Noticias Mundo

Donald Trump: Urge cambio de las políticas de EEUU en Centroamérica

El presidente Donald Trump condenó la caravana de migrantes conformada por unas siete mil personas que avanzan a través de México hacia la frontera con Estados Unidos. El lunes, afirmó sin pruebas que los terroristas y los miembros de la pandilla MS-13 habían infiltrado el grupo. Trump redobló la amenaza de interrumpir la ayuda económica a Honduras, El Salvador y Guatemala. Además, convocó a los demócratas a manifestarse en relación a la política fronteriza en un intento de convertir la caravana en uno de los principales temas de las próximas elecciones de mitad de período. Para saber más de este tema, puede ver la entrevista que les hicimos a Patricia Montes y Oscar Chacón. Ambos son activistas nacidos en América Central. Montes pertenece al Centro Presente y Chacón a la Alianza Américas.

La mayoría de estas personas, Amy, Juan, que vienen en esta caravana son personas de Honduras. Esta caravana se inició de una manera espontánea desde San Pedro Sula, que ha sido catalogada la ciudad más violenta del mundo en el año 2013. Y esas personas salen como una clara expresión, como una consecuencia lógica de la crisis que Honduras ha vivido por mucho tiempo. Honduras un país empobrecido y también es un país con altos índices de corrupción, de impunidad, de pobreza y de violencia extrema. Esta caravana es el reflejo de esa problemática que Honduras lleva viviendo desde hace mucho tiempo. Una crisis que ha sido invisibilizada y que los migrantes en este momento están visibilizando, diciendo al mundo que las políticas que Estados Unidos y que el Gobierno inconstitucional de Honduras están implementando no están necesariamente ayudando a las poblaciones empobrecidas. A principios de este año Honduras fue declarado por las Naciones Unidas como el país más pobre de América Latina, un país con 8,5 millones de habitantes, donde el 80% de la población vive en la pobreza y el 46% de su población en extrema pobreza, lo que significa, de acuerdo a Naciones Unidas, que una familia vive con menos de un dólar al día.

La comunidad internacional debe pronunciarse. Estas son personas que deben ser tratadas como refugiadas, estamos ante una crisis humanitaria. Estados Unidos debe respetar los derechos humanos de estas personas que están en busca de protección internacional. No es encarcelando a esta personas, no es reprimiéndolas, no es militarizando más la frontera cómo se va a resolver esta crisis. Por otro lado, es urgente que el Gobierno de EE.UU. cambie su política hacia América Central, hacia América Latina, en este caso particular hacia Centroamérica, de una manera urgente.