por fuera eso ya no pasan en las radios, capaz en canales de video sí, tienen más libertad, pero no es real. Trabajo de productor y escucho música todo el tiempo.

A ver, dicho de otra forma, vos sos de Asunción y sabés que están pasando por lo menos hace cinco años cosas a nivel musical, ha habido una revolución en cuanto a la producción, en cuanto a los shows y en cuanto a la sonoridad de muchas bandas, pero en Argentina nadie conoce ni una de esas bandas ¿Acaso no pasa nada en Paraguay? Sí, claro que pasan un montón de cosas pero no llegan. Soy militante de lo que pasa acá, cada vez que tengo una oportunidad como en una nota trato de hablar de la música de acá, por ejemplo a la revista Rolling Stones, les digo “¿Por qué alguna vez que yo viaje a producir algún disco no venís conmigo, o mandás un pibe a que haga un dossier de la movida Asuncena?”, porque no es posible que nadie conozca nada, pero ninguna banda conocen, a lo sumo les menciones Kchiporros y te dicen: “Mmm, puede ser”-, pero si estamos al lado, muy loco eso.

– ¿Entonces lo que pasó es que dejó de haber un grupo de cincuenta mil personas y ahora hay cinco de diez mil cada uno?
Me parece hay diez o veinte o cincuenta mil, hay muchas bandas nuevas que llenan estadios, antes era una, capaz una o dos que iban, por ejemplo, a tocar a México, bandas como Soda o Los Cadillacs o Los Enanitos Verdes. Ahora me pasó que fui a tocar a México y en los ascensores de los hoteles te cruzas a colegas de otras bandas de Buenos Aires. Están todo el tiempo yendo bandas medianas, grandes y chicas. Creo que lo que pasa es que hay mucho más de todo y se hace más difícil sobresalir.

– Como productor ¿Cómo se hace un hit?
No se arma un hit, es una ecuación que nadie tiene la fórmula, sino sería muy fácil. Tiene que ver con la canción, con el ritmo, el concepto, el momento histórico, de lo contrario cualquiera haría un hit.

– ¿Y cómo hace la industria norteamericana para sonar o es puro plata?
¿Qué pasa si Ojos Rojos de Kchiporros sonara en todo el continente? Sería un hit continental. ¿Y por qué no sucede eso? Si acá es hitaso ¿Por qué es solamente regional? Y bueno, porque no hay más nafta para que eso llegue, capaz en México les va muy bien pero no es una carrera, entonces lo que falta son productores ejecutivos, prensa, gente que tenga otra visión, porque el hit está.


Publicada originalmente en LaFactory septiembre 2016.