Actualidad

Demoledora crítica a políticos y líderes corruptos en misa central de Caacupé

El obispo Ricardo Valenzuela criticó a políticos y líderes corruptos en la misa central de Caacupé 2017, en medio de la coyuntura electoral, esperando que Horacio Cartes y los candidatos de los partidos políticos reflexionen sobre lo dicho.

Entre lo dicho, compartimos a continuación:

Vísperas de elecciones. Al finalizar este año y movidos por una profunda fe en Dios y llevados por el sincero amor a todos los que habitamos esta tierra; animamos particularmente a los fieles cristianos, a empeñarse en los cambios radicales que necesita con urgencia nuestra sociedad paraguaya.

Nos lastima y preocupa la acentuada gravedad de la crisis moral pública y privada, de la vida política y la administración judicial, de la situación de injusticia social y económica de la población. Es evidente el malestar generalizado, el descontento de grandes sectores ante la conducta de dirigentes y autoridades, que parecen desconocer esta realidad.

Reconocemos que hay avances en algunos sectores, pero con profunda preocupación vemos, el atraso que padecemos en otros sectores, que las autoridades no pudieron o no quisieron superar por dar prioridad a sus ambiciones personales y de sus grupos, se ve hoy en los pobres centros educativos sin techos, en los abandonados hospitales sin remedios, en los precarios puentes y caminos intransitables, en la zozobra permanente que sufre la población por falta de seguridad, especialmente el norte del país angustiado por la banda del EPP, que tiene en su poder cinco compatriotas secuestrados, otra navidad sin ellos. La casi ausencia del estado en Alto Paraguay, la porción grande de la población que no tiene agua potable ni camino de todo tiempo y así, tantos otros marginados, que sería imposible nombrarlos a todos. Que dice el Señor: «Escuchen esto, ustedes, los que pisotean al indigente para hacer desaparecer a los pobres del país. Ustedes dicen ¿Cuando pasará el novilunio para que podamos vender el grano, y el sábado, para dar salida al trigo? Disminuiremos la medida, aumentaremos el precio, falsearemos las balanzas para defraudar; compraremos a los débiles con dinero y al indigente un par de sandaia, y venderemos los desechos del trigo». El Señor lo ha jurado: jamás olvidaré ninguna de sus acciones (AM 8, 47).

El sector esttal en general en nuestros país, notamos que está sobre poblada de gente y mucha de ellas deshonesta y de actos de corrupción que todos los días, van saliendo a la luz pública por los diversos medios o divulgada en las redes sociales. Todos los días se publican hechos de desvergonzados robos en el manejo de bienes y fondos públicos. Desde los puestos de oficinas y grandes cargos se producen toda clase de actos de despojo o abuso del presupuesto nacional, que se denuncian. Por lo tanto, no tendremos la conciencia tranquila si no denunciamos a los corruptos y clamamos por justicia, no podemos permanecer indiferente. Que todos los paraguayos, tomemos conciencia de esta grave situación o de lo contrario, el silencio, nos convierte en encubridores de estas autoridades deshonestas que están malversando recurso públicos que deben emplearse en beneficio de todos. Qué nos dice el Señor: «No torcerás el derecho, no harás acepción de personas, no aceptarás soborno, porque el soborno cierras los ojos de los sabios y corrompe las palabras de los justos» (Dt 16, 19).

Hermanos, esta es la corrupción que violenta los derechos esenciales de los ciudadanos, en la medida que priva al Estados de los recursos materiales necesarios para que todos puedan acceder a la Justicia, así como a la salud, y a la educación pública, entre otras cosas. Cuando se malversa el dinero procedente del pago de impuestos, toda la nación resulta afectada. Es necesario en nuestros país surjan fiscales y jueves honestos, valientes que hagan frente a estos que dicen ser servidores públicos y deshonestos y que se haga justicia con ellos. Qué nos dice el Señor: «Maldito quien acepte soborno para quitar la vida a un inocente (Dt 27, 25).